02 de Dic de 2022

Economía

Marcas de lujo se ponen al alcance de más chinos en ‘malls’

En los centros comerciales se exhiben más ‘boutiques’ exclusivas, lo que atrae a más consumidores

Marcas de lujo se ponen al alcance de más chinos en ‘malls’
Hay no menos de 80 en China actualmente y otros 100 abrirán en los próximos cinco años.

El euro en baja ha llevado a muchos compradores chinos al exterior en busca de ofertas. Los que no pueden hacerse un viajecito a Paris ahora tienen una alternativa –centros de compras suntuarios con descuento.

Los operadores Value Retail y Fingen Group están lanzando centros de compras de alta gama que van más allá de los centros comerciales convencionales ofreciendo descuentos en marcas como Armani y Valentino. Hay no menos de 80 en China actualmente y otros 100 abrirán en los próximos cinco años, estima CBRE China, lo cual ayudará a los fabricantes de artículos de lujo a descargar el excedente de inventario en tanto el crecimiento se desacelera en la segunda economía más grande del mundo.

Gucci de Kering SA y Hugo Boss AG son algunas de las empresas que confían en los descuentos para revertir las ventas chinas en baja en medio de medidas enérgicas contra el trapicheo, según Bain Co. La caída del 11% del euro contra el dólar este año también incrementó el precio de los artículos suntuarios en China continental, llevando a Chanel SA y TAG Heuer de LVMH Moet Hennessy Louis Vuitton SA a bajar los precios en sus tiendas chinas esta semana.

Estos puntos de venta suntuarios, o ‘aldeas’, que exhiben plazas y tiendas estilo europeo anidadas en castillos medievales, apuntan a consumidores de clase media que no pueden darse el lujo de hacer compras en el exterior o en tiendas al precio sin descuento en China. En el próximo decenio, impulsarán el crecimiento en este mercado que mueve $16,000 millones en China, predice Exane BNP Paribas.

Tomemos, por ejemplo, a Yuxing Dan, que trabaja en un estudio jurídico chino. Dan no podía darse el lujo de comprar artículos suntuarios lujosos como billeteras de Bottega Veneta y botas de Ugg. Un punto de venta de diseñadores abrió en las cercanías y desde entonces compra allí.

‘Muchísimos chinos aspiran a comprar productos de lujo’, dijo Dan, de 25 años, mientras recorría el punto de venta de Value Retail en Suzhou, a una hora en auto aproximadamente desde Shanghái, buscando bolsos Coach Inc. ‘Yo compro lo que puedo pagar’.

SENSIBLES A LOS PRECIOS

Fingen, con sede en Florencia Italia, abrió su segundo local chino cerca de Shanghái en enero sumándolo a los cinco que opera en Italia a través de una alianza con los desarrolladores McArthurGlen Group y Richardson Development. La compañía proyecta como mínimo cinco más para 2017, cada uno con ofertas de descuentos en cientos de marcas en un solo lugar.

‘Los chinos son sensibles a los precios, pero compran’, dijo Maurizio Lupi, director ejecutivo de Florentia Village de Fingen. Su local en Tianjin presenta góndolas, fuentes y pórticos ‘para que puedan viajar a Italia sin ir a Italia’, dijo.

Habiendo pocos centros de compras similares en China, el margen de crecimiento es grande, según Vincent Lui, socio en Boston Consulting Group con sede en Hong Kong. Esto contribuye a explicar por qué Warburg Pincus y L Capital, un fondo financiado por LVMH, invirtieron recientemente en Sasseur Cayman Holding, que opera cuatro centros de compras con puntos de venta en Chongqing, Hangzhou y Nanjing.

‘ Los chinos son sensibles a los precios, pero compran’,

MAURIZIO LUPI

DIRECTOR DE FLORENTIA VILLAGE