Temas Especiales

23 de Oct de 2020

Economía

Las calificadoras arremeten contra la banca panameña

A pesar de las malas calificaciones, la Superintendencia de Bancos asegura que ha fortalecido la supervisión y se refleja en la condición financiera

Primero fue la calificadora de riesgo Fitch Ratings, que calificó a los bancos panameños de tamaño mediano, de tener concentración y limitada capacidad para absorber las pérdidas, y luego fue Standar & Poors Global Rating, quien trato de riesgosa la industria bancaria de Panamá.

‘NOSOTROS NO SOMOS RESPONSABLES DE QUE ALGUNOS PAÍSES SE VEAN EN LA NECESIDAD DE PERSEGUIR A SUS CIUDADANOS',

FELIPE ARGOTE

EMPRESARIO Y MIEMBRO DE APEDE

Las presiones que comienzan a ejercer las empresas calificadoras de riesgos de inversión a Panamá, coinciden con las denuncias de instituciones internacionales, como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que incrimina a Panamá de paraíso fiscal, y la del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), que incrimina a la nación panameña de país cooperador con el lavado de dinero.

Según Standar & Poors Global Rating, el escándalo reciente del ‘caso Waked' y de los Papeles de Panamá, ponen en evidencia las debilidades del marco institucional de Panamá. Para la calificadora, quien calificó recientemente con tendencia negativa el riesgo de la actividad bancaria panameña, el marco regulatorio panameño es vulnerable, ante los continuos escándalos de lavado de dinero.

La calificadora asegura que las deficiencias en la gobernabilidad y transparencia del sistema bancario panameño podrían estar obstaculizando el desempeño financiero y operativo de la industria bancaria. Señala además, que Panamá aún no ha adoptado ni implementado normas regulatorias internacionales, como Basilea III.

Como consecuencia, S&P Global Ratings desmejoró las perspectivas de tres bancos panameños, ubicándola en negativa (de estable). .Estos son el Banco Latinoamericano de Comercio Exterior (Bladex); Global Bank Corporation y Multibank.

En el caso de Fitch Ratings, esta calificadora dirigió sus cuestionamientos a los bancos medianos de Panamá, acusándolos de tener concentraciones en su modelo de negocio y limitada capacidad de absorción de pérdidas.

La empresa calificadora alertó en su reporte, que se podría deteriorar la calificación de la banca mediana panameña. Para Fitch Ratings ‘dada la capacidad baja de absorción de pérdidas de este grupo de bancos, el mayor deterioro previsto, podría presionar en los fundamentos de las calificaciones de los bancos medianos'.

En relación al escándalo de los Panama Papers y el caso Waked, la calificadora de riesgo de inversión concluye que se podrían deteriorar aún más la reputación del sistema financiero y poner en riesgo el acceso a fondeo internacional de bancos corresponsales.

‘LA VALORACIÓN SOBRE LA CONDICIÓN FINANCIERA Y PERSPECTIVAS DE LOS PRINCIPALES RIESGOS SE MANTIENE ESTABLE Y SEGURA',

COMUNICADO

SUPERINTENDENCIA DE BANCOS DE PANAMÁ

En su reporte Fitch Ratings agrega que, en los bancos medianos, la flexibilidad financiera es limitada, y la baja rentabilidad limita la capacidad de los bancos para absorber el incremento potencial del costo por deterioro de créditos y volatilidad de inversiones.

SUPERINTENDENCIA RESPONDE

Ante la situación, la Superintendencia de Bancos de Panamá salió a la defensa del sistema bancario panameño. La Superintendencia realiza a todos los bancos del sistema, una inspección integral sobre la base de su gestión de los riesgos. Para los bancos de mayor tamaño de activos o sistémicos, estas inspecciones se realizan con una periodicidad de una vez cada 12 meses. Para el resto de los bancos, una vez cada 18 meses. Además de este proceso, la Superintendencia realiza inspecciones de seguimiento e inspecciones especializadas en la prevención del blanqueo de capitales y financiamiento del terrorismo.

De acuerdo a la Superintendencia de Bancos, los resultados de este proceso se reflejan en la condición financiera segura y sólida del sistema financiero panameño. La adecuación patrimonial del sistema a agosto de 2016 fue de 15.2%, con una tendencia estable y superior al mínimo regulatorio de 8%, la liquidez del sistema se mantiene en un promedio de 60.5%, superior al mínimo legal de 30%, y los indicadores que miden la salud de la cartera de préstamos, principal activo productivo, reflejan una condición favorable.

Los préstamos con atrasos de más de 90 días representan sólo el 1.2% del total de la cartera de préstamos. Los bancos han constituido provisiones específicas de acuerdo a la regulación vigente que representan el 80% del total de la cartera vencida. Adicional, el 60% de la cartera de préstamos cuenta con garantías, lo que se traduce en un modelo de gestión de negocios seguro y confiable, asegura la entidad reguladora.

Ello da como resultado indicadores de rentabilidad que reflejan la solidez del Sistema con un nivel de rentabilidad sobre activos productivos de 1.4%, concluye la Superintendencia de Bancos.

Sumado a la buena condición financiera del sistema bancario, la Superintendencia señala que ha enfocado sus esfuerzos en años recientes en dos aspectos fundamentales. El primero,

60.5%

Es la liquidez del Sistema Bancario de Panamá.

30%

Es la liquidez requerida que se le exige al sistema financiero.

desarrollar un marco de regulación con una clara hoja de ruta hacia las recomendaciones de Basilea III. Segundo, fortalecer la supervisión y regulación de prevención del blanqueo de capitales y financiamiento del terrorismo.

En lo que respecta a la prevención del blanqueo de capitales y financiamiento del terrorismo, la entidad señala que Panamá ha dado pasos firmes en consolidar un sistema financiero más transparente y acorde con los mejores estándares internacionales en materia de prevención de blanqueo de capitales y financiamiento del terrorismo. El marco legal y la estructura institucional de prevención, análisis y represión del blanqueo de capitales fue revisada y fortalecida en años recientes, acorde a los mejores estándares internacionales recomendados por el GAFI.

PUNTA DE VISTA

Para el empresario Felipe Argote, de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (Apede), la rebaja en la perspectiva de tres instituciones bancarias panameñas (Bladex, Global Bank y Multibank), por Standard & Poor's, expresa cierto temor de los países desarrollados.

Según Argote, no les queda otra opción que perseguir a sus ciudadanos y empresas en otros países, para poder recuperar parte del capital que han deja de percibir.

Al también economista le preocupa que sectores interno piensen que el sistema bancario ha actuado mal. ‘Realmente no es cierto, ya que nosotros no somos responsables de que estas naciones se vean en la necesidad de perseguir a sus ciudadanos'. Agrote concluye que la forma en la que Panamá puede solucionar este tema es por la vía de la negociación, ya que no contamos con una manera de imponer nuestro criterio.