27 de Feb de 2020

Economía

Los ingresos de la Caja del Seguro Social se estancaron

En los primeros seis meses del año, ingresos de la CSS crecieron apenas 0.1%. Las proyecciones se están cumpliendo

En el primer semestre del 2014, los ingresos de la Caja del Seguro Social (CSS) crecieron en apenas 0.1%. Las cifras contrastan con el dinamismo de los ingresos en los años anteriores.

Durante el 2006 al 2013, los ingresos de la CSS aumentaron en un promedio anual de 16%, producto del impacto que tuvo la reforma que sufrió esta entidad en el 2005. Sólo en el 2013, los ingresos de la CSS subieron 22.4%.

Con la reforma del 2005, se incrementó la cuota que tenían que pagar los trabajadores, los empleadores y los aportes del Gobierno central, impactando de forma extraordinaria los ingresos de la CSS.

El efecto de la reforma de 2005 se acabó y el crecimiento de los ingresos perdió fuerza. En el primer semestre de 2014, las recaudaciones crecieron sólo 1.7 millones de dólares .

Para el presidente del Colegio Nacional de Economistas, Olmedo Estrada, ninguna institución puede satisfacer su demanda de servicios con un presupuesto limitado.

‘Si la situación actual de la CSS es caótica, imagínese con una reducción en los ingresos. El resultado será una disminución en los servicios, menos operaciones y un desabastecimiento mayor de medicamentos’.

PROYECCIONES

Según las últimas proyecciones financieras dadas a conocer por la CSS, a partir del año 2015 el balance operacional del programa de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) será negativo y en el año 2025 este programa se quedará sin fondos, si las autoridades no hacen nada.

Uno de los aspectos que determina estos resultados es el sistema piramidal que aún prevalece en el programa IVM.

De acuerdo con las estimaciones de la CSS, la relación de asegurados activos versus los jubilados y pensionados pasó de 4.1 en el 2011 a 3.3 en 2014.

Según proyecciones, esta relación será de 2.1 en el 2020 y 1.4 en el 2025 y 0.9 en el 2030, impidiendo la sostenibilidad financiera del programa.

PÁGINA 2C