La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Economía

Obstáculos del MEF ante último año de gobierno

A la actual administración también le falta concretar el tema de la dispensa fiscal por $300 millones que, según anunció Varela, le solicitaría a la Asamblea Nacional,

El Ministerio de Economía y Finanzas tiene una serie de pendientes por resolver.

A menos de un año de que el presidente, Juan Carlos Varela, finalice su periodo de gobierno, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) enfrenta un espinoso camino con temas pendientes por resolver.

En medio de la inminente renuncia del titular de la cartera del MEF, Dulcidio De La Guardia, la entidad tiene pendiente la modificación de la Ley 34 de 2008 sobre la Responsabilidad Social Fiscal, y de la Ley 38 del Fondo de Ahorro de Panamá, cuya modificación ya recibió el visto bueno por parte del Gabinete y debe ser solicitada por el MEF dentro de los próximos días.

A la actual administración también le falta concretar el tema de la dispensa fiscal por $300 millones que, según anunció Varela, le solicitaría a la Asamblea Nacional, una vez se dé inicio al quinto periodo ordinario de sesiones, el primero de julio próximo, para elevar el déficit fiscal hasta el 1% y que, de acuerdo con la Ley de Responsabilidad Social Fiscal, estaba fijada en 0.5% del producto interno bruto (PIB) para este año.

También figura en la lista de pendientes del MEF el proyecto de ley para la modernización del sistema financiero internacional de Panamá que propone adoptar nuevos productos de innovación financiera como las fintech y modifica algunos procesos.

Otro reto será la aprobación de presupuesto de las 89 instituciones estatales para la vigencia fiscal del 2019, que dependerá primero de la composición de la Comisión de Presupuesto, lo que a su vez dependerá de la nueva Junta Directiva.

Además, la entidad tiene pendiente la aplicación de la modificada Ley 448 del Fondo Especial de Compensación de Intereses (FECI), que fue aprobada por insistencia en la Asamblea y que ha generado un debate entre los sectores productivos y de la construcción.

Sin duda, será un último año teñido de política en las finanzas públicas.