Fraude, soborno y corrupción, los principales riesgos de integridad en las empresas

Actualizado
  • 19/03/2023 00:00
Creado
  • 19/03/2023 00:00
Un estudio de EY arroja que el 36% de los ejecutivos reconoce que sus organizaciones han recibido sanciones relacionadas a comportamientos no íntegros, un ligero aumento frente al 2020 cuando se situó en 32%. La pandemia y ataques cibernéticos son otros riesgos que enfrentan las compañías
La integridad corporativa es importante para que las organizaciones obtengan la confianza de sus distintos grupos de interés.

Los estándares de integridad se han vuelto cada vez más importantes y en un tema prioritario en la agenda de las compañías mundialmente. El 97% de ejecutivos a nivel global asegura que “operar con integridad” es importante para su organización.

Así lo revela el Informe de EY, Integridad Global: Perspectiva de mercados emergentes 2022; pero al examinar más de cerca esta problemática, se evidencia que aún existen importantes brechas.

El estudio, que recoge las respuestas de más de 2,000 miembros del directorio, altos directivos, gerentes y colaboradores de mercados emergentes de América del Sur, Europa, Asia y África, arroja que el 36% de los ejecutivos encuestados dijo que sus organizaciones han recibido sanciones relacionadas a comportamientos no íntegros, un ligero aumento frente al 2020 (32%).

También reveló que el 62% de los encuestados considera que es más desafiante para las organizaciones mantener sus estándares de integridad en períodos de cambios rápidos o difíciles condiciones de mercado.

Según los resultados del estudio, el fraude, soborno y corrupción (37%) se posicionaron como los principales riesgos de integridad a largo plazo para las organizaciones, seguidos de la pandemia (36%) y ataques cibernéticos (27%).

“Las organizaciones se están enfrentando a nuevos desafíos en la toma de decisiones; y en este contexto, las áreas de cumplimiento desempeñan un rol fundamental para prevenir la materialización de riesgos y fortalecer los mecanismos de control”, comentó Alfonso Crespo, Socio Forensic & Integrity Services, de EY para la región de Centroamérica, Panamá y República Dominicana.

En reciente publicación, la presidenta de Transparency International, Delia Ferreira Rubio, lamentó que “la corrupción hay hecho que nuestro mundo sea un lugar más peligroso“, y peor aún “los gobiernos no han logrado, de manera colectiva, contrarrestar este fenómeno y, con esto, agudizan el aumento de la violencia y el conflicto que se observa en la actualidad”.

De hecho, el reciente Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) 2022 de Transparencia Internacional puso en evidencia que la mayor parte del mundo sigue sin combatir de lleno la corrupción: el 95% de los países solo han conseguido avances mínimos o nulos desde 2017.

Al respecto, Rubio indicó que “la única salida ante esta situación es que los Estados enfrenten la ardua tarea de erradicar la corrupción en todos los niveles para asegurar que los gobiernos trabajen para todas las personas y no solo para una élite reducida”.

De acuerdo con el Índice de Paz Global “existe un nexo evidente entre esta violencia y la corrupción”, pero los gobiernos “asediados” por el flagelo carecen de capacidad para proteger a las personas de esos contextos..

Con relación a los ataques cibernéticos, según el estudio de EY, el 19% de los encuestados aseguró que su organización tuvo una violación importante de la ciberseguridad en los últimos 12 meses.

Crespo agregó que la integridad corporativa es importante para que las organizaciones obtengan la confianza de sus distintos grupos de interés, lo cual “les permitirá diferenciarse, así como asegurar su valor y sostenibilidad a largo plazo”.

Respecto a las acciones para la prevención de actividades no íntegras, el 45% de encuestados indicó contar con capacitación regular sobre requisitos legales, regulatorios o profesionales relacionados con integridad.

Y casi un tercio (31%) comentó que su empresa brinda incentivos para alentar comportamientos que demuestren integridad. Con respecto a los riesgos de integridad, Crespo puntualizó la importancia de las nuevas tecnologías como soporte y apoyo de las áreas de cumplimiento.

“El uso de la tecnología permite aumentar la eficiencia en la gestión del cumplimiento, monitoreo y toma de decisiones con base en información precisa. En el trabajo con nuestros clientes hemos sido testigos de cómo con el uso de una solución flexible que facilite la articulación y monitoreo efectivo de su programa de cumplimiento, se puede ahorrar tiempo de trabajo operativo en más de un 30% y el plazo de preparación para procesos de auditoría en 50%”, puntualizó Crespo.

Lo Nuevo
comments powered by Disqus