Temas Especiales

15 de Apr de 2021

Economía

Liquidez: entre los retos de la recuperación financiera postpandemia

Según Unpyme, 40 mil negocios se verán afectados gracias a las medidas de confinamiento dictadas por el Gobierno de Panamá

Un gran porcentaje de estas empresas tendrá que solicitar financiamiento para mantener su negocio a flote. La banca será fundamental.Shutterstock

La línea entre mantener la economía y que la crisis sanitaria no se salga de control es muy delgada. Unos podríamos discutir que la economía es lo más importante, porque sin economía no hay salud, pero, por otro lado, ¿cómo mantener una economía con un sistema de salud colapsado?

Luego del último cierre que tuvimos, la curva de contagios y fallecimientos se fue estabilizando, y le dimos un alivio a la preocupación sobre la crisis sanitaria –que continúa muy presente–, sin embargo, se suma la inquietud que genera la crisis económica provocada por la pandemia. Empresas, mipymes y autónomos se encuentran ante un horizonte incierto en el que tendrán que enfrentarse a multitud de desafíos.

Según la Unión Nacional de Pequeñas y Medianas Empresas (Unpyme), 40 mil negocios se verán afectados gracias a las medidas de confinamiento dictadas por el Gobierno de Panamá.

Y otro dato realmente importante es que las mipymes representan el 70% de los empleos en Panamá, es decir, las empresas grandes e internacionales solo aportan una capacidad del 30% de la fuerza laboral de nuestro país. Aquí es donde debemos concentrar no solo la educación financiera, sino brindar las herramientas para poder sacar a flote su negocio. Esta es una época para sobrevivir, y si ya lo estás haciendo, considérate exitoso.

Definitivamente, uno de los retos que enfrentarán estas pequeñas empresas es la viabilidad de poder pedir un crédito; en ese sentido debemos pensar, ¿por qué el banco le prestaría a una empresa con riesgo a la quiebra?

La falta de educación ante el tema no solo está en el manejo de las finanzas, sino de los productos bancarios a los que las mipymes pueden acceder y, cuáles son los requisitos que deben cumplir. Así mismo, hago la invitación a los bancos a reestructurar los requisitos para que se ajusten a la nueva realidad que enfrentamos. Entre más rápido hagamos esto, más rápido podremos reactivar la economía.

Hago este llamado porque un gran porcentaje de estas empresas tendrá que solicitar financiamiento para mantener su negocio a flote, pero la clave va a estar en la estrategia que utilicen para sacar el negocio adelante y conservar la liquidez.

Deben asesorarse bien sea con un experto profesional o con una persona de confianza que tenga mucha experiencia y conocimiento en el ámbito financiero empresarial, de lo contrario, tomarán un crédito y quizá no lo inviertan de la manera correcta para escalar su negocio. Ocurre muchas veces que se endeudan para costear la planilla, y esto es un grave error.

Cambios

Durante el año 2020, la palabra favorita fue “reinventarse”, porque ante el cambio tan drástico que atravesamos en cuanto a la forma de hacer negocios, no todos estuvimos preparados.

Google, a finales del año pasado, presentó una data indicativa de que el negocio en línea o e-commerce se desarrolló en tres meses, lo que se pronosticaba inicialmente que iba a lograrse en tres años.

Independientemente de la transformación digital y los créditos, tenemos bien claro algo más, y es que el Gobierno de Panamá no actuó de la manera correcta con los empresarios ante el incremento de los casos de pacientes con covid-19.

Las mipymes representan el 70% de los empleos en Panamá.Shuttertsock

Teniendo esto como contexto, nosotros como empresarios debemos educarnos y tomar cartas en el asunto, sin buscar culpables o excusas, ya que la economía del país no debe intervenir en nuestras finanzas empresariales ni tampoco personales. Esto depende intrínsecamente de nosotros.

Vamos a hablar de las cosas más importantes que, como pequeños y medianos empresarios, debemos hacer para anticiparnos a los retos:

Reestructurar las deudas de la compañía:

Para esto recomiendo una asesoría, no solo para armar un plan bien estructurado para nuestras deudas. El asesor va a hacerte ahorrar mucho dinero.

