Pescadores: Modificación del Decreto Ejecutivo 13 es 'nefasta'

Actualizado
  • 24/11/2023 00:00
Creado
  • 24/11/2023 00:00
Gustavo Zúñiga, presidente de la Cámara de Pesca y Acuicultura de Panamá, considera que el cambio del decreto 13 muestra al mundo que Panamá no puede regular su sector pesquero
Representantes del sector pesquero nacional en conferencia de prensa.

A los diversos gremios que conforman el renglón pesquero les tomó ocho meses de diálogo con el gobierno la aprobación del Decreto Ejecutivo 13, del 1 de noviembre de 2023, pero una modificación lo cambió todo con la introducción del decreto 14, del 20 de noviembre.

La nueva normativa establece diferentes regulaciones para la pesca de arrastre y la comercialización del pargo, cabezón, lenguado, corvina y cojinúa, con la finalidad de cumplir con un informe técnico y científico avalado por la junta directiva de la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (Arap).

Entre los que rechazan el cambio está Santiago Escartín, presidente de la Asociación de Pescadores Independientes del Mercado del Marisco, quien relata a este medio que la importancia del decreto 13 radicaba en que, hasta el momento, no se había regulado de forma adecuada la pesca de arrastre. “Las compañías industriales podían salir a pescar, bajo esta metodología, sin que nada les impidiese hacerlo de forma indiscriminada”, apuntó.

Explicó que con esa normativa se disminuía la cantidad de barcos que podían realizar esta labor de 120 a 21, lo que ayudaba con fiscalización. Adicional a esto, regulaba las especies de peces que se podían pescar bajo este mecanismo.

Pescadores: Modificación del Decreto Ejecutivo 13 es 'nefasta'

Aún así, el Ejecutivo tomó la decisión de modificar el decreto, lo que es visto por Gustavo Zúñiga, presidente de la Cámara de Pesca y Acuicultura de Panamá (CNPA), como algo “nefasto”. “Estamos mostrándole a la comunidad internacional que no tenemos la capacidad de regular nuestra actividad pesquera”, dijo.

El Decreto Ejecutivo 14 no toma en cuenta la disminución de los barcos de pesca de arrastre industrial. “Ellos quieren regularse”, aseguró Alejandro Vásquez, presidente del sector pesquero en Chiriquí. “Iban a quedar 21 barcos de arrastre pescando, pero con el decreto 14 queda todo abierto”, agregó.

Vásquez aclaró que el deseo por la regulación no se debe a las empresas que se dedican a la pesca de arrastre estén dañando los ecosistemas, sino a que necesitan estar reguladas para no perder futuros mercados internacionales.

Zúñiga explica que estas alteraciones en el decreto 13 dejan al sector en una “situación comprometida” frente a la Unión Europea (UE), la cual está solicitando que Panamá tenga “normas claras y debidamente establecidas” para no aplicar una tarjeta roja sobre la pesca nacional, que impediría que se pueda exportar hacia ese mercado.

“Es una situación de extrema gravedad”, dijo el presidente de la CNPA, quien detalla que este sector ya cuenta con una tarjeta amarilla, lo que representa una advertencia.

“Ellos [la UE] están por cerrarnos las puertas, pero el gobierno sigue demostrando su incapacidad para liderar el sector. Nosotros estamos pidiendo que, por favor, nos regulen, pero el Ejecutivo parece no querer hacerlo”, dijo.

Seguridad alimentaria

En un comunicado, los líderes de diversas agrupaciones pesqueras expresaron que “prohibir que se pesquen estas especies de peces, bajo la modalidad de arte de cerco [arrastre] constituye un riesgo para la seguridad alimentaria, pues se trata de especies que llevan más de 40 años pescándose de esta forma y tienen gran demanda en el país”.

“Esto deja ver la improvisación del Ministerio de Desarrollo Agropecuario, así como su completo desconocimiento del sector pesquero, el cual es un consistente generador de empleos”, añadieron.

