Temas Especiales

05 de Ago de 2021

Joancy Chávezjchavez@acodeco.gob.pa

Economía

Beneficios de la competencia para los consumidores

Uno de los objetivos principales de la política de competencia, es incrementar el bienestar de los consumidores

La competencia trae beneficios para los consumidores, que en ocasiones no son percibidos tan fácilmente, a pesar que la rivalidad entre empresas competidoras por ganarse la preferencia de los consumidores, permiten que estos se beneficien al encontrar mayor variedad de productos y servicios, a mejores precios calidad.

Uno de los objetivos principales de la política de competencia, es incrementar el bienestar de los consumidores; ello queda plasmado en nuestra ley de defensa de la competencia, al establecer que su objeto es proteger y asegurar el proceso de libre competencia económica y libre concurrencia preservando el interés superior del consumidor.

En un entorno donde se protege y promueve de forma efectiva la libre competencia, los agentes económicos o competidores solo tienen que concentrarse en rivalizar por la preferencia de los consumidores, logrando que estos adquieran sus productos o servicios; las empresas con el interés de captar la preferencia de los compradores, buscarán constantemente la forma de cubrir sus necesidades de mejor forma y con ello, mantenerlos afiliados en el tiempo.

Un sistema de libre mercado, pudiese generar en los consumidores, una sensación de poder y abuso por parte de los agentes económicos; por ejemplo, cuando se incrementan los precios de los productos y servicios que ofrecen o al desmejorar su la calidad. Este sentir de los consumidores puede contrarrestarse, con su actuar, al buscar en el mercado las mejores opciones, las que se ajusten a sus necesidades y posibilidades económicas; comparar, comprobar y luego consumir, se convierte en una forma adecuada de obtener lo mejor, incentivando que las empresas ofrezcan productos con precios competitivos y de calidad.

Comprar por impulso o por moda, independientemente del precio o la calidad, suele ser un comportamiento frecuente de los consumidores; esto no contribuye a que las empresas busquen la forma de mejorar. Cuando un agente económico, aumenta el precio o baja la calidad de un producto o servicio, y sigue teniendo la aceptación de compra de los consumidores, tomará una posición cómoda, no tendrá incentivos a bajar el precio, si el consumidor le comprará finalmente. Es por ello que, desde el punto de vista de la competencia, las decisiones de compra de los consumidores juegan un papel fundamental para que exista una efectiva competencia en el mercado.

La Acodeco, en su labor de vigilancia y presencia en el mercado, también contribuye a que la competencia funcione y beneficie a los consumidores; en su papel de investigar y sancionar conductas contrarias a ley de competencia, de verificar los efectos futuros en los mercados de las concentraciones económicas, desarrollar abogacías y promoción de la competencia en el sector público como el sector privado, con miras a desarrollar una cultura de libre mercado para el beneficio de todos.