A $23 mil 106 millones ascienden préstamos modificados

Actualizado
  • 01/02/2021 00:00
Creado
  • 01/02/2021 00:00
El monto representa los acuerdos de 39 bancos que operan en el sistema, con 725 mil 95 deudores, quienes han solicitado medidas de alivio financiero

Los consumidores bancarios siguen afectados por el impacto de la pandemia de covid-19 en la salud y en la economía del país.

Los clientes deben comunicar si necesitan continuar en plan de alivio financiero.

Al cierre del 25 de enero de 2021, los créditos modificados sumaron $23 mil 106 millones, conforme al Acuerdo Bancario 2-2020 que permite flexibilizar los términos de las deudas de los clientes, cuyos ingresos se han afectado por la pandemia.

Este monto representa los acuerdos de 39 bancos que operan en el sistema, con 725 mil 95 deudores, quienes han solicitado medidas de alivio financiero para la modificación de sus obligaciones, según consta en información recopilada por la Superintendencia de Bancos de Panamá.

Los préstamos modificados de consumo (clientes de préstamos personales, de vivienda, auto y tarjetas) totalizan $12,536.4 millones y corresponden a 699,161 deudores. En tanto, otros 25 mil 854 clientes corporativos han solicitado modificaciones que suman $10,570 millones en préstamos de construcción, hoteles, comercios, agropecuarios, entre otros.

El confinamiento social y la cuarentena han afectado el ingreso de la población por la suspensión de contratos laborales, jornadas reducidas o por el cierre operativo de empresas.

La Superintendencia emitió un acuerdo que permite a los bancos realizar las modificaciones necesarias a sus clientes para mantener una relación de crédito viable y sostenible.

Luego de un análisis particular que realicen a cada cliente, las instituciones bancarias puede ofrecer, de forma discrecional, medidas o planes de alivio económico con condiciones más favorables a aquellos clientes cuya capacidad de pago se ha visto desmejorada. El plazo de este acuerdo se extendió hasta el 30 de junio de 2021.

Para poder beneficiarse de estas medidas es necesario que los consumidores contacten a su banco e informarle de su condición económica. Cada mes los bancos hacen evaluaciones para confirmar si la afectación persiste o ha mejorado.

Por ejemplo, un cliente que conversó con su banco el 27 de enero de este año recibió una nota a su correo electrónico en donde se le confirmaba la postergación del pago de sus compromisos por ser un trabajador independiente con ingresos impactados.

En la nota se incluye una declaración jurada que el cliente debe aceptar como prueba de que todo lo informado al banco se apega a la verdad.

“Declaro bajo la gravedad de juramento que, producto de la crisis económica generada por la covid-19, mi situación económica se ha visto afectada impidiéndome cumplir de forma puntual y completa con los pagos de mis obligaciones”, dice en uno de sus párrafos el documento.

Los clientes que sigan presentando dificultades para cumplir con sus obligaciones de pago debido a la pérdida de su fuente de ingreso, de su empleo, suspensión temporal del contrato laboral, reducción de jornada de trabajo, entre otros, así como las empresas que han visto mermados sus niveles de ventas e ingresos, podrán acordar con la entidad bancaria, modificaciones a los términos y condiciones de sus préstamos, de acuerdo con su nueva capacidad de pago.

Las modificaciones de los préstamos pueden incluir el otorgamiento de períodos de gracia, en función de la nueva capacidad de pago de cada cliente, extensiones de plazo de vencimiento de los préstamos, ajustes de la letra o cuota mensual, entre otras opciones.

Se recomienda a los clientes bancarios que si las afectaciones por la pandemia persisten, que acudan y consulten a su banco para revisar su crédito y que el mismo pueda retornar pronto a una situación de normalidad una vez pasen los efectos adversos de esta coyuntura. Insisten en la importancia de mantener el contacto con el banco.

El economista Felipe Argote considera que “el Estado en tiempo de guerra debe establecer las reglas temporales, no solo decir que te vayas a negociar con el banco. Cualquiera puede ir a un banco a sentarse frente a un escritorio a negociar sin que se necesite un decreto. Debe haber un plan estratégico de donde salgan las líneas generales y luego adecuar la situación bancaria, el seguro social, los servicios públicos, etc, a ese plan general”.

Con el fin de preservar la estabilidad del sistema financiero, la Superintendencia de Bancos adoptó medidas para mitigar cualquier potencial deterioro que impacte la situación del sistema bancario nacional derivado de la propagación de la covid-19.

Las acciones adoptadas por el regulador permiten a los bancos contar con mecanismos necesarios para respaldar a sus clientes, tanto de banca de personas como clientes comerciales y corporativos, ante la situación especial de salud pública actual.

El presidente José Raúl Mulino celebró la mañana de este jueves 18 de julio su primera conferencia de prensa matutina en el Palacio de Las Garzas. Mulino...

Lo Nuevo
comments powered by Disqus