La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Economía

Estados Unidos registra poca generación de empleo en febrero

Luego de 17 meses los negocios estadounidenses contrataron a menos personas el pasado mes de febrero, lo que supone la última señal de desaceleración

El presidente estadounidense, Donald Trump, destacó que el desempleo femenino se encuentra en niveles muy bajos comparado con enero de 2011.

Los negocios estadounidenses crearon en febrero la menor cantidad de empleos nuevos de los últimos 17 meses, lo que supone la última señal de una desaceleración más amplia de la economía de Estados Unidos.

La economía estadounidense agregó 20 mil nuevos puestos de trabajo en febrero, el menor registro desde septiembre de 2017 y muy por debajo de las expectativas de los analistas, que habían anticipado unos 175 mil, de acuerdo a los datos difundidos este viernes por el Gobierno.

De hecho, la media mensual de creación de empleos de los últimos doce meses en Estados Unidos está situada en torno a los 200 mil.

El sector de la construcción, que registró una pérdida de unos 31 mil empleos, fue el más damnificado.

Pese a la frágil generación de trabajos, el índice de desempleo bajó dos décimas respecto a enero, hasta el 3.8%, lo que mantiene a la primera economía del mundo en un nivel cercano al pleno empleo.

Asimismo, febrero ha marcado el mes número 100 en el que el empleo crece de manera consecutiva en Estados Unidos, la racha más larga de bonanza en el mercado laboral de que se tiene constancia.

Tras la publicación del informe, el presidente estadounidense, Donald Trump, destacó que el desempleo femenino se encuentra en niveles muy bajos comparado con enero de 2011, en el inicio de la recuperación de la crisis económica.

"El índice de desempleo entre las mujeres ha bajado al 3.6% - estaba en el 7.9% en enero de 2011. ¡Las cosas se ven bien!", apuntó Trump en un tuit en el Día Internacional de la Mujer, aunque el dato al que se refirió se encuentra en realidad en el 3.8%.

En declaraciones a los periodistas, Trump dijo que "lo importante" de los datos del Departamento de Trabajo es que "los salarios han crecido".

En este sentido, el apretado mercado laboral en Estados Unidos está provocando que las empresas ofrezcan mejores salarios y beneficios para atraer o retener a los trabajadores. Así, el salario medio subió en febrero en $0.11 la hora, hasta los $27.66 y, en los últimos 12 meses, las nóminas se han incrementado en un 3.4%, por encima del acumulado del mes pasado, que registró un alza del 3.2%.

Por su parte, la tasa de participación en la fuerza laboral, es decir, la proporción de estadounidenses que se encuentran empleados o buscando empleo, se mantuvo en el 63.2% registrado en enero.

A algunos analistas les preocupaba que otro informe sólido de empleos este mes pudiera acelerar el calendario de aumentos de tasas de interés por parte de la Reserva Federal (Fed).

No obstante, la floja generación de puestos de trabajo puede respaldar la decisión de la Fed de imponerse una pausa en sus incrementos de tipos de interés hasta la segunda mitad del año.

En su primera reunión sobre política monetaria del año celebrada en enero, la Fed mantuvo los tipos entre el 2.25% y el 2.50%.

En el informe conocido como "libro beige", publicado esta semana, el banco central constató la ralentización de las perspectivas económicas de Estados Unidos debido al cierre parcial del Gobierno federal a comienzos de año, la debilidad de la demanda global y los mayores costes debido a los aranceles impuestos por Trump.

Tras conocerse el informe de desempleo, Wall Street abrió con pérdidas y el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, bajaba un 0.82% minutos después de la sesión.

A mediados de febrero se conoció la primera estimación de la evolución del producto interior bruto (PIB) de Estados Unidos en 2018, que se situó en el 2.9%, el mayor ritmo desde 2015.

De cara a 2019, sin embargo, las perspectivas apuntan a una ralentización de la economía, que se espera en torno a un 2.3% a medida que los efectos de la reforma fiscal aprobada por Trump a finales de 2017 comienzan a diluirse, según las proyecciones de la Fed.