Temas Especiales

06 de Aug de 2020

Economía

En mayo de 2018 iniciará la esperada reactivación de zona bananera

El contrato ley entre el Estado panameño y Del Monte permitirá a la trasnacional estadounidense invertir más de $100 millones en la reactivación de zonas bananeras

En mayo de 2018 iniciará la esperada reactivación de zona bananera 
En mayo de 2018 iniciará la esperada reactivación de zona bananera

La subsidiaria en Panamá de Del Monte iniciará en mayo de 2018 la primera siembra de banano en la provincia de Chiriquí, en el marco de un contrato firmado con el Gobierno que le permite invertir más de 100 millones de dólares para reactivar esa producción frutícola en la zona.

"De acuerdo con la proyección que ha presentado la empresa Del Monte, se iniciará en mayo 2018 la primera siembra en 970 hectáreas, de las 4,000 hectáreas que se tienen programadas cultivar", dijo hoy a Efe el miembro de la Comisión Bananera de la Presidencia de Panamá y asesor legal de la municipalidad de Barú, Humberto Serrano.

El contrato ley entre el Estado panameño y Del Monte, que permitirá a la trasnacional estadounidense invertir más de 100 millones de dólares en la reactivación de zonas bananeras en las provincias occidentales de Chiriquí y Bocas del Toro, fue sancionado el pasado 25 de mayo por el presidente del país, Juan Carlos Varela.

La desaparición de la industria bananera sumió en graves problemas económicos y sociales a Chiriquí, que en el siglo pasado llegó a convertir el banano en el producto estrella del país con exportaciones de hasta más de 1 millón de cajas anuales y 11,000 trabajadores en su momento de mayor apogeo.

El Gobierno panameño ha dicho que la inversión de Banapiña Panamá, S.A., la subsidiaria de Del Monte, generará más de 3,100 empleos directos y 12,000 indirectos con impacto en los distritos de Barú y Alanje, en Chiriquí, y en el de Chiriquí Grande, en Bocas del Toro.

La proyección es que haya "una producción de 900 hectáreas por año, con una productividad anual de promedio de 2,275 cajas de banano por hectárea", de acuerdo a la información gubernamental.

El contrato ley, a veinte años prorrogables, establece un plan de reactivación bananera que incluye el arrendamiento de los terrenos y su acondicionamiento, construcción de infraestructura, exportación de la fruta y las mejoras necesarias para desarrollar la actividad en 5,804 hectáreas de producción, de acuerdo a la información difundida por el Gobierno en mayo pasado.

Mientras culminan los trámites legales para iniciar la reactivación bananera en Chiriquí, 1,615 hectáreas ya han sido entregadas al Estado en subarrendamiento para comenzar con la primera siembra de banano prevista en mayo, dijo Serrano.

Hay casos en los que no se ha concretado el trámite porque los familiares de los propietarios fallecidos están a la espera de juicios de sucesión, mientras que cerca de 38 extrabajadores se han rehusado en arrendar sus tierras.

La preparación de los terrenos iniciará a finales de este 2017, dijo por su parte a Efe el alcalde del distrito de Barú, Franklin Valdés, al sostener que como autoridad procederá con la agilización de los estudios de impacto ambiental para iniciar con la remoción de tierras y el uso de las aguas.

Representantes de la empresa y funcionarios panameños ya realizaron recorridos por la zona para conocer el estado de las estructuras que se utilizaban antiguamente para la producción y empaque de la fruta.

Han afirmado que hay áreas que necesitan rehabilitarse y otras que se requiere una nueva construcción para la producción bananera, que será exportada por los muelles de la provincia caribeña de Bocas del Toro.