La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Economía

Los problemas de la agricultura en Panamá

Los tratados internacionales han promovido la importación, pero no se ha dado la transferencia de tecnología

G racias a la iniciativa de protagonistas del sector agropecuario, formamos parte de una red en la que nos enteramos de los problemas del agro y de los esfuerzos que se están haciendo para superar esa crisis, donde los productores, al momento de la cosecha, se encuentran que el país está inundado de productos importados.

Los tratados internacionales han promovido la importación, pero no se ha dado la transferencia de tecnología para que seamos competitivos, y todo esto se traduce en una baja participación del sector agropecuario en el Producto Interno Bruto a partir del momento que intentamos integrarnos a la economía global.

Dentro de este escenario, la educación resulta ser el eje fundamental para que haya desarrollo económico. En primera instancia, debe darse un desarrollo social que tenga la capacidad de apropiarse de la tecnología necesaria. De manera que necesitamos incentivar a los técnicos agropecuarios, que están a punto de desaparecer; los que existen, están próximos a jubilarse y no estamos preparados para que haya un relevo generacional en esta rama. Se están extinguiendo estos profesionales.

El Ministerio de Educación tiene colegios a lo largo y ancho del país donde forman bachilleres agropecuarios, les dan una formación básica pero éstos requieren de estudios superiores para tener una formación terminal que les permita insertarse en el mercado laboral de forma competitiva.

En ausencia de esas oportunidades, los egresados de estos colegios terminan emigrando de sus regiones en busca de un trabajo de cualquiera naturaleza, frustrando esa vocación que tiene la gente del interior por el trabajo de campo.

La inversión que hace el Estado se pierde cuando estos jóvenes no encuentran oportunidades de realizarse en el sector agropecuario.

La Ley 448, que modifica artículos de la Ley 4 de 1994 y que aprobó la Asamblea Nacional por insistencia, abre la posibilidad de que con el porcentaje del Fondo Especial de Compensación de Intereses (FECI) designado a la educación, se pueda formular un programa de becas y préstamos a los egresados de los colegios agropecuarios, propuesta que fue presentada por la Universidad Tecnológica Oteima, con la intención de que sea un programa sostenido y sustentable.

Uno de los factores estructurales que causa la injusta distribución de la riqueza, es la falta de políticas públicas para atender al sector agropecuario.

DOCENTE UNIVERSITARIO