Temas Especiales

27 de Ene de 2022

Economía

Gabinete aprueba concluir periodo compras y adquisiciones de bienes por la crisis sanitaria

Ante el aumento de casos por omicrón, el Gobierno toma medidas 'básicas'. Ayer el Consejo de Gabinete aprobó levantar la medida que les permitía la compras y adquisiciones de bienes, servicios y obras durante el estado de emergencia

Ante la llegada de nueva variante, las autoridades han reiterado el llamado a vacunarse contra la covid-19
Las autoridades del Minsa reiteran a la polación acudir a vacunarse contra la covid-19.Archivo / La Estrella de Panamá

El ministro de Salud, Luis Francisco Sucre, confirmó que en Panamá "ya estamos frente a una cuarta ola", con el incremento de casos de contagios de covid-19 por la variante omicrón, por lo que el país todavía "se mantiene en una situación emergencia".

Precisó que en el día de ayer, 29 de diciembre, el Consejo de Gabinete solo aprobó levantar la medida excepcional en lo que tiene que ver con la parte de  compras y adquisiciones de bienes, servicios y obras. 

"Recordemos que estamos en medio de una pandemia en estos momentos y  lo único que se levantó por votación unánime en el día de ayer es la adquisición y compra de bienes y servicios a través el sistema de emergencia. El país se mantiene en una situación emergencia y que el mundo se mantiene en situación de emergencia y por lo tanto tenemos que seguir manejándonos de esa misma manera", afirmó Sucre.

Durante esta reunión, el consejo de Gabinete aprobó el proyecto de resolución de Gabinete 130-21, que declara concluido el término para la utilización del procedimiento especial de adquisición de bienes, servicios u obras, en función de la Ley 6 de 2006, decretado mediante la Resolución de Gabinete 11 de 13 de marzo de 2020, que estableció el estado de emergencia nacional.

En la resolución se reiteró que se mantienen vigentes las medidas extraordinarias de carácter social y económico, como el Plan Solidario, el Vale Digital y las bolsas de alimentos, adoptadas por el Órgano Ejecutivo a consecuencia de la pandemia de la covid-19.

Dicha Resolución 130-21 especifica, además, que se mantienen vigentes todas las medidas sanitarias contempladas para el combate de la pandemia covid-19.

Sobre la consulta de obligatoriedad de la vacuna, Sucre dijo que el Gobierno y el Minsa están suficientemente claros y documentados para poder hacer o no "obligatoria" la vacuna de la covid-19.

Sucre expresó que el Gobierno del presidente Cortizo no es "impositivo", sin embargo, están haciendo todo el trabajo para que todo el mundo tenga acceso a la salud. "Este es un tema que se está discutiendo, lo vamos a tener sobre la mesa y seguir discutiendo", afirmó Sucre, destacando que  la consulta se hizo más que nada para tranquilidad de todos los grupo; y están claros de que la ley 48 del 5 de diciembre de 2007 dice que las vacunas en Panamá deben de ser gratuitas, universales y obligatorias.

"Eso lo dice una ley ya de antemano y el código sanitario, por otro lado, establece muy claramente que el Minsa tomará las decisiones y las acciones que sean necesarias para controlar cualquier tipo de pandemia o cualquier tipo de enfermedad que amenace la salud pública del país", manifestó.

Enfatizó en que "independientemente de que somos respetuosos de los derechos de los padres, el no vacunar a un niño con las vacunas que ya están dentro de lo que es el esquema de vacunación inclusive puede ser tomado como maltrato infantil".

Sucre aseguró que la vacuna disminuye enormemente la posibilidades de contagios y las complicaciones por la enfermedad del covid. "Si hablamos del derecho humano de la población todos tenemos que vacunarnos", sostuvo Sucre.

Se estima que el 90% de la población vacunable tiene su primera dosis, cerca del 80% vacunable ya se han puesto su segunda dosis, según la estrategia de Panavac. Mientras que en la población general, un 65% o 67% de la población está vacunada, es decir que todavía falta por vacuna un 35% a 37% de la población. Queda pendiente la vacunación de la población infantil en las escuelas y se tiene previsto comenzar a hacerlo el año que viene. Una vez que se haga, la meta general se va a cumplir. 

Hasta ayer  se reportaron unos 46 casos confirmados, con un 11.4% de positividad; y a Sucre no le extraña que para hoy eso se mantenga o se "haya duplicado" y "va a seguir subiendo" por lo menos hasta mediados de enero, porque se trata de una variante que se pasa de una persona a otra de manera muy rápida y es mucho más contagiosa.

Sucre señaló que aunque en estos momentos "la mayoría" de los casos que se mantienen son delta, "no" hay ninguna duda de que llegará el momento en que la omicrón va a ser la variante "predominante" en Panamá así como lo han sido la alfa y la delta.

Sucre se refirió al respecto en Televisora Nacional, destacando que afortunadamente en Panamá todavía no se han reportado fallecimientos por ómicron, a diferencia de otros países donde sí se han registrado.

Por lo tanto, dijo que "como Ministerio de Salud sí tenemos que tomar las cosas un poquito con calma, seguir observando, no irnos a tomar medidas extremas , porque consideramos que no es el momento, hay que guardar la calma dentro de la crisis porque no podemos decir que no estamos en una situación difícil".

Respecto a las medidas que se están tomando por ahora dijo que "son muy básicas", en las discotecas, en los bailes y bares, que son lugares donde en efecto hay más contagios, porque se pierde el control de la bioseguridad y se da el relajamiento. Sin embargo, aclaró que "no" se está suspendiendo ni cerrando ningún local.

Dijo que con esta variante lo que sí se ha adoptado es que como la proyección (de casos positivos) indica que entre diciembre y la segunda semana de enero esto va a seguir creciendo, ya las actividades que están planteadas se les va a permitir que transcurran con total normalidad, solamente pidiendo que soliciten la tarjeta de vacunación o el código QR antes de entrar al baile, al bar, a la discoteca, lo cual va a ayudar a disminuir los casos.

Añadió que le están pidiendo a los directores regionales de las provincias donde más dificultades están teniendo y donde se está esparciendo más rápido el virus es que vayan "controlando" la cantidad de actividades bailables.

"Las actividades bailables no están prohibidas, pero sí tratar de ir espaciándolas. Aquí la estrategia es dosificar y tratar de controlar cuántas personas se nos van contagiando por tiempo fue lo que hicimos con la delta y nos dio muy buen resultado", expresó Sucre.

Respecto a las ferias que se están comenzando a organizar dijo que no tienen "ningún inconveniente", sin embargo, lo que sí es cierto es que hemos preferido que en esas ferias no se den bailes por la facilidad para contagiar; y que en los eventos que ya están organizados que controlen y que no pongan pistas de baile, sino mesas tipo isletas y el que va con su burbuja o con su grupo de amigos y se siente seguro pueda bailar en el perímetro de su mesa.