Temas Especiales

17 de May de 2022

Economía

Indefinición en interconexión eléctrica Colombia-Panamá

Para José Antonio Vargas, del Consejo Mundial de Energía, se han perdido oportunidades frente a las necesidades energéticas

Indefinición en interconexión eléctrica Colombia-Panamá
José Antonio Vargas, vicepresidente del Consejo Mundial de Energía (CME).

La indefinición en la iniciativa para la interconexión eléctrica entre Colombia y Panamá ha implicado una pérdida de oportunidades frente a las necesidades energéticas ante los efectos del cambio climático y otros impactos, según reconoció José Antonio Vargas, vicepresidente del Consejo Mundial de Energía (CME).

Vargas admitió a Xinhua que, de haberse concretado, habría reducido el costo eléctrico y a una mayor seguridad en el suministro.

Reconoció que corresponde a decisiones políticas construir la estructura, aunque el sector privado, dijo, la considera deseable y viable.

Vargas asistió a un foro de Marsh Semusa donde se habló de la posibilidad de que Panamá ingrese este año como miembro al CME, del que forman parte más de 90 naciones y en cuya directiva hay tres latinoamericanos de nueve miembros.

Según afirmó, los países y la región necesitan de este tipo de proyectos, y lo que el CME puede hacer es dar nuevos elementos o hacer un estudio sobre lo que aportaría.

El además explicó que, considerando el tema desde la perspectiva del ‘trilema energético' (seguridad energética, igualdad para acceder a la energía y sostenibilidad medioambiental), la interconexión generaría enormes beneficios.

‘Desde el punto de vista económico, creemos que tanto en Colombia como en Panamá la existencia de la línea permitiría que los usuarios tengan mejores niveles de precios', aseveró.

‘La existencia de la línea prevista permitirá que los usuarios tengan mejores niveles de precios',

JOSÉ ANTONIO VARGAS

VICEPRESIDENTE DEL CME

Agregó, ‘desde el punto de vista de la demanda de los países es perfecta la interconexión porque hay grandes complementariedades entre Panamá y Colombia, o entre Centroamérica y el norte de Sudamérica'.

En este sentido, dijo, los picos de demanda de energía son distintos en Panamá y en Colombia, y por cuestión de horarios conviene además exportar energía en unas horas e importar en otras.

Vargas observó que, con el fenómeno de El Niño, en los dos años anteriores se hubieran podido hacer importaciones de energía de Centroamérica a Panamá, como lo hizo Colombia de Ecuador.

El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, y su homólogo de Colombia, Juan Manuel Santos, acordaron el 25 de julio de 2014 realanzar y reactivar el proyecto de interconexión con la expectativa de culminarlo en 2018.

En ese momento, la iniciativa comprendía la construcción y operación de una línea de transmisión en corriente directa (sistema HVDC) con una potencia eléctrica de entre 300 y 400 megavatios y una longitud aproximada de 590 kilómetros.

De esa distancia, 310 kilómetros se desarrollarían en Colombia y 280 en Panamá.

En agosto de 2015, la ministra de Ambiente, Mirei Endara, recomendó fijar una nueva ruta, ya que un estudio concluyera la falta de viabilidad, dentro del proyecto, del tendido eléctrico previsto en la selvática provincia de Darién, en el oriente de Panamá.

Endara propuso buscar alternativas para contar con esta conexión binacional que tomasen en cuenta lo económico, lo social y lo ambiental.