La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Oct de 2019

Economía

'La tuca que no tenga chip es ilegal'

Ayer se relanzó un sistema de trazabilidad y control forestal; y a partir de hoy, todo el producto que pase por los puestos de control deben tener un chip de identificación

El Sistema de Trazabilizad y Control Forestal permite verificar la legalidad de los productos forestales.Roberto Barrios | La Estrella de Panamá

A partir de hoy, toda la madera que salga de los bosques de Darién y que pase por los controles de seguridad de esa región del país deberá estar debidamente identificada con un chip de trazabilidad.

“De hoy en adelante, la tuca o la madera de bosque natural que no tenga el chip es ilegal y será decomisada”, advirtió el ministro de Ambiente, Milciades Concepción, durante una gira de trabajo en el puesto de control de Chepo y para el relanzamiento del Sistema de Trazabilidad y control Forestal.

Concepción aseguró que este mecanismo da seguimiento y verifica la legalidad de los productos forestales a través de toda su trayectoria, desde la realización de los censos en las áreas de aprovechamiento hasta los patios de acopio. A su vez, “la herramienta permite evitar la tala ilegal, que es la actividad responsable del exterminio de los bosques panameños” y con su implementación Panamá se convierte en uno de los países “pioneros”.

Indicó que la herramienta es de mucha utilidad para que la entidad pueda dar seguimiento y verificación de la legalidad de los productos forestales a través de toda su cadena de producción.

“Con este relanzamiento se busca continuar con la efectiva fiscalización en el otorgamiento, verificación de campo, otorgamiento de guías de transporte de la madera”, manifestó.

Por su parte, el director forestal, Víctor Francisco Cadavid, explicó que los chips se colocan desde el campo del bosque. Las etiquetas pueden ser azules o amarillas, dependiendo del censo o corte. El dispositivo cuenta con información general sobre la especie. “Este sistema permitirá conocer desde antes de que se corte el árbol, el día que lo cortaron y de allí en adelante todo el recorrido hasta el país donde va a llegar o si se va a quedar en Panamá cuando llega a una industria”, expresó Cadavid.

Actualmente este sistema se está aplicando en Panamá Este y Darién y será habilitado progresivamente en otras regiones del país.

La madera que se puede aprovechar debe ser de manejo forestal sostenible y de planes de aprovechamiento forestal comunitario, dijo.

No obstante, el ingeniero forestal de MiAmbiente, Melanio Aguilar, considera que la mayor parte de la extracción de madera se da a través de los permisos comunitarios.

“Estos permisos comunitarios no son ilegales, son legales y están supervisados por el Ministerio de Ambiente”, aseguró Aguilar, resaltando que la función del sistema es fiscalizar o velar porque la madera que se está sacando es de un bosque que se puede recuperar en un periodo de tiempo determinado.

Por su lado, Cadavid afirmó que si se detecta una irregularidad o ilegalidad, se puede sancionar al infractor con una multa administrativa de hasta $10,000. Y puede entrar hasta a un proceso penal.

Las tucas que no cuenten con la debida identificación se retienen, se decomisan y son entregadas en donación a otras entidades estatales que las requieran para sus actividades o pueden ser usadas por MiAmbiente.

Pérdida de bosque

La madera que se extrae en Panamá Este proviene de los bosques naturales del área de la selva de Darién y de la comarca. Se estima que hasta hace unas décadas la provincia de Darién tenía una cobertura boscosa de 5,970 kilómetros cuadrados, pero en los últimos siete años (2012-2019) “el pulmón del país” perdió el 20% de ella, más de 20 mil hectáreas. De este total de bosque perdido, el 90% es por tala ilegal y 10%, por tala legal, aseguró Concepción.

El ministro también achacó a la tala rasa o corte a ras de suelo de todos los árboles de una plantación —que se utiliza para la ganadería y la agricultura— como el principal causante de la pérdida de bosques en este sector del país.

En esa misma línea, añadió que la ley dice que también se debe sacar permiso para la práctica de la tala rasa. “Y eso también lo estamos supervisando”, anotó Concepción, subrayando que “para que una tala sea legal primero se tiene que aprobar un plan de manejo”.