Las agrupaciones de pescadores consideran que estas modificaciones dejan al sector sin una reglamentación clara. “Hay graves vacíos legales”, aseguran diversos representantes del renglón en un comunicado.

Los grupos ambientalistas

Otro grupo que difiere con la modificación son los ambientalistas, que han manifestado su descontento por la pesca de arte de cerco (arrastre) al considerarla dañina para los ecosistemas marinos.

Vásquez, quien representa al sector chiricano, alegó que eso no tiene cabida en Panamá, porque la pesca de arrastre que se realiza en el país es artesanal y a pequeña escala, no de gran altura, como se tiene en otras zonas del mundo.

“Nuestros barcos son pequeños y nosotros no pescamos en corales o arrecifes, porque eso daña los ecosistemas y los equipos de pesca que tenemos. Además, el gobierno decretó que el 55% de las aguas del país están protegidas, lo que nos deja con un 45% para trabajar y, aun así, nunca usamos todo ese espacio, a lo sumo un 12%, porque nuestra actividad no es a gran escala”, confiesa Zúñiga.

Según el empresario, las agrupaciones pesqueras se centran en lugares fangosos, lo que hace que el impacto ambiental no sea negativo. No solo esto, sino que se dedican a recoger la basura que desemboca hacia el mar, desde los ríos.

En cuanto al impacto que pueda tener la pesca de arrastre sobre las tortugas, Escartín acotó que los barcos pesqueros tienen un dispositivo que protege a las tortugas de ser afectadas por las redes, pues las regresan al mar inmediatamente.

Zúñiga aseguró que su trabajo está certificado por la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés), quienes, cada año, destacan la labor positiva que realizan los pescadores nacionales, incluso sobre la pesca que se hace en otros países de la región.

Gremios pesqueros rechazan destitución de la administradora de la Arap
Críticas

La destitución de Yarelis Milagros como administradora de la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (Arap) no ha sido bien recibida por los representantes del sector pesquero. “Ella hizo un gran trabajo, desde que fue directora de Ordenación y Manejo Integral de la Arap (2019), porque se dedicó a buscar consenso con nosotros”, aseguró Kelvin Gómez, director del Consejo Nacional del Sector Pesquero.

Esta valoración es compartida por Alejandro Vásquez, presidente del sector pesquero en Chiriquí. “En los años en que la licenciada Flor Torrijos estuvo frente a la institución nunca hizo nada por nosotros, el sector pesquero no existía para el gobierno, pero eso cambió con Yarelis, porque ella sí se encargaba de buscar el consenso”, dijo el empresario, quien considera que se debería reincorporar a su puesto.

Vásquez ve con preocupación que se haya cambiado a Milagros. “Ella era nuestro único apoyo, porque al Ministerio de Desarrollo Agropecuario no le interesamos. Ahora va a meter a otro administrador, con otro librito, y eso no es bueno”.

“Necesitamos que la Arap sea autónoma, porque depende de un ministro (Augusto Valderrama) que no sabe de pesca”, añadió.

Santiago Escartín, presidente de la Asociación de Pescadores Independientes del Mercado de Mariscos, afirmó que le han enviado a Valderrama unas cinco cartas para poder reunirse con él, pero que no han obtenido respuesta.

“Nosotros merecemos ser escuchados, pero el gobierno nos tiene abandonados, y no nos ayuda que hayan destituido a Milagros”, aseguró Escartín.

Por su parte, Gustavo Zúñiga,  presidente de la Cámara de Pesca y Acuicultura de Panamá, ve con preocupación que un sector que genera cerca de 3.000 empleos directos y más de 9.000 indirectos, no sea valorado por el Ejecutivo.

“El Mida tiene cuatro años de no atendernos y eso es muy triste. Milagros fue la única persona que nos abrió las puertas, y ahora no tenemos a nadie”,  concluyó.

Lo Nuevo
comments powered by Disqus