Temas Especiales

27 de Jan de 2021

Economía

Ventas físicas pierden terreno ante las ‘online'

Las ventas de este ciberlunes podrían superar a las del año pasado en casi un 10%

Ventas físicas pierden terreno ante las ‘online'
Las compras se dieron a través de teléfonos.

El ya tradicional ciberlunes, que extiende en Estados Unidos al terreno online las ofertas del viernes post-Acción de Gracias, vuelve a buscar ventas récord con los minoristas intentando sobreponerse al dominio de Amazon.

Las ventas de este ciberlunes podrían superar a las del año pasado en casi un 10% y ascender a $3,360 millones, según estimaciones de la consultora Adobe Digital Insights.

No obstante, el ciberlunes, pensado para promocionar las ventas online aprovechando el tirón del viernes negro, ya es indistinguible de cualquier otro evento comercial de ventas minoristas, dominadas por el comercio digital y dentro de este por Amazon.

Según datos publicados por la Federación Nacional de Minoristas (NRF, por sus siglas en inglés) durante el fin de semana que dio comienzo con el viernes negro 154 millones de estadounidenses realizaron compras, y de ellos 109 lo hicieron en internet.

Los datos de la NRF del viernes negro muestran una caída este año del 3.7% de las ventas en comercio minorista con espacio físico, mientras que en el comercio online se produjo un aumento del 4.2%.

Además, casi la mitad de todas las compras del viernes negro se realizaron desde un teléfono móvil, un canal de ventas en rápido crecimiento, según Adobe Insights.

El dominante mercado online sigue consolidándose año tras año durante época de rebajas y resta importancia a fechas como el ciberlunes, que se ha convertido en una extensión sin más de una semana de compras que empieza el jueves por la noche y se extiende esta semana con la intención de abrir oficial e ininterrumpidamente el período navideño un mes antes del día de navidad.

El comercio online ya representa cerca del 7% del total de las ventas minoristas de Estados Unidos durante todo el año y ha sido el responsable directo de la decadencia de un símbolo del consumismo nacional: el mall , que encumbró a gigantes como Sears o Macy's.