29 de Nov de 2022

Economía

En Chiriquí desarrollan la nueva era de la genética bovina

En el CIGRAA realizan la fertilización ‘in vitro’ de embriones bovinos lecheros tolerantes al clima caliente

Corría el 2008 cuando el CIGRAA fue concebido como el instituto de investigación de la Universidad Tecnológica Oteima, pero tras más de cinco años de actividad, ha traspasado los muros del claustro.

El Centro de Investigación de Genética y Reproducción Animal Asistida (CIGRAA), ha contribuido desde su fundación en 2009 al mejoramiento de los hatos ganaderos de la región chiricana. Hasta la fecha, más de 600 terneros han nacido producto de la fertilización in vitro en diversas fincas de Chiriquí, registran los técnicos de este instituto.

Nixia Gnaegi de Ríos, rectora de la Oteima, señala que en ese camino evolutivo de mejoramiento de las razas bovinas, han recibo premios al esfuerzo realizado durante estos cinco años de actividad. ‘Hoy, es sin dudas una empresa sólida que brinda asesoramiento y servicios al sector ganadero del país’, manifestó la rectora.

Sin esconder su satisfacción, apuntó hacia los reconocimientos recibidos por el aporte al sector agropecuario en materia genética. ‘Hace unos meses atrás, la Secretaria Nacional de Ciencia y Tecnología (Senacyt), nos otorgó el cuarto lugar del Premio a la Innovación Empresarial’, manifestó de Ríos, en referencia a la certificación obtenida a finales de 2014.

Según data en los registros de Oteima centro investigativo, nació por iniciativa de la casa de estudios, que ella dirige.

Dentro de las proyecciones, de los impulsores del Cigra, está convertir el centro en una estación marino-costera. El proyecto será impulsado, según indagó La Estrella de Panamá , por la Universidad Tecnológica Oteima y la Embajada de Estados Unidos.

RETROSPECTIVA

Solo el año pasado, este centro le brindó asesoría y servicio a más de 15 ganaderos nacionales y a dos costarricenses, apuntó Luis Ríos. Ríos sostiene que la entidad brinda asesorías a nivel internacional. Conforme a lo dicho por él 2013 ha sido el año cumbre de este centro investigativo, según comunicaron, los fundadores (los esposos Ríos).

‘Esta es la nueva era de la genética, la reproducción a través de embriones, esto traerá una transformación acelerada a la ganadería’, sostiene Gnaegi de Ríos, enmudece por un monto y luego comenta sobre el primer nacimiento in vitro que se registró en 2009.

De acuerdo con Luis Ríos, presidente de Corporación Batipa, el laboratorio inició tras patrocinar la tesis de dos biólogos de la Universidad de Panamá quienes desarrollarían la técnica de reproducción in vitro en Chiriquí. No obstante, aclaró que la intención de explorar en esas nuevas formas de genética, venia de mucho tiempo atrás.

LOS ORÍGENES

En principios, los primeros acercamientos colaborativos se realizaron entre 2008 y 2010 con la estadounidense Lowa State University y el Instituto de Reproducción Animal de Córdoba, Argentina. Posteriormente, del 2011 al 2012, el CIGRAA realizó una alianza estratégica con Gertec Embriones Panamá, S.A. y también con Bioklone Reproducción Animal.

Los fundadores explicaron que por un lado se encontraba, ‘la necesidad de mejorar las razas, de acelerar los procesos en reproducción y potenciar la rentabilidad en los ejemplares de alta genética y por el otro, las líneas de investigación que traza la casa de estudio contribuyeron a la maduración de la idea’.

COSTOS

Aunque no se puede precisar con exactitud el costo de la preñez de la vaca con la fertilización in vitro , los mismos oscilan entre $400 a $500

¿Por qué mudar o probar con otras técnicas que no son tradicionales?

‘Las bondades radican en que las capacidades multiplicativas de las hembras con alta genética’, dijo Ríos. De acuerdo con el experto, se pueden quintuplicar, ya que las mejores reproductoras, se convierten en donadoras y las reses que están en condiciones óptimas y se convierten en receptoras del embrión, ya trabajado en el laboratorio.

PROCEDIMIENTO

Lo primero para iniciar el proceso es obtener los ovocitos (es decir aspiración del líquido folicular, el cual debe estar entre 2 a 8 mm de diámetro cada folículo). Dicha aspiración puede realizarse tanto de hembras sacrificadas o directamente una aguja guiada por ultrasonografía.

Dentro del laboratorio en el proceso de maduración de los ovocitos, la selección de los mismos, la fertilización de los cigotos, el cultivo de los embriones y la transferencia a las pajuelas (pajillas para transportar el producto hasta la finca), tardan unos ocho días.

De acuerdo a registros de la universidad Oteima el CIGRAA, es uno de los pocos recintos en Centroamérica dedicados a esta actividad genética. La firma Gertec de origen brasileño visita el centro cada ocho días.

El CIGRAA está ubicado en Coquito a orillas de la vía Panamericana y a pocos minutos del centro de la capital de la provincia.

‘Hoy, es sin dudas una empresa sólida que brinda asesoramiento y servicios al sector ganadero del país’,

NIXA DE RÍOS

RECTORA DE LA OTEIMA