Temas Especiales

29 de Mar de 2020

Economía

Fusiones y adquisiciones

La diferencia entre el valor que el adquiriente propone pagar y el precio pre-compra es la prima pagada a los accionistas de la entidad adquirida con el objetivo de concretar la compra

Con el acontecer de múltiples eventos en el ámbito económico nacional como internacional es necesario que usted, como potencial inversionista de los mercados de capitales, esté a la vanguardia.

Entre los temas que destacan a nivel regional tenemos un mayor movimiento en el mercado de fusiones y adquisiciones en América Latina, particularmente, en el ámbito intrarregional. Al momento actual, incrementan las empresas latinas que ubicadas en un determinado país de la región adquieren empresas en otros países latinos, cuya motivación es atribuible a que las adquisiciones son una estrategia de combinación de negocios que ofrece una ruta menos compleja para las entidades integrarse en nuevos mercados así como captar nuevas habilidades.

Este es un dato importante para todo aquel interesado en el mercado de acciones y sus potenciales rendimientos, dado que estas transacciones pueden tener tanto a corto como a largo plazo un impacto significativo en el valor de las acciones de las entidades participantes, es decir la entidad adquiriente y la entidad adquirida.

Desde la perspectiva de la entidad adquirida, antes de la adquisición el precio de la acción de esta entidad reporta usualmente una tendencia al alza como resultado del potencial pago arriba del precio de mercado (precio pre-compra) por parte del adquiriente. La diferencia entre el valor que el adquiriente propone pagar y el precio pre-compra es la prima pagada a los accionistas de la entidad adquirida con el objetivo de concretar la compra.

En cuanto a las acciones de la entidad adquiriente, el impacto a la baja de precio que usualmente reportan sus acciones se atribuye a una serie de factores que implican desde las probabilidades de logro de las sinergias o ventajas que se proyectan obtener de la transacción, el precio pagado por acción, hasta la forma en que se decida pagar por la adquisición.

Con respecto a la forma de pago, la cual puede llevarse a cabo en efectivo, con acciones o una combinación de ambas, impone diversos riesgos.

A manera de ejemplo, la adquisición puede conllevar a desembolsar una suma significativa de efectivo que requiere la emisión de nueva deuda para obtener el capital requerido. En el caso de que la estructura de capital del adquiriente reporte elevados niveles de deuda se incrementan los riesgos de incumplimiento de pago lo cual tiene un impacto directo en las clasificaciones otorgadas a la emisión de deuda corporativa o bono y por ende un mayor costo o tasa de interés.