29 de Nov de 2022

Economía

Decenas de personas protestan en Kabul para pedir la reactivación de fondos

Los manifestantes instaron tanto a la comunidad internacional como a Estados Unidos a flexibilizar las sanciones económicas

Afganos adictos a la heroína y las metanfetaminas se reúnen para consumir drogas en Kabul, Afganistán, en una fotografía de archivo del 14 de diciembre de 2021. EFE / EPA / MAXIM SHIPENKOV
Afganos adictos a la heroína se reúnen para consumir drogas en Kabul, en una fotografía de archivo del 14 de diciembre de 2021.MAXIM SHIPENKOV | EFE

Decenas de personas salieron a las calles de Kabul este domingo para solicitar la reanudación del envío de los fondos de la comunidad internacional y los activos bancarios, en suspenso desde que los talibanes tomaron el poder de Afganistán el pasado 15 de agosto.

Durante la protesta, los manifestantes instaron tanto a la comunidad internacional como a Estados Unidos a flexibilizar las sanciones económicas y a descongelar las donaciones para la reconstrucción de Afganistán, necesarias para evitar que se agrave la severa crisis económica y humanitaria que atraviesa el país.

"Las sanción económica intensificará aún más la situación económica del país y creará más problemas para la población civil", dijo a Efe Fareed Ahmad, uno de los asistentes a la protesta.

Los manifestantes pidieron además que se reconozca al Gobierno interino de los talibanes, ya que muchas de las organizaciones internacionales clave se vieron obligadas a abandonar Afganistán tras la toma de poder por parte de los islamistas, y la economía del país se desplomó a raíz de la suspensión de las ayudas.

Afganistán se encuentra inmerso en una profunda crisis económica y humanitaria tras la toma de Kabul por parte de los fundamentalistas el pasado 15 de agosto.

Desde entonces, la falta de apoyo y reconocimiento de la comunidad internacional, así como las sanciones económicas internacionales y de Estados Unidos para impedir el acceso de los líderes islamistas, varios de ellos considerados amenazas globales, al sistema financiero internacional, aislaron a la nación asiática.

Ahora, la pérdida de valor de la moneda afgana frente al dólar estadounidense o la falta de efectivo en los bancos y el sistema financiero afgano, junto a la llegada del invierno, amenazan con sumir en hambrunas y caos a la población local.