Temas Especiales

24 de Oct de 2020

Economía

Comportamiento organizacional, reflejo de ética

La ética corporativa ha demostrado tener tal grado de influencia en la prosperidad y beneficio que ha dado lugar al desarrollo de investigaciones y ránkings especializados

Cuando se analiza el éxito de una entidad, el enfoque debe de abarcar más que solo las cifras con respecto a su rendimiento financiero y es que las conductas éticas puestas en práctica tienen una importante incidencia en el éxito de las operaciones de negocio.

Aquí es cuando los académicos en materia de ciencias administrativas buscan un enfoque más específico, haciendo énfasis en que existen dos grupos de participantes, internos y externos, a nivel organizacional que deben de ser considerados en el análisis cuantitativo aplicable a la valuación financiera de una entidad en particular.

Entre los participantes internos se consideran a los empleados de la organización, mientras los participantes externos son representados por usuarios interesados en localizar su capital en diversos sectores e industrias, así como la sociedad en general. Y aunque es más común el encontrarse con estrategias corporativas con mayor enfoque en satisfacer los intereses de este grupo externo, los contados pero trascendentales eventos relacionados con la salud financiera en el mundo corporativo del siglo XX y XXI han demostrado que la ética interna debe ser atendida.

RENDIMIENTO INTERNO

Diversos de estos eventos se les ha atribuido como punto de origen las conductas adoptadas por los puestos administrativos, principalmente, aquellos con poder de incidencia, es decir, los altos mandos. Y a pesar de que en ciertas ocasiones las faltas éticas son consideradas intencionales, como en el caso del escándalo corporativo Enron a inicios del siglo XXI, en otras ocasiones estas acciones podrían considerarse el resultado de una falta de orientación ligada al pobre interés con respecto al desarrollo de estrategias éticas internas que busquen maximizar rendimientos financieros por medio de un compromiso y buen desempeño de los empleados que se vea reflejado en su comportamiento.

El considerar que las ganancias son solamente el resultado de una atención a la atracción del público externo es una práctica errada, afirmación que corroboramos en base al concepto Comportamiento Organizacional conocido comúnmente bajo la denominación anglosajona Organizational Citizenship Behavior (OCB).

Este concepto busca definir una relación entre materia psicológica, sociológica, económica y comunicativa que es trascendental para el óptimo desarrollo de las actividades. El alcance de este nivel óptimo se verá reflejado en el mayor compromiso que adopte el individuo por arriba de las responsabilidades asignadas, incrementando su nivel de rendimiento e impactando de manera positiva las ganancias que se generen de las operaciones de un negocio en particular.

Estudios académicos revelan que el desenvolvimiento de los empleados con respecto a sus funciones en el área de trabajo es el reflejo de la cultura corporativa, en donde la ética y la inclusión juegan un papel fundamental en cuanto al compromiso y buen desempeño que un empleado mantenga para con su firma ( How does ethics contribute to firm financial performance, Journal of Management , 2013).

Este concepto desarrollado a mediados de los años 1980 a mayor amplitud no es novedoso en el mundo general de las ciencias administrativas, ya que ha sido considerado a inicios del siglo XX por influyentes en la materia como el ingeniero americano Frederick Taylor quien desarrolla una teoría basada en sus ideales de maximización simultánea de prosperidad tanto del empleador como del empleado en particular (citado por Busines Management , 2018).

Pero para que el concepto comportamiento organizacional conduzca a niveles óptimos de rendimiento, debe de considerarse en conjunto con el desarrollo de prácticas que exijan una conducta ética a nivel corporativo. De no establecerse un principio de ética que considere las condiciones de los participantes internos, es complicado el lograr esa conducta de interacción entre los empleados que permita óptimo desempeño.

FICHA

La autora conduce el segmento ‘Su ventana financiera' en @Estrellaonline

Nombre completo: Laritza del Rosario Lezcano Navarro

Ocupación: Consultora Financiera

Resumen de su carrera: Master en Inversiones y Finanzas y Diplomado de Economía y Finanzas de la Universidad Queen Mary University of London. Licenciatura en Contabilidad, Banca y Finanzas de la Universidad Santa María La Antigua de Panamá. Experiencia laboral en auditoría comercial, análisis financiero e implementación de análisis cuantitativo.

La ética corporativa ha demostrado tener tal grado de influencia en la prosperidad y beneficio que ha dado lugar al desarrollo de investigaciones y ránkings enfocados en determinar entidades con significativos niveles de ética. Entre las publicaciones más destacadas se encuentra el ránking de Las Compañías Más Éticas a Nivel Mundial, elaborado por el Instituto Ethisphere anualmente desde el año 2007.

Haciendo consulta de los tres últimos reportes emitidos por dicho instituto, la lista de sectores y compañías listadas en el ránking ha aumentado aproximadamente a 57 sectores y 135 compañías, lo cual es un indicativo de que cada día son más las administraciones corporativas que se interesan por mantener altos niveles de ética ya que el aplicar tiene un costo económico.

Dependiendo del mercado de capital de la empresa se deberá pagar una cuota inicial que oscila entre los $1,000 - $1,500. Sin embargo, la cuota no asegura ser listado dado que también debe de cumplirse con un aporte de información que comprende cinco áreas a las cuales se les atribuye un porcentaje de importancia que varía entre cada una de ellas.

Por ejemplo, la categoría predominante es el programa de cumplimiento y ética a la que se le asigna un 35%, seguido de ciudadanía corporativa y responsabilidad (20%), cultura ética (20%), gobierno (15%) y liderazgo, innovación y reputación (10%).

La idealización de que la ética otorga maximización del valor se corrobora con las cifras reportadas por Ethisphere, las cuales indican que los rendimientos a largo plazo de las acciones de compañías públicas ingresadas en la lista son mayores en comparación al rendimiento de la referencia de mercado de empresas de alta capitalización de Estados Unidos (US Large Cap Index). Para un término de 10 años, las compañías listadas en el ránking de ética sobrepasan 10.72 % los rendimientos de la referencia y sobre un período de 3 años 4.88% (retornos extras reportados por el sitio oficial Ethisphere.com).

Consultando las listas, no es una casualidad que las empresas honoradas con el reconocimiento pertenezcan a economías altamente activas listadas entre los mejores Producto Interno Bruto (PIB) a nivel mundial y altos estándares de calidad de vida con respecto a la población promedio, afirmación basada en el artículo publicado por el Foro Económico mundial 2018, en el cual se listan a EE. UU, Reino Unido, Japón, Alemania, Francia, Italia, Canadá, Brasil e India entre las diez economías más grandes del mundo para el presente año.

Por otro lado, los esfuerzos en inclusión de prácticas éticas por parte de corporaciones con origen en estas economías listadas se alinean a los resultados reportados en el informe Country RepTrack, emitido por el Instituto de Reputación que realiza un análisis de la reputación de diversas naciones.

Los beneficios que otorga la consideración y el esfuerzo de inclusión de las buenas prácticas en las operaciones en concepto de primas o retornos son una de las motivaciones claves para que sean cada vez las corporaciones y sectores que decidan maximizar sus esfuerzos con respectos a la promoción del concepto comportamiento organizacional.