Temas Especiales

24 de Jan de 2021

Economía

Gobierno considera extender el subsidio Covid-19 por seis meses

El sombrío panorama de la economía panameña obliga a evaluar la continuidad del subsidio extraordinario creado a raíz de la pandemia de la covid-19

Este jueves 31 de diciembre vence el periodo para el beneficio del subsidio extraordinario en el precio de la energía eléctrica.

El subsidio extraordinario de la Covid 19 vence el 31 de enero de 2020Archivo | La Estrella de Panamá

Por esta razón el administrador general de la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos, Armando Fuentes, anunció que se considera extender el subsidio extraordinario de la Covid-19 por los próximos seis meses.

Fuentes indicó que han sostenido reuniones con el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) “para analizar las proyecciones y seguir ayudando a las personas en este aspecto”.

Las declaraciones del administrador de la ASEP se dieron en entrevista a Telemetro Reporta. Esta decisión se dará a conocer mañana martes 29 de diciembre cuando la ASEP anuncie el costo de la tarifa eléctrica programada para el primer semestre del 2021. “Tenemos la obligación legal de anunciar la tarifa durante los próximos seis meses”, agregó Fuentes.

El subsidio extraordinario representa un aporte del Estado de $173 millones, de los cuales se han desembolsado $111,1 millones para cubrir los meses de abril hasta septiembre, lo que representa una cuenta pendiente por cancelar a las empresas distribuidoras de $62 millones que corresponde al cuarto trimestre de este año.

A esto se suma el subsidio general que todos los años se da a los clientes que consumen hasta 300 kilovatios/hora, denominado Fondo de Estabilización Tarifaria (FET) y que para este año representó $112 millones.

Este subsidio extraordinario llamado covid-19 que asumió el Estado, permite la reducción en la tarifa eléctrica mensual de hasta el 50% para los clientes del servicio de energía que consumen hasta 300 kilovatios/hora y del 30% para los que consumen menos de 1000 kilovatios/hora.

La medida ha resultado ser un alivio económico para un millón de clientes, reseña un comunicado de la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (ASEP), lo que representa el 95% del total de residencias y empresas que reciben el suministro de electricidad en todo el país.

Rolando Gordón, exdecano de la Facultad de Economía, coincide con la ASEP, pero reconoce que se trata de un paliativo, porque después del 31 diciembre la población seguirá pagando una tarifa que es considerada una de las más altas en la región.

A juicio de Gordón, el problema está en el costo de la tarifa eléctrica, por lo tanto las autoridades deben ir pensando en la revisión de las herramientas que forman el sistema del mercado energético, para buscar mecanismos que vayan dirigidos a reducir el precio del kilovario hora que se cobra a los clientes finales.

El economista considera que la situación que hace a Panamá tener una tarifa alta, en comparación con otros países de la región, obedece a la forma como fue diseñado el mercado energético ya que promueve el monopolio comercial.

También está la Ley 152 que establece la suspensión en el pago mensual de la energía a los clientes que han resultado afectados por la suspensión de sus contratos, y en la reducción de sus ingresos por la pandemia. La medida abarcaba cuatro meses (de marzo a junio) y se extendió hasta el mes de julio tras acuerdo solidario firmado entre la ASEP y las distribuidoras de energía.

En una entrevista que el administrador general de la ASEP, Armando Fuentes, concediera a un medio de televisión local (TVN Noticias), señaló que la moratoria en materia de suministro de energía suma $65 millones (que ha incluido a 350 mil clientes).

Explicó que desde el mes de agosto se iniciaron los arreglos de pago, donde se incluye en la factura el monto del mes corriente y una porción del monto adeudado por la moratoria, la cual debe ser cancelada en 36 meses, que equivale a tres años.

Sin embargo, comenta el administrador de la ASEP que hay casos en que las personas no han podido hacerle frente a sus facturas de energía eléctrica. “Nosotros no hemos permitido que se corte el servicio a los clientes, aunque algunos no han cumplido el pago del mes corriente ni el pago de la moratoria”, destacó.

Entre todos los concesionarios existe un total de 1 millón 175 mil 313 clientes que reciben servicios de distribución de energía eléctrica en sus hogares, de los cuales 533 mil 574 corresponden a Edemet; 166 mil 236 a la empresa Edechi y un total de 475 mil 503 a la empresa Ensa.