Temas Especiales

30 de Oct de 2020

Economía

Aumentan a 23,288 los permisos de residencia a extranjeros en 2017

Según cifras de Migración, del total de estos permisos, 9,559 fueron para residencia permanente, 6,363 para provisional, 4,202 para temporal, 3,154 se prorrogaron y 6 se dieron en otras condiciones

A pesar de las políticas migratorias que ha establecido el Gobierno Nacional para los extranjeros, el año pasado se aprobaron 23 mil permisos de residencia, una cifra mayor a la reportada en los últimos años, revelan las cifras del Sistema Nacional de Migración (SNM).

Según el reporte oficial, hasta el 31 de diciembre del año pasado se aprobó un total de 23,288 permisos de residencia a extranjeros por diversos motivos, de un total de 28,040 tramitados. Esto significa que en el periodo analizado se negaron 4,752.

Mientras que en el 2016 se concedieron 20,542 permisos residenciales a los extranjeros. Al comparar ambas cifras (2016 versus 2017), se refleja un incremento de 2,746 permisos de residencia aprobados el año pasado, de acuerdo con el informe difundido en la página web de la entidad migratoria.

De acuerdo con el reporte, la mayor cantidad de permisos a extranjeros se otorgó a ciudadanos provenientes de Venezuela, Colombia, Estados Unidos, España, República Dominicana, Perú, Italia, China, México, Nicaragua, Brasil, Costa Rica y Francia, entre otros. ( Ver cuadro ).

Las estadísticas de SNM también dan cuenta del tipo de permisos que se otorgaron. De los 23,288 permisos de residencia aprobados, 9,559 en total se dieron para residencia permanente, 6,363 para residencia provisional y 4,202 para residencia temporal. Mientras que 3,154 se prorrogaron y 6 se dieron en otras condiciones.

Del total de permisos concedidos (23,288), 3,941 fueron dados a extranjeros en la categoría países amigos, 3,520 a profesionales; 1,189 por contrato bajo el 10%, 2,441 a empleados de empresas multinacionales, 1,984 a técnicos (15%), 1,400 por casamiento, 1,585 por educación, 1,566 a dependientes, 943 a jubilados o pensionado.

Otros 775 permisos de residencia a extranjeros fueron concedidos en la categoría convenio Panamá-Italia; reagrupación familiar-hijo Panameño (504), empleado o ejecutivo Área Panamá Pacífic (324), acuerdo de Marrakesh (278), contratistas o subcontratistas Autoridad del Canal de Panamá (ACP) (237), solvencia propia-depósito a plazo fijo (111), solvencia propia-inversionista de bienes inmuebles (94), Solvencia Propia-Inversión Mixta (20) y solvencia propia (7), por mencionar algunos.

El año pasado el Gobierno Nacional oficializó un reglamento para regularizar a los migrantes mediante el Decreto Ejecutivo N° 145 del 17 de marzo de 2017. Éste modifica el artículo 2 del Decreto Ejecutivo N°167 de 3 de junio de 2016 que establece el procedimiento de regulación migratoria general y se deroga el Decreto Ejecutivo N°547 de 25 de julio de 2012.

Esto fue con el objetivo de no realizar más procesos de regularización migratoria extraordinaria, sino efectuar en la sede del SNM un procedimiento formal. Se estableció con el fin de que este trámite sea un proceso más ágil y transparente.

Ese mismo año, también se prohibió al SNM conceder permisos de residencia a extranjeros, cuando éstos lo pidan bajo la categoría de ‘solvencia económica por inversión en bien inmueble' y la propiedad esté a nombre de una sociedad anónima con acciones al portador. La única forma de aceptar como válida la inversión cuando está bajo una sociedad anónima es que las acciones de la compañía sean nominales y estén a nombre del solicitante del permiso de residencia y sus dependientes.

Lo anterior quedó establecido en el Decreto Ejecutivo 147 de 17 de marzo de 2017 que elimina un artículo del decreto 320 de 2008, que permitía a migración conceder el permiso de residencia a extranjeros que hubiesen invertido entre $200 mil y 300 mil en bienes raíces ‘y que por razones de fuerza mayor o caso fortuito no hayan podido sustentar la titularidad del bien antes de la entrada en vigencia' del reglamento.

El año pasado se registró la entrada de decenas de extranjeros que quedaron varados en las fronteras de Panamá con Colombia y Costa Rica.

En 2016 el gobierno canceló las ferias de Crisol de Razas, que regularizaba a migrantes por dos años.