Gaseosas, cerveza y mucha agua

Actualizado
  • 31/07/2010 02:00
Creado
  • 31/07/2010 02:00
ESTADOS UNIDOS. ‘La mayoría de nosotros nacimos en la época en que se pagaba por la música y el agua era gratis’, ironizaba en una confe...

ESTADOS UNIDOS. ‘La mayoría de nosotros nacimos en la época en que se pagaba por la música y el agua era gratis’, ironizaba en una conferencia un ejecutivo de la industria disquera. La ironía es real, al menos en lo referente al agua embotellada.

Tan sólo en México se venden 26.032 millones de litros de agua al año, lo que representa 13% del mercado mundial, según la consultora estadounidense Beverage Marketing Corporation.

Esto coloca a México como el segundo mayor consumidor de agua en el mundo después de EEUU, medido en volumen total de ventas.

En cuanto a consumo per cápita, es el primero, con 223 litros por persona al año. Brasil ocupa el sexto lugar, siendo parte de los países que más aumentaron, porcentualmente, su consumo de agua envasada, después de China e Indonesia, entre 2004 y 2009.

‘México es un consumidor intensivo de bebidas no-alcohólicas debido a una cuestión cultural y socioeconómica, donde el refresco es un sustituto calórico y energético para la población de bajos ingresos y además la calidad del agua con la que cuenta el consumidor es baja.

‘En los últimos 20 años muchos consumidores de todos los segmentos económicos adoptaron el uso de garrafones (de agua) dentro de los hogares’, explica Iván Franco, analista de Euromonitor International, una consultora de inteligencia de mercados con sede en Londres.

Según esta firma, en el Cono Sur el mayor consumo per cápita de agua embotellada lo tienen los argentinos con 112,3 litros cada uno, luego los brasileños con 25,3 litros y los colombianos con 15,5 litros por persona.

Ya en un estudio de 2008 la consultora Global Vevcon destacaba que ‘el cambio climático modifica las necesidades básicas del consumo de agua’, por lo que apuntaba que la demanda del líquido favorecerá a las empresas proveedoras de agua.

Maru Martínez, analista de la consultora estadounidense Promar International, dice que este crecimiento en la venta de agua se explica porque ‘es un mercado que hace 10 años no existía’.

Aun así, en América Latina siguen predominando las bebidas carbonatadas, con cerca de 50 mil millones de litros anuales vendidos en toda la región. Y México es, por lejos, el mayor consumidor de refrescantes.

Eduardo Romo, director de comunicaciones para América Latina de Coca-Cola, el principal distribuidor de gaseosas en el continente, asegura que ‘México duplicó las tasas de consumo en los últimos 10 años’.

‘Es posible que las campañas del gobierno mexicano a favor de la salud tengan un impacto cada vez mayor en las personas y sea el consumidor el que gradualmente adopte hábitos más saludables cuando de bebidas se trate’, dice Ivan Franco.

Lo Nuevo
comments powered by Disqus