La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Economía

La nueva era de la globalización

Durante el Foro Económico Mundial, celebrado esta semana, se puso sobre la mesa de debate la globalización 4.0, un período económico cargado de retos para lograr que tanto las potencias como los países en vías de desarrollo se vean beneficiados

La investigación y desarrollo dan paso, una vez más, a que los avances tecnológicos sean uno de los principales contribuyentes a cambios en prácticas comerciales y económicas en el ámbito global, que dan origen a la globalización 4.0, una nueva forma del fenómeno que la humanidad ha experimentado desde el siglo XV, período en el que se reportaron las primeras embarcaciones del viejo al nuevo mundo.

Y pesar de que la manifestación de una nueva forma de globalización es positiva bajo la consideración de que fomenta el crecimiento y desarrollo a través la interconexión e interconectividad entre mercados, muchos son los cuestionamientos que surgen en cuanto a los beneficios que el ‘globalismo' pueda generar a las naciones con posiciones menos favorables en lo que a infraestructura y capital humano respecta.

LAS ERAS DE LA GLOBALIZACIÓN

Para trazar las motivaciones de dichos cuestionamientos, es importante reconsiderar detalles que caracterizan las previas eras a la 4.0 y el panorama que se ha originado a partir de las acciones fomentadas e implementadas en los períodos de tiempo que cada una de estas eras comprende.

Listando de manera progresiva los períodos descritos por Thomas Friedman en su Libro The World is Flat (2005), podemos discernir que en cada uno de ellos se ha dado lugar a la materialización de movimientos comerciales en el ámbito mundial que han tenido un impacto en lo que se describiría como la reducción del mundo, caracterizado por la facilidad y rapidez de intercambio de productos, servicios y personas. Sin embargo, a la vez se ha impuesto costos que a la fecha continúan latentes.

En lo que respecta a la globalización 1.0 (1492-1800), esta se caracteriza por sentar las bases del comercio de productos entre el nuevo y viejo mundo donde las distancias eran una limitación resultado de la poca capacidad para la movilización.

Posteriormente, entre 1800 al año 2000 se desarrolla plenamente la globalización 2.0, caracterizada por la reducción de barreras proteccionistas, presencia internacional de productos y servicios que dan paso al sector corporativo ganar mercado y tomar ventaja del arbitraje que permite la reducción de costos y la mejora de resultados operativos.

Iniciado el año 2000, tenemos las primeras manifestaciones de la globalización 3.0, período en el que el avance en telecomunicación y el internet potencian la capacidad de presencia de los países desarrollados y sus multinacionales, que contando con la capacidad financiera de diversificar operaciones trasladan no solamente sus fábricas sino que también establecen físicamente sus negocios en diversas locaciones internacionales.

Y a pesar de que estas acciones han fomentado la evolución del comercio y las sociedades mediante la presencia de personas, productos y servicios de países desarrollados en países del tercer mundo, no podemos negar que los mayores beneficios han sido para los primeros, quienes cuenta con una mayor capacidad de penetración de mercado, mientras quienes son receptores continúan reportando desigualdad, pobreza y analfabetismo.

Así lo ilustramos consultando la clasificación de diez (10) de las compañías más exitosas en el ámbito internacional y sus países de origen, entre los cuales están Estados Unidos, China, Alemania, Holanda y Japón. Cuatro países que se distinguen por su tecnología, capital humano y predominancia en los mercados internacionales.

Esta percepción de desigualdad es lo que llama a cuestionar: ¿de qué manera se promoverá la inclusión de los países en desarrollo a los beneficios que potencialmente se espera se generen de la globalización 4.0?

Y es que esta era supone un mayor reto si consideramos que la misma se origina de la Cuarta Revolución Industrial, caracterizada por los procesos tecnológicos que simplifican el manejo e intercambio de datos, disminuyen los problemas de asimetría de información entre partes, brindan un mayor acceso a productos y servicios a los consumidores, promueven procesos administrativos y de manufactura mayormente automatizados, donde la inteligencia artificial se describe como pilar para su desarrollo.

A partir de las implicaciones y el marco bajo el cual se desenvuelve la globalización 4.0, esta se definiría como fuente de potencial de cambios positivos para el desarrollo y crecimiento de las economías y sus participantes comerciales y todo aquel involucrado en el ‘globalismo', igual como se ha promulgado en previas eras.

Sin embargo, a futuro el reto consiste en descifrar cómo se procederá a la inclusión de los países en vías de desarrollo, cuando una gran parte de la población que los integra tiene poca o cero familiaridad en lo que a tecnología y manejo de herramientas respecta, debido a que la pobreza y el analfabetismo continúan significativamente presentes.

Es por ello que, entre otras razones, hoy en día el concepto de globalización vuelve a ser tema central de reuniones celebradas entre los jefes de Estado de las grandes potencias y figuras influyentes del comercio, la economía y la política en el ámbito internacional, quienes en conjunto buscan establecer un escenario donde no solo las corporaciones y sus países de origen sean los mayores beneficiarios, sino que los países del tercer mundo que participan de manera directa aportando oportunidades en términos geográficos y labor manual sean también incluidos.

Esto queda claro en las comunicaciones reportadas en la reciente agenda del Foro Económico Mundial, celebrado entre el 22 y el 25 de enero 2019 en Davos, Suiza, donde uno de los temas principales llevaba por título: ‘Globalization 4.0 ‘Shaping a Global Architecture in the Age of the Fourth Industrial Revolution”.

Las palabras que componen dicho título ilustran el reconocimiento de que existe una necesidad e interés en cuanto a que la nueva era de la globalización (4.0) se desarrolle bajo los parámetros que permitan eliminar la desigualdad que se ve reflejada en el limbo de conformismo que se teje en las naciones donde la baja calidad de vida, la pobreza y, por ende el bajo salario, reinan.

FICHA

La autora conduce el segmento ‘Su ventana financiera' en @Estrellaonline

Nombre completo: Laritza del Rosario Lezcano Navarro

Ocupación: Consultora financiera

Resumen de su carrera: Master en Inversiones y Finanzas y Diplomado de Economía y Finanzas de la Universidad Queen Mary University of London. Licenciatura en Contabilidad, Banca y Finanzas de la Universidad Santa María La Antigua de Panamá. Experiencia laboral en auditoría comercial, análisis financiero e implementación de análisis cuantitativo.