Temas Especiales

10 de Jul de 2020

Economía

Negocios se vuelcan al comercio 'online', pero el Covid-19 desvela sus retos

El desarrollo del comercio en línea tiene gran potencial en Panamá, además de retos en materia de logística y entrega

Pese a que el comercio electrónico tiene presencia desde hace ya varios años, durante los últimos meses ha ido tomando más fuerza. Las restricciones para salir a las calles y el temor a contagios por la pandemia ha obligado a muchos consumidores a comprar más online.

Cumplir con los tiempos de entrega establecidos es uno de los grandes desafíos.Pixabay

Mientras que los usuarios más recientes se han visto obligados a superar los temores asociados a los pagos por internet, los distribuidores hacen todo lo posible para responder a esa gran demanda.

Para los especialistas, el comercio electrónico representa una oportunidad para los negocios y compras tradicionales.

Según un estudio de Visa, más de 13 millones de tarjetahabientes hicieron una transacción en comercio electrónico, por primera vez en 15 meses, en mercados clave de América Latina.

En Panamá se estima que una de cada tres transacciones se efectuó con una tarjeta sin contacto.

Sin lugar a dudas, el comercio electrónico es una realidad mundial de la que no escapa Panamá, y aunque su desarrollo todavía está en pañales, el cierre forzoso de las operaciones en la mayor parte de los comercios por la pandemia y el enganche de la promesa de entrega a domicilio, en un paquete todo incluido, lo está incrementando.

Sin embargo, todavía existen algunos retos y desafíos que superar, y que la pandemia dejó al descubierto.

En las últimos meses, restaurantes, ferreterías, bancos, supermercados, tiendas de ropa y hasta farmacias se están reinventando y dando el salto hacia esta otra modalidad comercial, cuyos beneficios permiten incrementar la productividad, disminuir los costos y hacer más eficiente el comercio, la industria y la gobernanza del país, según los expertos.

“El comercio electrónico ha evolucionado más en los cinco meses que en los últimos cinco años; y aunque todavía nos falta mucho por aprender, empresas de todos los tamaños están implementando tecnología de comercio electrónico, pago electrónico, cobro electrónico y sistemas que estaban presentes, pero todavía no habían sido adoptados por miedo, por incertidumbre o por desconocimiento”, expresó a La Estrella de Panamá Alex Neuman, especialista en comercio electrónico.

Por otra parte, Neuman precisó que hay retos importantes. En un principio el mayor obstáculo que presentó el desarrollo del comercio electrónico en Panamá fue la dificultad de entrada entre software, pasarelas de pago y otras prohibiciones. Pero “hoy eso ha sido resuelto en su mayoría”.

También reiteró que debe mejorarse lo referente a la entrega de las compras, sobre todo en un país que tiene más de 40 años de estar queriendo ponerse de acuerdo en cuanto a las direcciones.

De acuerdo con Neuman, una solución sería adoptar el método de Google, que divide las ciudades en una parrilla y le da un código (por ejemplo, 2F48+PC Panama City) a cada ubicación.

De hecho, José Francisco Palacios, gerente de Novey y Cochez, reconoció que como lección aprendida, arrancar las ventas a través del comercio electrónico y entregas a domicilio fue muy complejo para ellos por la forma como se dio. “Fue uno de los temas más duros, porque estábamos acostumbrados a servir a nuestros clientes de manera casi personalizada. No fue el mejor de los arranques y pedimos que nos disculpen”, argumentó Palacios en una entrevista en el noticiero matutino de Telemetro.

Desde la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia se conoció que la mayor cantidad de quejas de los clientes está relacionada con retrasos en la entrega de compras en línea en ferreterías.