Temas Especiales

23 de Oct de 2020

Economía

Panamá promulga ley que incentiva la financiación naval

Ley normativa crea un ambiente atractivo de inversión para que las entidades que otorgan financiamiento naval, se instauren en Panamá, así como aquellas que construyen y reparan barcos grandes como Panamax

Panamá promulga ley que incentiva la financiación naval
La construcción de un Panamax oscila de 3 a 5 años, y conlleva la contratación de unas 7,500 personas.

Mediante la Ley 50 de 2017, Panamá creó un régimen legal especial para que las empresas que otorgan financiamiento naval y promueven la construcción de proyectos marítimos financiables se instalen en el istmo.

La normativa que entró en vigencia el 29 de diciembre de 2017, contempla incentivos fiscales, migratorios y laborales, los que prometen dinamizar aún más el crecimiento económico del país, que para el 2018 la CEPAL proyecta un 5.5%.

La Ley 50 de 2017, propicia las condiciones para el otorgamiento de hipotecas navales desde Panamá, y también crea los espacios de inversión para la creación de astilleros de construcción de grandes naves, ya que en la actualidad solo se da para barcos de menor calado.

Actualmente, este tipo de servicios que apenas acaba de establecer Panamá, los otorgan competidores ubicados en Canadá, Chile y Estados Unidos.

Jose Isabel Quintero, director de Registro Público de Propiedad de Naves de la Autoridad Marítima de Panamá (AMP), explicó a La Estrella de Panamá , explicó que uno de los aspectos que tiene la ley es que aplica para la compra y venta de embarcaciones, con lo que empresas locales y extranjeras abren un segmento en su cartera de préstamos, algo que no se da en estos momentos en Panamá.

Esto se hace imperativo, aseguró el representante de la AMP, pues hay que tener en cuenta que para la construcción de un buque Panamax de 10,000 TEUS —los que actualmente transitan por las esclusas centenarias— se deben emplear aproximadamente unos 7,500 trabajadores por un período que oscila de 3 a 5 años.

‘Construir un buque, barco conlleva la contratación de diversos profesionales del área naval, ya que no solo es construir la embarcación por fuera sino contar con personal que se encargue de fabricar el interior de ese barco, como el mobiliario, los generadores y conductores de energía, entre otras cosas más'.

Está ley también permite que en el istmo se instalen empresas dedicadas a la construcción de contenedores, pues actualmente no se cuenta con una figura que incluso los repare, siendo Panamá un país donde llega, se descarga y se manda tanta mercancía.

‘Esta ley tiene todo integrado, ya que es una medida adoptada para promover la eficiencia logística y apuntalar las bases del comercio marítimo nacional, viene a potenciar el crecimiento del país por medio del empuje al sector bancario al igual que favorecer el asentamiento de actividades que favorecerán el desarrollo de estructuras que sirvan para proyectarnos como una nación competitiva, frente a otros países que cuentan con legislaciones afines a la implementada', comentó el director de Registro Público de Propiedad de Naves de ka AMP.

Finalmente, las empresas interesadas en la obtención de estos beneficios deben obtener una certificación que le denomine como Proyecto Marítimo Financiable, por parte de las autoridades correspondientes, según sea el caso.

El artículo 2 de la Ley 50 define como Proyecto Marítimo Financiable a aquellos que se orienten hacia la construcción de naves, la construcción de astilleros y habilitación de otros locales, talleres o patios para construcción de naves, la construcción y reparación de contenedores que sean utilizados para el comercio exterior, y la construcción de parques eólicos marinos.

NORMATIVA

La Ley 50 de 2017, entró a regir el 29 de diciembre de 2017.

Las empresas estarán exoneradas del pago de Impuesto Sobre la Renta.

Establecen un pago de 3% de la importación de maquinarias, equipos marinos, industrias, rodantes, materiales, herramientas y otros elementos necesarios para el uso exclusivo de astilleros.

Los extranjeros contratados por entidades de financiamiento marítimo o para trabajar en proyectos marítimos financiables deberán obtener un permiso migratorio, y al cabo de 3 años debe capacitar al trabajador panameño.