Separar las finanzas personales de las del negocio:

El 90% de las empresas no lo hace, y este es un error garrafal. Incluso hay personas que endeudan otra de sus empresas para que les financie la planilla, o utilizan sus finanzas personales para hacerlo. Repito, es importante asesorarse.

Hablar con nuestros proveedores sobre una nueva forma de financiación:

La negociación con los bancos es clave y así mismo encontrar una vía en donde ambos queden satisfechos con el arreglo.

Automatizar nuestro servicio:

Se trata también de migrar a lo digital. Esta modalidad no solo te ayudará a mejorar el rendimiento de tus servicios, también ahorrarás en planilla, y tendrás un mejor control dentro de tus procesos, disminuyendo de esta manera el error humano.

En este contexto no debemos eliminar personal, sino ubicarlo en áreas que sean más productivas para la empresa.

Recortar gastos innecesarios

Por ejemplo, un local u oficina que muchos negocios no necesitan en este momento para funcionar o subsistir. Una decisión que muchos negocios demoran en tomar y que reduce en gran medida la liquidez. No tomar esta determinación a tiempo puede llevarte a la quiebra.

Asesorarse en el ámbito financiero:

Esto permite buscar nuevos mecanismos financieros para mantener nuestro emprendimiento a flote. Durante la asesoría debes indagar en tu negocio para determinar cuáles son los recursos en donde debes invertir tu dinero, y en los que debes recortar para evitar más pérdidas.

Tener más de un ingreso:

Debes sí o sí invertir tu dinero para generar más dinero. Bien sea en otro negocio, sociedad o bienes y raíces. Tener un solo ingreso es estar a un solo paso de la quiebra.

Este no es el momento para gastar y despilfarrar:

En las crisis nacen las mejores oportunidades. Y esto lo aclaro porque no todos los negocios están en malas condiciones; muchos se han visto beneficiados con la crisis, porque supieron aprovecharla, y en este sentido es muy fácil cometer el error de gastar y no invertir. Todos debemos invertir nuestro dinero, porque nada en esta vida es 100% seguro.

En estos momentos lo más importante es sobrevivir y entender que luego de la tempestad viene la calma. Una crisis económica no es para siempre y es normal que ocurra cada 10 años; lo que tenemos que hacer es prepararnos para la próxima y la clave va a estar en la educación financiera.

El error de Latinoamérica es creer que la educación financiera o un asesor financiero es solo para los millonarios. Este es el primer concepto que debemos cambiar. La educación financiera no solo es vital, es la base de todos los hogares, de todos los negocios y de todas las personas.

El 90% de las personas que asesoro ni siquiera llevan un presupuesto y esto las conduce a sobreendeudarse y gastar más de lo que ganan. La educación financiera les va a abrir la mente a nuevas modalidades de lo que deben y pueden hacer con sus ingresos.

Debemos ver el dinero como lo que es: una herramienta para hacer más dinero. Si bien sabemos que no trae la felicidad, sí paga las cuentas y entonces nos da tranquilidad.

Saber tomar créditos y decisiones financieras será lo más importante para tu negocio, puesto que al tomar una mala decisión se verá afectado todo tu patrimonio. Como ya expliqué, la educación financiera te permitirá estar preparado para todos los escenarios.

Tener diferentes planes en caso de que uno falle, distintos ingresos, fondos de emergencia, presupuesto, y constantes análisis de tus decisiones y movimientos te mantendrá un paso adelante.

Entonces, cuando llegue la próxima crisis –porque va a venir–, ya sabes cómo debes prepararte y qué debes contemplar. Les adelanto que la Reserva Federal de Estados Unidos ya tiene establecidos los parámetros de la próxima crisis, y aclara que el país estadounidense se encuentra en la mayor burbuja económica de la historia.

Les recuerdo que cuando Estados Unidos tiene una crisis, todo el mundo la padece, de ahí el refrán que reza que cuando EE.UU. estornuda, el mundo se resfría. Les reitero, prepárense para la próxima crisis porque no está lejos.

Me despido con un pensamiento de Warren Buffet, para quienes cuando hay crisis tienen miedo de invertir: “Ten miedo cuando todos despilfarren, y sé arriesgado cuando todos tengan miedo”.