Temas Especiales

10 de Aug de 2020

Economía

Ley de incentivos a empresas turísticas podría atraer inversiones por $1,000 millones

Según la ATP, la reglamentación favorece a los inversionistas con un crédito fiscal y se proyecta construir 5 mil habitaciones turísticas en el interior del país y otros

Recomendados para hacer turismo este fin de semana en Panamá
La inversión turística en el interior del país, favorecería la entrada de visitantes al país. Panamá cuenta con patrimonio cultural y natural inigualable para potenciar la industria sin chimeneas.

El Gobierno de Panamá, a través de un decreto, reglamentó la Ley 122 del 31 de diciembre de 2019, que dicta normas de incentivos para el fomento de actividades turísticas en Panamá en el interior del país.

Una ley cuyo fin es propiciar la inversión y el financiamiento para el desarrollo de nuevos proyectos, nuevas etapas y ampliaciones de inversiones existentes, en los sitios turísticos del interior del país, con un 100% de crédito fiscal para efecto del impuesto sobre la renta (ISR); y que desde ya se proyecta será positivo para el país.

La Autoridad de Turismo de Panamá (ATP) estima que la normativa podría atraer inversiones por $1,000 millones, después de la crisis por la pandemia de la covid-19, con la construcción de 5 mil habitaciones turísticas en el interior del país y otros productos turísticos.

"Con este nuevo instrumento legal se logra fortalecer la estrategia de atracción de inversiones, especialmente para ofrecer experiencias de nuestro patrimonio natural y cultural que proponemos resaltar según nuestro Plan Maestro de Turismo Sostenible (PMTS)", señaló el administrador General de la ATP, Iván Eskildsen.

Además, será una herramienta importante para combatir la pobreza y desigualdad en el país, mediante la creación de empleos, especialmente luego de la pandemia de la covid-19”

Eskildsen dijo que en la ciudad capital se concentra el 90% de habitaciones de servicio turístico y solo un 10% en el interior del país. El PMTS exige que la capacidad de hospedaje sea ampliada en áreas como: Bocas del Toro, Tierras Altas, Golfo de Chiriquí, Mariato, Santa Catalina, Soná, Antón, Archipiélago de Las Perlas, Darién, entre otros. En países cuyo turismo está mucho más desarrollado, como Costa Rica, las habitaciones del interior del país suman más del 50% de la capacidad hotelera total instalada.

El administrador de Turismo panameño aseguró que las Oficinas de la Dirección de Inversiones Turística de la ATP están preparadas para realizar los trámites de registro de nuevos proyectos, ampliaciones y remodelaciones de forma rápida y responsable. Actualmente, la institución se encuentra en el proceso de evaluación de mil 100 habitaciones distribuidas en Darién, el Archipiélago de Las Perlas, Antón, Pedasí, Bocas del Toro, de inversionistas nacionales y extranjeros. Con la Ley 122, estos inversionistas tendrán la oportunidad de realizar adiciones en los planos aumentando el número de habitaciones.

Indicó que la nueva normativa, además de aumentar la planta hotelera, hará crecer los productos turísticos y generará empleos; se estima que durante la construcción de cada habitación de hospedaje turístico se generan dos empleos; sin embargo, cuando esta entra en operación el número de empleados requeridos para atender cada habitación sube a cinco.

Por último, instó a los propietarios de empresas y hoteles, cuyo Registro Nacional de Turismo haya vencido entre el 1 de enero de 2014 al 31 de diciembre de 2019, contactar con la institución, a fin de habilitar el beneficio hasta el 31 de diciembre de 2025.

Lo que incluye la ley de incentivos a la inversión turística

La Ley 122 del 31 de diciembre de 2019, que dicta normas de incentivos para el fomento de actividades turísticas en Panamá en el interior del país, modifica el artículo 9 de la Ley 80 del 201.

Establece que el 100% del crédito fiscal (impuesto sobre la renta-ISR) se dará al inversionista que sea el primer adquirente de los bonos, acciones y demás instrumentos financieros emitidos por la empresa turística.

Precisa que el inversionista, ya sea nacional o extranjero, podrá usar este crédito cada año a partir del segundo año de la inversión hasta por un monto máximo equivalente al 50 % de su ISR siempre que no exceda el 15 % del monto inicial del crédito fiscal y hasta que se consuma el 100%, durante un período de 10 años.

Adicionalmente, el crédito podrá ser cedido por la totalidad o la porción no utilizada del crédito. Este incentivo se otorgará hasta el 31 de diciembre del 2025 a los inversionistas que no estén vinculados directa o indirectamente con la empresa turística que emita el instrumento financiero.

La Ley también señala que los bonos, acciones y demás instrumentos financieros deberán estar registrados en la Superintendencia de Mercado de Valores, así como en la bolsa de valores en la República de Panamá y emitidos por empresas que estén inscritas en el Registro Nacional de Turismo.

De acuerdo con la ATP, con la Ley 122 también se cumple con preceptos del Gobierno del presidente Cortizo al permitirse la inversión a través de mecanismos que facilitarán la capitalización de proyectos, que a su vez fomentarán la mano de obra, garantizando que las personas no emigren a la ciudad capital y permanezcan en sus comunidades.

El Decreto Ejecutivo N°364 de 23 de julio de 2020, publicado en la Gaceta Oficial No. 29075-B,

modifica el artículo 9 de la Ley 80 del 2012.