26 de Feb de 2020

Economía

Al pesebre paraguayo también le afecta la recesión y freno del consumo

Empresarios alertaban de un enfriamiento del consumo, no fue hasta primeros de octubre que el ministro de Hacienda, Benigno López, admitió que Paraguay experimenta un periodo de "recesión" económica

Pesebres
Pesebres este lunes en el Mercado 4, una zona comercial popular de Asunción, Paraguay.Nathalia Aguilar | EFE

La recesión económica que afecta Paraguay tiene sus consecuencias sobre los productos navideños como las figuras de barro, la flor de coco y otros utensilios con los que se arma el pesebre, el referente de la Navidad en el país suramericano, cuyas ventas han caído con fuerza en relación al pasado año.

A un día de la Nochebuena, los vendedores de esos productos del Mercado 4 de Asunción, un importante termómetro del consumo de la capital, explicaban que seguían ofertando esos productos, cuando otros años ya los tenían totalmente agotados por estas fechas.

"Tenemos todavía muchos (pesebres) para armar, pero ya no lo vamos hacer y como te darás cuenta no hay tiempo porque ya no los vamos a vender", expresó este lunes a Efe Fabiola Villagra, en medio de varias casitas, los belenes de paja que componen el pesebre.

"Debe de ser por la crisis", agregó Villagra, que lleva desde los primeros días de diciembre junto con su pareja, el artesano que confecciona pesebres de diferente tamaño.

Ambos dijeron que la notoria bajada del consumo se resiente también en el "caranday poty" (flor de coco en guaraní), el más típico de los aromas de la Navidad paraguaya, que sirve para adornar tantos los pesebres como los hogares en esta época del año.

Para los Mendoza, una familia proveniente de Aregúa, la localidad alfarera de mayor presencia comercial en la capital, tampoco la Navidad se está comportando como las anteriores en cuestión de venta de figuras y artesanía navideña.

"Nosotros en esta época solemos tener ya casi vacías las mesas, pero este año hubo poco flujo de dinero más bien porque los cajeros de la zona no funcionaban como debía y eso desalienta el comercio a los comerciantes informales", señaló Armando.

Agregó que muchos empresarios no pagaron a tiempo el aguinaldo a sus trabajadores, que tradicionalmente se abona el 15 de diciembre, lo que contribuye a fomentar el consumo sobre todo en un año recesivo de la economía local.

"Los políticos y los empresarios debieran de pensar menos en ellos mismos y crear las condiciones adecuadas para que los pequeños comerciantes podamos crecer", subrayó Mendoza, rodeado de figuras de barro atiborrados en precarios escaparates.

Si bien los economistas y empresarios alertaban de un enfriamiento del consumo, no fue hasta primeros de octubre que el ministro de Hacienda, Benigno López, admitió que Paraguay experimenta un periodo de "recesión" económica.

López hizo esas declaraciones luego de que el producto interior bruto (PIB) registrase una caída del 3 % en el segundo trimestre de 2019 con respecto al mismo periodo de 2018.