Temas Especiales

10 de Aug de 2020

Economía

El Canal apuesta al café de bajura para reforestar sus cuencas hidrográficas

La vía interoceánica panameña sembrará 150 mil plantones más de este café como  estrategia ambiental para proteger y ampliar la cobertura boscosa en sus afluentes

El café, una solución inesperada para preservar el Canal de Panamá 
Los plantones de café que sembrará el Canal fueron producidos por Acacpa  bajo la aplicación de buenas prácticas de cultivo. Larish Julio / La Estrella de Panamá

El Canal de Panamá sigue apostando al café como alternativa para reforestar sus cuencas hidrográficas en medio del reto que tiene de preservar el agua necesaria para seguir manteniendo su competitividad como puerta de entrada para el comercio mundial en el futuro.

Con miras a asegurar la suficiente vegetación y recurso hídrico para sus operaciones,  esta semana anunció que recibirá  150 mil plantones de café para ser sembrados como parte de la estrategia ambiental para proteger y ampliar la cobertura boscosa de la cuenca hidrográfica de la vía interoceánica, informó la Autoridad del Canal de Panamá.

Café con aroma del Canal
El café de bajura es de buen rendimiento para los productores.Larish Julio / La Estrella de Panamá

Los plantones que serán sembrados fueron producidos por la Asociación de Caficultores de la Subcuenca de los ríos Cirí Grande y Trinidad de la Cuenca del Canal (Acacpa), bajo la aplicación de buenas prácticas de cultivo.

La asociación nació de la organización de productores de café que sembraban el grano de manera tradicional y que ahora procuran establecer una siembra sostenible y protectora del ambiente bajo la modalidad de agroforestería.

La agroforestería es una técnica que les ha permitido mejorar el rendimiento por hectárea del café entre un 30% y 50%, de acuerdo con datos de los propios caficultores de Acacpa dados a este diario en una gira al lugar.

Especialmente, aquí se produce café robusta, cuyo cultivo se hace bajo la sombra, de manera natural y sin químicos, dando origen a un café totalmente orgánico, de buen rendimiento y exquisito sabor. Se estima que una planta de café de robusta puede producir hasta 5 libras del grano, anualmente, en 25 años.

Elza Martínez, presidenta de Acacpa, dijo que las parcelas de la asociación fueron establecidas en el año 2010 y desde entonces están produciendo y generando ingresos económico para sus familias.

Para tener una idea del rendimiento del café de bajura, solo en las subcuencas de Cirí Grande y Trinidad, en Capira, los productores ya han rebasado la siembra de 2,000 hectáreas de café robusta mejorado, generando cosechas de unos 500 quintales del grano, según cifras de septiembre de 2018.

Se estima que cada hectárea de café sembrado podría estar generando unos 23 quintales del grano y cada productor podría estar recogiendo entre 6 y 9 latas de café maduro diariamente, recibiendo un pago aproximado de $2.00 por cada lata cosechada.

Sin embargo, su costo de venta en el mercado al mercado es muyo mayor,  oscilando aproximadamente entre los $9.00 y $15.00 la lata de café en cereza madura y cereza seca, respectivamente. 

El ‘café robusta' mejorado también se comercializa molido y empaquetado bajo el sello Cuencacafé.

Los productores están conscientes de que “organizados podemos lograr muchas cosas”, expresó Martínez sobre el éxito que ha tenido hasta este  momento la asociación cafetalera que dirige con apoyo de la Autoridad del Canal de Panamá. 

Hasta 2018, unos 1,750 productores de 122 comunidades de la cuenca del Canal habían  establecido un total de 7,661 hectáreas de cultivos de café y más de 3.3 millones de plantones sembrados.

Y para “este año vamos a establecer 187 hectáreas de café con los plantones que está produciendo la Acacpa. Este café crece bajo sombra y desarrolla una cobertura vegetal protectora principalmente para las subcuencas de los ríos Cirí y Trinidad”, señaló Raúl Martínez, quien forma parte del equipo de especialistas ambientales del Canal de Panamá que supervisan y monitorizan estos proyectos.

El proyecto se estableció en dos partes en las comunidades de La Negrita y Teriá Nacimiento, donde, según la fuente, desde un principio se generó oportunidades de empleo para sus residentes.

El programa forma parte del Programa de Incentivos Económicos Ambientales (PIEA) que impulsa el Canal de Panamá con el apoyo de otras entidades estatales y organizaciones no gubernamentales.

Se conoció que el proyecto se extenderá hasta el año 2028 con una inversión estimada de $20 millones.

El proyecto es  también parte de la estrategia para el posicionamiento de Canal de Panamá como La Ruta Verde marítima.