Temas Especiales

29 de May de 2020

Economía

El Grupo Arrocha se hace con las tiendas Felix B. Maduro

En junio se acordó un fideicomiso y el propietario, Abdul Waked, cedió sus acciones al Banco Nacional de Panamá para no perjudicar la operación

La venta de las empresas Importadora Maduro, S.A. y Maduro Internacional, S.A. se finiquitó ayer, luego de que la comprara la panameña FBM Retail Corp., cuyo accionista principal es Grupo Arrocha de Panamá, junto con Diuna, S.A. y A.F. International Corp.

La noticia se conoció a través de sendos comunicados de prensa del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y de las juntas directivas de compradores y vendedores sin detalles del monto de la transacción.

Con la compra, el grupo empresarial Felix B. Maduro fue retirado de la lista sancionadora que elabora la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, en inglés), del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

El presidente de la República, Juan Carlos Varela, manifestó, a través de su cuenta de Twitter , su ‘complacencia' por el cierre de la operación ‘que permitirá a Felix B. Maduro operar normalmente y a su personal conservar sus empleos'.

‘El fideicomiso para salvar a Felix B. Maduro dio el resultado esperado y ahora esta empresa podrá seguir operando sin limitaciones y seguir aportando al crecimiento de Panamá', señaló, por su parte, el MEF .

Según Dulcidio De La Guardia, titular del MEF, ‘el trabajo conjunto del Gobierno, OFAC, la Embajada de Estados Unidos, los bancos acreedores, la empresa y sus compradores, ha permitido salvar más de 1,000 empleos y a una empresa icónica de Panamá'.

Los almacenes Felix B. Maduro le pertenecían al Grupo Wisa, incluido en mayo pasado por Estados Unidos en la denominada ‘Lista Clinton' que emite la OFAC contra las empresas y ciudadanos que administrativamente considera relacionados con el blanqueo de capitales.

En junio se acordó un fideicomiso y el propietario, Abdul Waked, cedió sus acciones al Banco Nacional de Panamá para no perjudicar la operación del negocio y preservar los empleos.

"Entregué la compañía a unos administradores y a la semana la estaban vendiendo. Ese no fue el trato; quedamos que esperaríamos 18 meses para que sucedieran dos cosas: o salimos de la Lista Clinton o vendíamos, porque quiero pagar la liquidación de los empleados", declaró Waked el pasado 8 de septiembre, tras una reunión con el Colegio Nacional de Abogados, adonde acudió en busca de respaldo para exigir las pruebas por las que se levantaron las sospechas sobre sus empresas.

Esta semana, pasados seis meses, el Ministerio Público cerró el proceso de averiguaciones sobre las empresas Waked International S. A. (Wisa), al no poder comprobar ningún hecho punible en su contra.