Temas Especiales

03 de Dic de 2023

Economía

La moratoria sigue, solo hay que reactivarla, aclara la Asociación Bancaria de Panamá

Al 3 de junio hay más de 997 mil clientes que se acogieron a la moratoria. Suman aproximadamente $25 mil millones en casos que ya tienen una solución

El próximo 30 de junio se cumplen los tres meses de moratoria automática anunciada por los bancos el pasado mes de marzo, tras la llegada del Covid-19 al país y las medidas de cuarentena decretadas por el Gobierno.

Los clientes deberán acudir a los bancos para reanudar y justificar la moratoria.Archivo | La Estrella de Panamá

Cumplido este periodo, a partir del 1 de julio se entra en una segunda fase que “no es automática”, y en la cual los clientes deberán acercarse a su banco para demostrar que continúan afectados por la pandemia y así poder acogerse a los nuevos alivios financieros, aclaró la Asociación Bancaria de Panamá (ABP) en un conversatorio con los medios, tras las confusiones generadas en torno al tema.

Las soluciones temporales tendrán un plazo de hasta 180 días y cada banco deberá revisar los términos y condiciones de los préstamos de cada uno de sus clientes, incluyendo tarjetas de crédito, para definir así sus propias medidas de solución dependiendo del caso.

“Es importante recordar que la fase de medidas automáticas termina el 30 de junio y desde 1 de junio entramos en una fase que no es automática. Los clientes deben acudir a los bancos a plantear su situación personal para poder indagar si efectivamente siguen siendo afectados económicamente (por el Covid-19) y buscar la solución que corresponda a cada caso”, ratificó el presidente de la ABP, Carlos Alfredo Berguido.

Al 3 de junio hay más de 997 mil clientes que se acogieron a la moratoria, que suman aproximadamente $25 mil millones en casos que ya tienen una solución, informó la presidenta de la junta directiva de la ABP, Aimeé Sentmat de Grimaldo, quien reiteró a los clientes que si necesitan mantener algún tipo de solución temporal, que se comuniquen con sus entidades financieras para evaluar las opciones.

Aunque en estos momentos hay mucha preocupación por la crisis, Sentmat de Grimaldo recomendó a aquellos clientes que hayan recibido una reducción en su jornada y su compensación económica, que contacten a su institución financiera, y que en lugar de pedir una moratoria hasta diciembre, lo conveniente es que recurran a un nuevo crédito que se ajuste a esa realidad económica.

“Queremos entregarle una tranquilidad a los clientes; y que en lugar de estar pensando en periodos de cortos plazos, sean capaces, si ya tienen una indicación clara de cuál va a ser su nueva capacidad de pago, se acerquen al banco para refinanciar un nuevo crédito que se ajuste a esos nuevos ingresos y así puedan mantener su obligación al día...”, afirmó la banquera.

Destacó la solidaridad que han mantenido los clientes y que en estos tres meses de confinamiento han seguido afrontando sus obligaciones. Invitó a continuar manteniendo sus pagos para mantener el sistema bancario y que este, a su vez, pueda seguir aportando a la reactivación económica a través de financiamientos a las pequeñas, medianas y grandes empresas.

“Tenemos que seguir pensando en el futuro y comenzar a actuar de modo realmente solidario. No solo pagando los préstamos, aquellos que podemos hacerlo, sino también permitiendo que con ese pago y con esa actitud, los bancos puedan seguir apoyando a los clientes que no pueden pagar; y sostener así al tejido empresarial panameño en este momento en que vamos a iniciar esa recuperación”, remarcó Sentmat de Grimaldo.

¿Quiénes pueden aplicar a la nueva moratoria?

De acuerdo con Sentmat de Grimaldo, los que pueden aplicar a esta segunda fase son aquellos clientes que han tenido una suspensión de contrato, una reducción en su jornada laboral y en su compensación económica, o de empresas que producto de las medidas y la cuarentena no hayan podido operar y que todavía no estén abiertas; así como también independientes que durante estos tres meses no hayan podido recibir flujos de dinero por la crisis, siempre y cuando puedan demostrar a sus entidades financieras, que ha están siendo afectados.

“El rol de la banca y su propósito seguirán siendo los mismos: acompañar a nuestros clientes en sus proyectos de vida, acompañarlos a través de los financiamientos que entregamos a las personas y a las empresas para ayudarlos a crecer. Eso no ha cambiado”, puntualizó.

A la fecha hay más de 200 mil contratos suspendidos por el Covid-19, según datos del Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel).

El pasado 4 de mayo, el presidente Laurentino Cortizo anunció un acuerdo con la banca a través del cual se ampliaría la moratoria hasta el 31 de diciembre de 2020 para el pago hipotecas (préstamos residenciales), préstamos personales, a la pequeña y mediana empresa, al sector agropecuario, comerciales, al sector transporte, de autos y tarjetas de crédito.

Un acto que el dirigente del Partido Panameñista y excandidato presidencial José Isabel Blandón cuestionó debido a que, según le informaron miembros de la ABP, el documento que firmó Cortizo con relación al tema de la moratoria bancaria, no consistió en un acuerdo sino que fue el comunicado de la Asociación, por lo que considera “no tiene valor legal porque no es una ley ni un decreto”.

Te recomendamos ver