26 de Nov de 2022

Economía

El ministro de Exteriores yemení dice que "los hutíes han empezado una guerra económica"

En este tiempo se han producido treguas periódicas con los rebeldes, pero Mubarak denuncia que los hutíes no las cumplen

El ministro yemení de Exteriores, Ahmed Awad Bin Mubarak, considera que los rebeldes hutíes, apoyados por Irán, han comenzado una "guerra económica" con sus últimos ataques a infraestructuras petroleras, denuncia que no se habla de sus "atrocidades" y advierte que "los yemeníes no aceptarán el modelo iraní".

Ahmed Awad Bin Mubarak
El ministro yemení de Exteriores, Ahmed Awad Bin Mubarak.EFE

En una entrevista con EFE durante el IX Foro de la Alianza de Civilizaciones de la ONU que se celebra en la ciudad marroquí de Fez, Mubarak recuerda que el último ataque se produjo este lunes, cuando el grupo armado chií bombardeó con drones el puerto de Al Dabba de exportación de petróleo, en el este del país.

Para alimentar al presupuesto del Estado, el Gobierno yemení, reconocido por la comunidad internacional y apoyado por Arabia Saudí y Emiratos, se basa principalmente en los ingresos de productos petroleros que produce en las provincias bajo su control -alrededor de dos tercios del territorio, donde vive un 40 % de la población- y exporta luego.

"Han comenzado una especie de guerra económica contra los yemeníes, porque atacan las infraestructuras petroleras, lo que deriva en que el Gobierno no pueda pagar los salarios de los funcionarios y cubrir los gastos básicos", afirma.

Tras la primavera árabe, que acabó en el derrocamiento de su gobierno, en Yemen se inició un proceso de transición política auspiciado por la ONU, pero en 2014 los hutíes, que controlan el oeste fronterizo con Arabia Saudí y una parte de las provincias costeras del mar Rojo, lo frustraron lanzando ataques para controlar el país, que se encuentra desde entonces sumido en una guerra civil.

En este tiempo se han producido treguas periódicas con los rebeldes, pero Mubarak denuncia que los hutíes no las cumplen. La última terminó a principios de octubre y los rebeldes rechazaron alargarla.

"La gente cree que durante la tregua no ha habido enfrentamientos militares. Les voy a dar una cifra: durante la tregua tuvimos más de 1.400 militares muertos y heridos, así como 94 civiles muertos y heridos", por, entre otras cosas, minas y "drones iraníes". "Nosotros cumplimos con todas nuestras obligaciones, pero ellos no cumplieron ninguna", afirma.

Mubarak, nacido en la ciudad sureña de Aden y que fue embajador en Estados Unidos, denuncia el apoyo iraní a los hutíes, cuando, afirma, los yemeníes "no aceptarán tener una guardia revolucionaria o unos líderes supremos". "Eso no es parte de nuestro sistema, no se acepta en nuestra cultura".

Las últimas revueltas contra el régimen iraní están teniendo, afirma, consecuencias en el comportamiento de los hutíes: "Debido a todo lo que está pasando en Irán, a los retos a los que se enfrenta el régimen iraní, Irán está tratando de perpetuar este problema. Irán no va a dejar a los hutíes comportase de una forma positiva".

Para Mubarak, otro de los motivos de la actitud de los hutíes es que "no tienen interés en la paz" porque "se están beneficiando de la guerra, ganando dinero de la guerra."

El ministro invita a los rebeldes a "formar parte del futuro y del mapa político de Yemen" sentándose a la mesa de negociación, pero "bajo un principio: que todos los yemeníes son iguales".

En cambio, critica, los hutíes creen "tener el derecho sobre Yemen" como "los elegidos desde una perspectiva religiosa" y están "metiendo en las mentes de los niños" ideas extremistas.

"La comunidad internacional no se enfoca en estos asuntos", denuncia. Las mujeres, explica, no pueden viajar solas de una ciudad a otra en las zonas controladas por los hutíes, en las universidades están segregando a hombres y mujeres y "reclutan a niños".

"Las matemáticas que enseñan no son sobre sumar manzanas o naranjas, sino sobre matar y la yihad", asegura, de manera que están construyendo una "milicia ideológica" entre los yemeníes de esas zonas, a los que ponen contra el resto de la población. "A nosotros nos llaman 'los otros'".

Mohamed Siali y María Traspaderne