La Estrella de Panamá
Panamá,25º

12 de Nov de 2019

Economía

Experto dice que mala asignación de funciones frena productividad en A.Latina

El Informe Regional sobre Desarrollo Humano (2016) de la ONU indica que la región se caracteriza por una alta incidencia de empleos precarios, informales y de baja productividad.

.

Imaginar que Cristiano Ronaldo deba jugar al tenis y la estrella de este deporte Serena Williams tenga que dominar el fútbol ilustraría cómo la mala asignación del recurso y el capital humano puede estar frenando el crecimiento y la productividad en Latinoamérica y el Caribe.


Igualmente lo explicaría ver a un abogado al volante de un taxi, a un médico empaquetando víveres en un supermercado o a un ingeniero en una ocupación informal.

El Informe Regional sobre Desarrollo Humano (2016) de la ONU indica que la región se caracteriza por una alta incidencia de empleos precarios, informales y de baja productividad.

Son hechos que alertan de este estancamiento y de que más gente está en situación vulnerable de volver a caer en pobreza, en parte por la desatinada asignación de funciones a personas con formación y capacitadas.

El ejemplo del futbolista portugués y la tenista estadounidense ha sido acuñado por el director regional para América Latina y el Caribe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el mexicano Luis Felipe López-Calva.

El economista mexicano dijo en una entrevista con Efe que la anécdota de Ronaldo y Williams es solamente para ilustrar, pero lo cierto es que la población en estas condiciones de vulnerabilidad es de alrededor del 35 %.

Explicó que es un porcentaje de la población que no es clase media pero tampoco es pobre, aunque sí en situación relativamente de "alta vulnerabilidad" de caer en la pobreza.

López-Calva aseguró que la productividad en Latinoamérica ha estado relativamente estancada y si se compara con la de países avanzados y que han crecido más rápido, "de hecho ha venido cayendo".

Explicó que una vía para mejorar la productividad en la región pasa porque "las personas que han sido educadas vayan a un lugar donde puedan explotar sus capacidades productivas, que haya empleos que se lo permitan, que se generen esos tipos de empleos y que las empresas productivas crezcan y tengan acceso a financiación".

"Todos esos elementos hacen posible aumentar la productividad, porque a mayor crecimiento mayores recursos fiscales y mayores empleos" no informales, remarcó el economista.

Según el Informe Regional sobre Desarrollo Humano, el promedio anual de personas que salieron de la pobreza fue de casi 8 millones en el periodo comprendido entre 2003 y 2008.

Esta reducción alcanzó un promedio anual cercano a 5 millones de personas de 2009 a 2014 y de alrededor de 2,8 millones entre 2015 y 2016, de acuerdo con el Informe Regional sobre Desarrollo Humano.

Estos datos revelan que el 42 % de la población regional vivía en condiciones de pobreza por ingresos en 2002, proporción que bajó a poco más de 24 % en 2013.

Este ritmo de reducción de la pobreza se desaceleró luego de la crisis económica de 2009.

En términos absolutos, la cantidad de personas en situación de pobreza por ingresos bajó de forma sostenida en esos años desde casi 214 millones hasta 142 millones, con 79 millones que abandonaron tal condición y de las que 52 millones vivían en condiciones de extrema pobreza en la región.

La clase media creció al sumar a casi 94 millones de personas.

A pesar de ello, la población vulnerable económicamente subió, pasando de 179 millones de personas en 2002 a 224 millones en 2013, año en que concentró el 38 % de la población, señala el informe.

López-Calva indicó que la región tuvo logros importantes en la primera parte de este siglo, desde 2012 hasta 2016, como la reducción de la pobreza, de la desigualdad y un crecimiento económico importante, gracias al auge del precio de los "commodities".

Aunque a partir de ahí, según el experto en mercados laborales, la pobreza y desigualdad, instituciones y microeconomía del desarrollo, se produce una "situación compleja en términos de que se han hecho evidentes problemas de productividad, el crecimiento se ha vuelto más lento y ha habido gente cayendo otra vez en pobreza".

"Nos dimos cuenta entonces que si bien había crecido la clase media y se había reducido la pobreza, la mayoría de la gente en Latinoamérica seguía en un estado de vulnerabilidad y podía fácilmente caer otra vez en pobreza, como ya está ocurriendo", afirmó.

El "gran reto", destacó, es recuperar el crecimiento y tener esquemas de protección para esta gente en riesgo de volver a la pobreza, lo cual, señaló, sería por el camino de la inclusión productiva y el mejoramiento de los mecanismos de resiliencia.