Temas Especiales

19 de May de 2022

Economía

El pan sucio de la corrupción

La gente que comete este delito no sólo lleva a las casas dinero mal habido, sino también falta de dignidad

‘El pan sucio de la corrupción’ fue el título que le dio L’Osservatore Romano a la condena que le hizo el papa Francisco, líder espiritual de la Iglesia Católica, a la corrupción que tiende a generalizarse en los círculos políticos y empresariales a escala mundial.

En una misa, el pontífice señaló que es un mandato de Dios ‘llevar el pan a casa con nuestro trabajo honesto’. En cambio, el que lleva a su casa pan sucio –producto de la corrupción– pierde su dignidad. El papa Francisco agregó que ‘se comienza tal vez con un pequeño soborno, pero es como la droga. Incluso, si el primer soborno es pequeño, después viene el otro y el otro y se termina con la enfermedad de la adicción a los sobornos’.

El presidente Juan Carlos Varela aprobó una transferencia de $1.5 millones para repartirlos entre los diputados de la Asamblea Nacional. Según el Ejecutivo, la ‘‘coima” le permitiría a los diputados hacer obras de caridad. Cada uno de los diputados recibiría $25,000.

Varela es un reconocido miembro de la orden Opus Dei, de la Iglesia Católica, que es muy celosa de las palabras de los pontífices romanos. Cabe preguntarse si el presidente de la República actuó conscientemente o fue presionado por circunstancias políticas para repartir favores a los diputados. En estos momentos Panamá presencia el desfile de funcionarios de la administración anterior presidida por Ricardo Martinelli (2009-2014) que están siendo citados a las fiscalías para ser interrogados. También están siendo investigadas las empresas que recibieron favores políticos o que sobornaron a funcionarios públicos.

El presidente de la Asamblea Nacional convocó a una conferencia de prensa en la que invitó a cuatro entidades caritativas que, según se informó, recibieron donativos del político. Según el papa Francisco, ‘los administradores corruptos ‘devotos del dios soborno’ cometen un ‘pecado grave contra la dignidad’ y dan de comer ‘pan sucio’ a sus propios hijos. A esta ‘astucia mundana’ se debe responder con la ‘astucia cristiana’ que es un don del Espíritu Santo’.

El papa Francisco advierte que no sólo es corruptor el que ‘‘peca”. También el ‘‘juega vivo”, el que cree manejar la ‘‘astucia mundana” y dan de comer pan sucio a sus hijos. ‘Quizás hoy –dijo el papa– nos hará bien a todos rezar por tantos niños y jóvenes que reciben de sus padres el pan sucio. También estos están hambrientos. ¡Están hambrientos de dignidad!’.

El que recibe dinero mal habido, sacado de las arcas públicas, por una orden ejecutiva, se equivoca creyendo que está bien porque ‘‘todos lo hacen”. Francisco pidió que todos oraran ‘para que el Señor cambie el corazón de estos devotos del dios soborno’. Recordó que ‘la dignidad viene del trabajo digno, del trabajo honesto, del trabajo de cada día y no de estos caminos más fáciles que al final arrebatan todo’. Existe el riesgo de terminar como la persona de la que habla el Evangelio, ‘que tenía muchos graneros, muchos silos, todos llenos y no sabía qué hacer. Esta pobre gente que ha perdido la dignidad cometiendo sobornos, lleva consigo no el dinero que ha ganado, sino también la falta de dignidad. Oremos por ellos’.

En Panamá hay 700 escuelas que no reciben mantenimiento para que el sistema de agua potable funcione. Que no tienen baños funcionales. Que no tienen huertos o campos de juego. ¿Qué dirá la ministra de Educación, que tampoco tiene partida para cubrir las necesidades del próximo año lectivo 2015?

En Panamá, los 40 hospitales y cerca de 200 centros de salud administrados por el gobierno no tienen los elementos básicos para dar los servicios que señala la ley (aprobada por los diputados) a la población. Los pobres tienen que pedir milagros para que sean atendidos. Los trabajadores asegurados están frustrados porque cotizan $2,000 millones al año y no reciben los servicios establecidos en los reglamentos y leyes.

¿Los $25,000 que recibió cada diputado como regalo de Navidad (nacimiento del hijo de Dios), son parte de un arreglo político? ¿Parte de un soborno, juega vivo, parte de lo que quieren llamar ‘‘cultura política”? El gobierno anterior que presidió Ricardo Martinelli está en la silla de los acusados. El actual no ha demorado mucho para seguir por el mismo camino.

Hay que aprender a ‘llevar el pan a casa con nuestro trabajo honesto’.

SOCIÓLOGO