Temas Especiales

22 de May de 2022

Economía

Etesa lanza estudio de impacto ambiental III para proyecto de la cuarta línea de transmisión eléctrica

La cuarta línea de transmisión eléctrica atravesará tres reservas ecológicas, la comarca Ngäbe Buglé y el Canal de Panamá. El estudio costará $4,2 millones

La Empresa de Transmisión Eléctrica (Etesa), lanzó la licitación para la elaboración del estudio de impacto ambiental de la cuarta línea de transmisión eléctrica, que atravesará tres reservas ecológicas, la comarca Ngäbe Buglé y el Canal de Panamá.

La cuarta línea se licitará entre junio y agosto próximos.Shutterstock.

El servicio de análisis, estudios preliminares y consultoría para la elaboración del estudio de impacto ambiental del proyecto línea 4, costará $4,2 millones.

Este proyecto, con 900 torres, tiene por objetivo el aumento de la capacidad de transmisión de energía de alta tensión, la reducción de las pérdidas del sistema, el incremento de la seguridad y redundancia al Sistema Interconectado Nacional (SIN).

La cuarta línea de transmisión iniciará en la subestación Chiriquí Grande localizada en la provincia de Bocas del Toro, y finalizará en la subestación Panamá III, localizada en la provincia de Panamá. En este sentido, el proyecto también incluye las interconexiones en 230 kV con los circuitos LT_230-30 (Cañazas-Changuinola) y LT_230-20A (Fortuna-Esperanza).

La cuarta línea comprenderá dos fases. La primera consistirá en la construcción de la línea de transmisión en 500 kV, con aproximadamente 330 km de longitud, la construcción de la subestación Chiriquí Grande 230 kV y la ampliación del patio en 230kV de la subestación Panamá III. En esta fase la línea operará en 230 kV, que permitirá el transporte de 589 MVA bajo condiciones normales de operación y de 797 MVA, en condiciones de emergencia.

En la segunda fase, detallan los documentos oficiales, comprenderá la energización a 500 kV de la línea para que transporte 1,280 MVA bajo condiciones normales de operación y 1,856 MVA, en condiciones de emergencia, para lo cual será necesario la construcción de los patios de 500 kV de las subestaciones Chiriquí Grande y Panamá III.

El tramo del trazo en áreas urbanas o semiurbanas, como es en el paso por el distrito de Arraiján específicamente cerca de la sede del corregimiento de Nuevo Emperador, hay varios proyectos residenciales concluidos y en construcción, y que puede ser área de expansión urbana de ese corregimiento; y en el tramo final de la LT, en el distrito de Panamá, corregimiento de Ancón.

El proyecto (incluido diseño, construcción, gestión y mantenimiento) se ejecutará bajo la modalidad de una APP bajo la Ley 93 del 19 de septiembre de 2019, a través de un contrato APP que garantice el respeto a la regulación existente en materia de energía, medio ambiente y respeto a los derechos de las comunidades.

Panamá tiene actualmente tres líneas principales de transmisión, todas ubicadas a lo largo de la costa del Pacífico. Las tres líneas de transmisión están terminadas, completamente operativas y funcionan a su máxima capacidad. Sin embargo, las tres no pueden hacerlo al máximo a la vez sin unos capacitores y statcom (compensadores estáticos sincrónicos) que estarán en operación comercial en el primer semestre de 2020, detalla Etesa en los documntos.

La empresa estatal añade que hoy, el sistema no puede transportar más de 954 MW desde occidente, dejando 485 MW de potencia generada en el occidente del país.

Al incrementar la capacidad del sistema se disminuyen las pérdidas de potencia y energía, que son propias de la característica longitudinal del sistema que representan un beneficio inmediato para la tarifa.

La empresa que se gane la licitación deberá presentar el estudio de impacto ambiental categoría III, que reúna y cumpla con los requisitos establecidos en el Decreto Ejecutivo N° 123 y sus modificaciones, los decretos ejecutivos N° 155 de agosto de 2011 y N° 975 de agosto 2012, además atender las normas y políticas ambientales y sociales exigidas por las entidades financieras internacionales.