Temas Especiales

08 de Mar de 2021

Economía

Albania ingresa al radar de los cruceros

La gran eslora del crucero, 294 metros, no le permitió atracar en el puerto, por lo que tuvo que atracar en la rada

Albania ingresa al radar de los cruceros
La gran eslora del crucero, 294 metros, no le permitió atracar en el puerto, por lo que tuvo que atracar en la rada.

Veinticinco años después de la caída del régimen comunista, Albania ha sido incluida por primera vez en la ruta de un gran crucero del Mediterráneo junto a otras grandes potencias turísticas como Italia o Grecia.

NEGOCIO

El país no formaba parte de las rutas turísticas de los cruceros.

Albania, país mediterráneo de tres millones de habitantes, fue visitado el año pasado por 4.7 millones de turistas. Es uno de los países más pobres de Europa.

El Mediterranean Shipping Company transporta a unos tres mil turistas.

Un enorme navío de la Mediterranean Shipping Company (MSC), una de las compañías de este tipo de viajes líder en el mar Mediterráneo, llegaba el jueves con tres mil turistas a bordo al puerto de la ciudad de Saranda, en el extremo sur del país, frente a la isla griega de Corfú.

Fue la propia alcaldesa de Saranda, Florjana Koka, la que dio la bienvenida a estos visitantes, provenientes de países como Japón México, Argentina, Noruega, Austria, Francia, Alemania y España. Koka aseveró que este desembarco es un ‘acontecimiento importante' para esta pequeña ciudad de 20 mil habitantes.

‘Es el primer crucero de estas dimensiones que viene a Albania. El hecho de que vaya a seguir llegando durante treinta semanas consecutivas hasta el 2 de noviembre lo hace único', declaró a Efe Fatjon Dobi, de la agencia turística ‘Albanian Experience'. Los turistas contribuirán a la economía ‘y eso es muy bueno porque se va a desarrollar la ciudad y al mismo tiempo se promoverá Albania en el extranjero', añadió Dobi.

La gran eslora del crucero, 294 metros, no le permitió atracar en el puerto, por lo que tuvo que atracar en la rada.

Un grupo de visitantes disfrutó de las espléndidas vistas de la Riviera albanesa, donde abundan las calas y playas vírgenes bañadas de aguas cristalinas del mar Jónico.

La costa de Saranda, conocida en la antigüedad con el nombre de Onquesmo —en griego Agioi Saranta y en italiano Santi Quaranta, en referencia al monasterio bizantino del mismo nombre— es uno de los destinos turísticos principales de sol y playa en Albania.

Otros turistas pasearon por las ruinas de la sinagoga del siglo V y del castillo medieval de Lekures, donde músicos vestidos con trajes tradicionales les sorprendieron con un pequeño concierto con canciones y danzas albanesas.

Otro tercer grupo, apasionado de la historia, prefirió visitar la ciudad antigua de Butrint, museo a la intemperie que conserva las ruinas helenísticas, romanas, bizantinas y venecianas en medio de la naturaleza, y la de Gjirokastra, ambas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

‘El parque arqueológico de Butrint me parece una joya escondida. Eso no se conoce para nada en España y es precioso. Me ha sorprendido mucho', dijo a Efe Aurora Guitián, turista proveniente de Madrid.

Albania, país mediterráneo de tres millones de habitantes, fue visitado el año pasado por 4.7 millones de turistas que aportaron a la economía de uno de los países más pobres de Europa 1,500 millones de euros, el 7% de su producto interior bruto.