12 de Ago de 2022

Economía

La deuda de tarjetas de créditos se incrementó 21.8%

En el octavo mes de 2016, la deuda de las tarjetas de créditos se ubicó en $1,884.7 millones y en igual mes de 2015, en $1,547 millones

Las cuentas por pagar de tarjetas de crédito aumentaron 21.8% en agosto de 2016, con respecto al mismo mes del año pasado, de acuerdo con las cifras de la Superintendencia de Bancos de Panamá.

Según el informe de la entidad financiera, la deuda de las tarjetas de crédito en el Sistema Bancario Nacional se ubicó en $1,884.7 millones en agosto 2016, superior a los $1,547 millones de igual mes del año previo. Con estos resultados, las cuentas por pagar en tarjetas de crédito crecieron $337.7 millones durante eso doce meses.

RANKING

En su reporte, la Superintendencia de Bancos de Panamá destaca que el BAC Internacional Bank fue la entidad financiera con mayor dominio en el mercado de tarjetas de crédito. En agosto 2016, este banco dominaba el 22% de este mercado, con una cartera de crédito de $409.5 millones.

Otra entidad financiera con una importante penetración en este mercado es el banco General, con una participación de 17% y una cartera de $315.2 millones. Estos resultados le permitieron ubicarse en el segundo lugar del ranking.

Banesco ocupó la posición tres del ranking de financiamiento de tarjetas de créditos, con un dominio en este segmento de 13% y una cartera de $236.9 millones.

Otros bancos con una importante participación en este segmento financiero son St. Georges Bank, Global Bank, Multibank, la Caja de Ahorros, el Banco Nacional de Panamá y Credicorp Bank.

VARIEDAD DE PRODUCTO

De acuerdo con investigaciones realizadas por la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia (ACODECO), en el mercado de las tarjeta de créditos hay gran variedad de productos, con características adecuadas al perfil del tarjetahabiente, por lo cual recomienda a los consumidores que desean adquirir tarjeta de crédito o que ya poseen alguna, evaluar la que se ajuste a sus necesidades, le brinde mayores beneficios y procurar siempre mantener un buen manejo de su cuenta.

Según la entidad defensora de los consumidores, cuando se tiene una tarjeta es conveniente considerar aspectos tales como la capacidad de pago, acumulación de millas si usted necesita viajar, programa de puntos, devolución de un porcentaje de sus compras o cash back, costo de la anualidad y los seguros, entre otras variables.

LA LEY

El mercado de tarjetas de créditos está regido por la Ley 81 de 2009, que tutela los derechos de los usuarios de las tarjetas de créditos otras tarjetas de financiamiento.

Según la normativa, el contrato de tarjetas de crédito y otras tarjetas de financiamiento, así como sus renovaciones y prorrogas, tendrán la vigencia que las partes decidan libremente establecer. Cuando el contrato no tenga término expreso para su vigencia, el emisor podrá darlo por terminado en cualquier momento, para lo cual deberá comunicar al tarjetahabiente, por lo menos, con treinta días calendario de anticipación contados a partir de su comunicación del último estado de cuenta.

La Ley señala además que, el tarjetahabiente podrá dar por terminado el contrato de tarjeta compareciendo personalmente a las oficinas del emisor o mediante comunicación a este, por escrito o por las vías tecnológicas que el emisor ponga a su disposición.

Una vez recibida esta comunicación por el emisor, no podrá hacerse ningún tipo de cargo o recargo por ningún concepto, salvo los intereses devengados por el uso del dinero hasta el día de la cancelación del contrato.

Por su parte, el emisor, una vez recibida la comunicación de cancelación y transcurridos cinco días, podrá transferir el saldo de la línea de crédito de la tarjeta a un préstamo personal a nombre del tarjetahabiente, a la tasa de interés que mantenga para ese tipo de obligaciones, hasta la cancelación total de la obligación y por un plazo mínimo de treinta y seis meses. A este préstamo no se le podrá aplicar recargos, comisiones ni gastos de manejo iniciales.