Temas Especiales

02 de Jun de 2020

Economía

Remesas globales podrían disminuir $110 mil millones este año, alertó la OMI

La merma podría darse porque muchos migrantes se están quedando sin empleos por la crisis sanitaria y no pueden enviarle dinero a sus familias

migrantes
Muchos migrantes no pueden continuar su paso por los países por las restricciones de movilidad.Archivo / La Estrella de Panamá

A medida que el mundo sufre las repercusiones socioeconómicas de la pandemia del Covid-19, el flujo de las remesas globales a países de ingresos medios y bajos caerá drásticamente en 2020, en un porcentaje aproximado del 20%, lo cual equivale a un monto de $110 mil millones, alertó ayer la Organización Internacional para los Migrantes (OMI).

En su análisis “Remesas en crisis – Cómo mantener el flujo de las mismas”, la OMI destaca que el flujo financiero transfronterizo se podría ver mermado debido a que muchos migrantes se están quedando sin empleos, se reducen sus ingresos o se quedan varados en sus países de acogida con poco o ningún apoyo, por lo que no pueden enviarles dinero a sus familias en sus países de origen.

Se estima que el 75% de los migrantes del mundo trabajan en países donde se han reportado tres cuartas partes de los casos del Covid-19 en el mundo. El 90% de las remesas globales son enviadas por migrantes de estos países.

En este contexto, el organismo alertó que una reducción en las remesas podría tener importantes efectos en todas las economías y comunidades locales, resultando en una disminución en la inversión productiva, el gasto en consumo y el acceso a los servicios de educación y salud.

“Mientras anticipamos una fuerte desaceleración económica a nivel mundial, nuestra preocupación es que puede darse un efecto colateral aún más fuerte para las economías, comunidades y familias que dependen de las remesas en términos de empeorar el acceso a la educación, la salud y la nutrición, y de resultados que agraven la situación de pobreza”, dijo el Director General de la OIM, António Vitorino.

La OMI señala que en ambos extremos el canal de remesas ha tenido dificultad para los envíos. Y es que aunado a la escasez de ingresos de los migrantes por la crisis, los proveedores de servicios de remesas han tenido que cerrar o reducir sus horas de servicio, mientras que las restricciones de movilidad y el transporte público limitado dificultan que las personas lleguen a las sucursales y a los agentes de entrada / salida.

Señala que estas restricciones de acceso son desafíos críticos para la capacidad de muchos migrantes y sus familias de enviar y recibir remesas, ya que existe una conciencia y una adopción limitadas de canales digitales.

En esa línea, alertó que una reducción en las remesas tiene el potencial de revertir el progreso de desarrollo realizado en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y los ODS, por ello es crucial que se tomen medidas para garantizar que sigan fluyendo, incluso mediante el apoyo a un mayor acceso y uso de tecnologías digitales.

“ Las tasas más altas de inclusión financiera digital pueden mitigar esto y ayudar a mantener los flujos en canales formales”, remarca el organismo en su informe.

De acuerdo con la OMI, este llamamiento a la acción tiene como objetivo mostrar a la comunidad internacional los efectos socioeconómicos que la pandemia tiene sobre las remesas y sobre la situación financiera de los migrantes y sus familias.

Así mismo concientizar y convocar a los diferentes actores del sector de las remesas para que tomen medidas de mitigación que permitan desacelerar la caída en las remesas provocada por la pandemia e intentar sostener su flujo entre los migrantes y sus familias en países con ingresos bajos y medios. 

“Convocamos a legisladores, el sector privado y la sociedad civil para que pongan el foco en medidas específicas que podemos tomar en este sentido para apoyar a los migrantes y sus familias”, afirma Vitorino.

Por ejemplo, la OMI incentiva a los gobiernos y bancos centrales, para que, entre otras acciones, declaren los servicios de transferencia de remesas como de carácter esencial, establezcan medidas de apoyo económico que beneficien a migrantes y a proveedores de servicios de remesas, apoyen un mayor acceso y uso de tecnologías digitales, faciliten la implementación de regulaciones financieras vinculadas a las remesas. 

Resalta, además, que los proveedores de servicios de remesas son convocados para que brinden alivio a los migrantes mediante la reducción de los costos de las transacciones, para que inviertan en educación y alfabetización financiera y para que permitan un acceso sencillo a los canales para la transferencia de remesas.

Para el organismo la implementación de estos gestos de solidaridad hacia los migrantes y sus familias por parte de los actores claves en el ámbito de las remesas evitará que millones de personas caigan en situación de pobreza y también que haya un retroceso en los logros a los cuales aspiran varios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. 

La promoción y el mejora del flujo continuo de remesas es también vital para la resiliencia y la recuperación de las economías y comunidades locales en muchos países con ingresos bajos y medios, que se han visto seriamente afectados por la crisis sanitaria y socioeconómica provocada por la pandemia de COVID-19.

“Los objetivos y mensajes claves de este Llamamiento a la Acción vienen a reforzar el trabajo de larga data de nuestra organización en el ámbito de las remesas y el empoderamiento financiero”, sostuvo Marina Manke, Encargada de Movilidad Laboral y Desarrollo Humano en la OIM.

“Además de fomentar un conocimiento más amplio y una mayor investigación sobre el uso de las remesas y los impactos de las mismas sobre familias y comunidades, la OIM sigue trabajando en todo el mundo como lo ha hecho hasta ahora junto a gobiernos, sector privado y otras organizaciones de Naciones Unidas en iniciativas destinadas a ayudar a reducir los costos de transferencia de las remesas, mejorar la formación financiera y desarrollar políticas que fortalezcan las importantes contribuciones que los migrantes hacen a sus familias y sociedades por igual”.