Temas Especiales

22 de Oct de 2020

Economía

Crece la disputa por las tierras en Barú

La negociación de Chiquita Brands International Inc. con autoridades pone en alerta a los productores que quieren comprar 3,124 hectáreas

El pulseo por las tierras baruenses es grande. Por un lado, está la estadounidense Chiquita Brands International Inc., especialista en la exportación de banano, y por el otro, un grupo de productores independientes que han encontrado en la palma aceitera mayor rentabilidad para producir y exportar.

El globo de terreno en disputa es de unas 5,600 hectáreas que le pertenecían a la Cooperativa de Servicios Múltiples de Puerto Armuelles, R.L. (Coosemupar); sin embargo, hay otras 3,124 hectáreas que todavía carecen de un estatus legal y podrían ser subastadas, a lo que se opone un grupo de productores que ocupan esas tierras desde hace 17 años.

Ada Pinzón, dirigente de la Asociación de Productores de Panamá, cree que la palma aceitera es el futuro y la denomina ‘el rubro del dinero’. ‘No hemos descubierto el agua tibia, solo que remos que se nos tome en consideración y esas tierras no vayan a subasta, pues le quitarían al pueblo la oportunidad de ser dueños y no empleados’, dijo.

‘Solo buscamos producir de forma legal en la tierras y con un cultivo que sí le dará mayor oportunidad a la gente de la región’, manifestó la productora.

Pinzón, que representa a las pre cooperativas Rodolfo Aguilar Delgado, de Servicios Múltiples Unión de Productores Agropecuarios y Artesanos y la pre cooperativa Lucha Campesina, asegura que desde 1997 esas tierras no están ociosas, contrario a lo que creen las autoridades, debido a que allí se desarrollan cultivos de plátano, arroz, papaya, palma aceitera, yuca, árboles maderables y ganadería bovina y porcina.

‘Hemos tenido acercamiento con varias administraciones, y todos nos dicen que nos van apoyar; al final, esas palabras se las lleva el viento y siguen pasando los ministros’.

‘La semana pasada estuvimos reunidos con el ministro de Desarrollo Agropecuario, Jorge Arango nos dijo que tomará cartas en el asunto. Esperamos que se nos considere como los posibles compradores y no se lleven las tierras a subasta’, aseguró Pinzón.

La productora explicó que durante la administración de Ricardo Martinelli, el ministro de Desarrollo Agropecuario, Oscar Osorio, les ofrecía la hectárea en cinco mil dólares, pero la oferta fue rechazada por los representantes de Pinzón, ya que alegaban que a los extrabajadores de la Coosemupar les ofrecieron las mismas hectáreas a solo seis dólares. Según la propuesta de la productora, estarían dispuestos a pagar unos mil dólares por hectárea, debido a que dividirían mil hectáreas entre las tres agrupaciones.

Según un plan de compra-venta que mantienen los productores, el 70% de las tierras se dedicarían exclusivamente para la producción de palma aceitera africana y el 30% restante, a plátano, yuca, maíz u otros cultivos.