La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Economía

Director de la DGI deja el cargo sugiriendo la revisión de los regímenes fiscales

La DGI proyecta recaudar en 2018 unos $5,907 millones, pero ‘hay rubros de la economía, como los puertos, que no pagan impuestos, y eso debería cambiar', dijo ayer el funcionario saliente durante su informe de gestión

Publio Cortés aboga por autonomía administrativa para la DGI.

La Dirección General de Ingresos recaudó $5,505 millones en tributos y proyecta aumentar esa cifra a $5,907 millones para este año.

Según Publio Cortés, director saliente de la DGI, quien ayer presentó un informe de gestión, esto es ‘a pesar de que Panamá es la jurisdicción de América Latina con menos presión tributaria y que destina los mínimos recursos para la operación del ente recaudador en relación a los ingresos'.

Con base en la cifra anterior, Cortés comentó que de seguir ese ritmo, para el segundo semestre se registrará un dinamismo importante, por lo que se atrevió a pronosticar que el 2018 cerrará con números muy positivos, ‘siempre que se mantenga el impulso logrado en 2016 —cuando sin ningún tipo de reforma fiscal— se sobrepasó, por primera vez, la barrera de los $5 mil millones en ingresos recaudados', destacó el funcionario.

Cortés, quien estará al frente de la entidad hasta el 30 de abril, indicó que para hacer sostenible el dinamismo en recaudación y catapultarlo, se debe dar continuidad y fortalecer los programas de control fiscal, así como ‘revisar las exenciones fiscales, ya que son muchas'.

EXONERACIONES

En el caso de la exoneración, el funcionario saliente opinó que ‘de lograrse', no se afectará la competitividad del país, y tendrá un impacto inmediato en la recaudación'.

‘Hay rubros de la economía como los puertos que no pagan impuestos, al igual que las empresas públicas', dijo

Su idea no es quitar las exoneraciones ‘de un día para otro', pero hay que programar que en un periodo de cinco a seis años, ‘quizás paguen menos impuesto sobre la renta, pero que los puertos paguen algo por lo menos', sentenció.

También planteó que Panamá carece de petróleo, gas natural y experiencia en minas, a diferencia de Chile, Colombia, Perú y Bolivia, que sí gravan las riquezas que emanan de esa fuente. En el caso de Panamá, su riqueza se concentra en la logística vinculada al Canal, ‘allí se genera una riqueza que sería interesante analizar, aunque la Constitución no lo permita, pero ese es nuestro petróleo'.

Para una DGI fortalecida, Cortés sugirió dotar a la entidad de recurso presupuestario, personal y tecnología, para que se le dé continuidad a los programas de auditoría electrónica, fiscalización masiva, control de precio de transferencia, cobranza administrativa y cobranza coactiva.

Por último, el también abogado que renunció para regresar a ejercer a la esfera privada, clamó por autonomía administrativa en la entidad, ya que es necesaria para fortalecer la tributación, algo similar al Ministerio Público o la Policía Nacional, una entidad apolítica que tenga personal técnico con estabilidad laboral y cuya gestión no dependa de los cambios de gobierno.

La Dirección General de Ingresos envió una nota a este diario, que será publicada en su totalidad el día lunes 23 de abril, donde aclara que la recaudación a marzo de 2018 no fue de $5,907 millones como publicamos originalmente en la nota "Director de la DGI deja el cargo sugiriendo la revisión de los regímenes fiscales", página 1B del 19 de abril;  sino que esa es su proyección anual de recaudación para 2018.

También aclararon que el director saliente, Publio Cortés, no está de acuerdo con el impuesto a las transferencias bancarias que se han establecido en otros países, y que Panamá tiene una ventaja competitiva al no tener ese tipo de impuestos.