07 de Dic de 2021

Economía

Países latinoamericanos de la OCDE avanzan en el Índice de Competitividad Global 2021

Chile sube cinco peldaños en comparación al análisis de 2020, Colombia y México se mantienen en las mismas posiciones

La OCDE acuerda con 136 países impuestos mínimos para empresas
La Tax Foundation analizó los 37 países de la OCDE.Shutterstock

En medio de una crisis pandémica y con los ingresos fiscales con el porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) más bajo en comparación a otras regiones del mundo; tres países de Latinoamérica avanzan y siguen en el Índice de Competitividad Global 2021 de Tax Foundation como integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

A través de su más reciente reporte, la entidad evaluó la puntuación general, el rango de impuestos corporativos, el rango de impuestos individuales, la clasificación de impuestos al consumo, rango de impuestos a la propiedad y la clasificación de las normas fiscales transfronterizas de las 37 economías de la OCDE y apuntó a los países de 1 a 100.

Según Tax Foundation y por octavo año consecutivo, Estonia tiene el mejor código fiscal de la OCDE, con un total de 100 puntos. A Estonia le siguen en la segunda y tercera posición de la tabla a Letonia y Nueva Zelanda.

Chile

Con 27 puntos promedio, de un máximo de 100, Chile lidera la tabla por Latinoamérica, superando a Dinamarca, Grecia y España tras escalar cinco peldaños en comparación a la medición de 2020.

Entre las fortalezas que destaca el estudio de Chile están: Como respuesta a la pandemia de la covid-19, el país permite temporalmente a las empresas cancelar de inmediato las inversiones en edificios y maquinaria y amortizar de inmediato los intangibles.

Redujeron temporalmente su tasa impositiva corporativa al 10% para la mayoría de sus negocios.

Además, Chile tiene la segunda brecha fiscal más baja sobre el trabajo entre los países de la OCDE, con un 7%, en comparación con el promedio de la OCDE de 34.6%.

No obstante, también señala las debilidades del sistema tributario chileno, como: Los impuestos sobre el trabajo y el consumo son complejos, lo que genera una grave carga de cumplimiento.

La tasa impositiva sobre las ganancias de capital se aumentó recientemente al 40%, muy por encima del promedio de la OCDE de 19.1%.

Chile tiene un sistema tributario mundial, mientras que la mayoría de los países de la OCDE tienen disposiciones territoriales.

Colombia 

En la segunda posición de los países latinoamericanos en el ranking de 2021 sobresale, el integrante más nuevo de la OCDE, Colombia, que ocupa el puesto 31 en general en el Índice, al igual que en 2020 y supera a Islandia.

Algunas de las fortalezas del sistema tributario colombiano son: Un trabajador que gana el salario promedio de la nación enfrenta la carga tributaria más baja de la OCDE.

Colombia grava los dividendos y las ganancias de capital a tasas muy bajas.

Si bien las ganancias de capital resultantes de la herencia y las donaciones recibidas están sujetas a un impuesto del 10%, no existe un impuesto integral sobre sucesiones o sucesiones.

En tanto, algunas de las debilidades del sistema tributario es: La base del IVA es muy estrecha y cubre menos del 40% del consumo colombiano.

Colombia aplica un impuesto sobre el patrimonio neto y un impuesto a las transacciones financieras.

Con un 31%, la tasa del impuesto sobre la renta de las empresas de Colombia está significativamente por encima del promedio de la OCDE (22.9%).

México

El último de tres países de Latinoamérica en la OCDE está México, con el puesto 33, al igual que en 2020, en está oportunidad, supera a economías como Portugal, Francia, Polonia e Italia.

Con base en el estudio algunas de las fortalezas del sistema tributario mexicano son: La tasa del impuesto sobre la renta personal sobre los dividendos es del 17.1%, por debajo del promedio de la OCDE de 24.1%.

Las corporaciones pueden deducir los impuestos a la propiedad al calcular la renta imponible.

México permite el tratamiento de último en entrar, primero en salir del costo de inventario.

Sin embargo, Tax Foundation también destaca algunas de las debilidades del sistema tributario mexicano, como:

Se estima que el tiempo promedio de cumplimiento asociado con los impuestos corporativos y al consumo es de alrededor de 100 horas por cada impuesto al año.

La base del IVA es la más estrecha de la OCDE, con solo un tercio del consumo final gravado.

México tiene una tasa impositiva corporativa superior al promedio del 30% (el promedio de la OCDE es del 22.9%).

A manera general, Tax Foundations destacó en su reporte que debido a la pandemia de covid-19, PwC (abreviatura de Price Waterhouse Coopers) es reconocida como una de las firmas de consultoría internacional detuvo su estudio anual “Pago de impuestos”, que emplea para las seis variables relacionadas con el cumplimiento tributario. Así, estas variables tienen ahora un rezago de tres años en el Índice (dos años en ediciones anteriores).

Óptica global

Su puntaje está impulsado por cuatro puntos. Cuenta con una tasa impositiva del 20% sobre los ingresos corporativos que solo se aplica a las ganancias distribuidas. También tiene un impuesto fijo del 20% sobre los ingresos individuales que no se aplica a los ingresos por dividendos personales. El impuesto a la propiedad se aplica solo al valor de la tierra, más que al valor de los bienes inmuebles o el capital. Finalmente, cuenta con un sistema tributario territorial que exime de impuestos internos el 100%t de las ganancias obtenidas en el extranjero por las corporaciones nacionales, con pocas restricciones.

Si bien el sistema tributario de Estonia es el más competitivo de la OCDE, los sistemas tributarios de los otros países principales reciben puntajes altos debido a la excelencia en una o más de las principales categorías tributarias.

Pero el ranking de 2021 elaborado por la Tax Foundation recayó en Daniel Bunn, vicepresidente de Proyectos Globales y Elke Asen, analista de políticas en el Centro de Política Fiscal Global de la misma entidad, destaca que Italia tiene el sistema fiscal menos competitivo de la OCDE. Tiene un impuesto sobre el patrimonio sobre los activos financieros y los bienes inmuebles en el extranjero, un impuesto sobre las transacciones financieras y un impuesto sobre sucesiones. Italia también tiene una alta carga de cumplimiento asociada con su sistema fiscal individual. Se estima que las empresas necesitan 169 horas para cumplir con el impuesto sobre la renta de las personas físicas. El impuesto al valor agregado italiano cubre menos del 40 por ciento del consumo final, revelando brechas tanto en la política como en la aplicación.

Los países que tienen una clasificación baja en el Índice a menudo imponen tasas impositivas marginales relativamente altas sobre los ingresos corporativos. Los cinco países en la parte inferior de la clasificación tienen tasas impositivas corporativas más altas que el promedio, excepto Polonia, con un 19%. Además, los cinco países tienen altas tasas de impuestos al consumo, con tasas del 20% o más, excepto México, del 16%.