Temas Especiales

07 de Aug de 2020

Economía

Varela evade crisis financiera por las jubilaciones de la CSS

Si las autoridades gubernamentales no empiezan a tomar medidas, los dos principales programas de la CSS entrarían en crisis en 2025

El gobierno del presidente Juan Carlos Varela tiene 37 meses evadiendo la crisis financiera del programa de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) de la Caja del Seguro Social (CSS).

A menos de dos años restante de gobierno, todo indica que Varela le pasará el problema financiero de las jubilaciones y pensiones a la siguiente administración gubernamental.

Las últimas cifras dadas a conocer por la CSS, en 2015, alertaban de que el programa IVM de la CSS se quedará sin fondos para pagar a los jubilados y pensionados a mediados de la siguiente década; es decir, en el 2025 .

De acuerdo con las cifras de la CSS, el déficit del programa IVM ascendería a $74 millones en 2017; a $76 millones, en 2019; a $147 millones, en 2022; y a $879 millones, en 2025, año en que la entidad se quedaría sin un solo centavo para pagar a los jubilados y a los pensionados.

Las mismas proyecciones arrojaban que el déficit del programa IVM se incrementaría a más de $2,000 millones a partir del 2032. Como resultado, en este año, si no se hacía nada para afrontar su crisis, el déficit actuarial del programa IVM ascendería a aproximadamente $13,600 millones.

ALERTAS

Esta situación ocurre a pesar de que la crisis financiera de la CSS ha sido reconocida por el actual ministro de Economía y Finanzas, Dulcidio De La Guardia; el anterior director de la CSS, Estivenson Girón; y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

A principios del gobierno de Varela, De La Guardia reconoció la necesidad de realizar una reforma para evitar la quiebra del sistema de pensiones y jubilaciones de la CSS.

En 2015, en una reunión con miembros de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa, Girón presentó cifras que alertaban que el programa IVM se quedaría sin reservas para pagar las jubilaciones y pensiones en el 2025.

Además, ese mismo año, el Fondo Monetario Internacional recomendó realizar reformas el programa IVM de la CSS. En el informe técnico, el organismo internacional dictaminó que, para salvar de la quiebra al programa IVM, no solo se requerirá de la captación de fondos públicos, sino también de la reforma del sistema de pensiones.

PROPUESTAS

Para el economista y catedrático universitario Adolfo Quintero, la demora en atender la crisis del programa de jubilaciones y pensiones provocará que la solución sea más costosa y traumáticas en el futuro.

Según el catedrático, se requiere afrontar el problema de forma integral y sugiere revisar también la situación financiera de los otros programas de la CSS, como el de enfermedad y maternidad, riesgos profesionales y administración.

Para Quintero, hay que explorar la posibilidad de que un programa de la CSS pueda apoyar financieramente a otro. Hay que revisar la situación de los dependientes de los cotizantes de la CSS, añade el economista.

Recientemente, Ricaurte Vázquez, exministro de Economía y Finanzas, y Felipe Chapman, analista financiero, propusieron, como solución, cuentas individuales para el programa IVM y el de Enfermedad y Maternidad de la CSS.

Según Vásquez, debería existir la opción de que el trabajador elija cuál es el porcentaje que desea ahorrar, así como la edad en la que se retira. Para el programa de Enfermedad y Maternidad, el exministro considera que se debe premiar a la persona que se cuida, y la persona que se convierta en una carga social, tiene que compartir él directamente la responsabilidad.

‘Los sistemas solidarios son muy etéreos, la gente solo responde cuando se siente afectada', agregó.

Para Chapman, lo primero es reconocer que hay un problema. ‘Esperar a que los políticos propongan una reforma a la CSS es una probabilidad de ocurrencia muy baja', señala el financista.

Chapman propuso, para el programa IVM, que se migre a cuentas de ahorro individual, indistintamente de quién la administra, sea el Estado, la CSS o un sistema mixto.

Respecto al sistema mixto o de cuentas individuales, Chapman sostiene que no es tan solidario. Para serlo, tendría que revisarse continuamente todos los parámetros, los años que se cotiza, la cantidad que se cotiza y cuánto se retira. A juicio del financista, no es sostenible.