26 de Oct de 2021

Internacional

Desactivan bomba en Irlanda antes de la visita de la reina de Inglaterra

Un artefacto explosivo "en estado de funcionar" fue desactivado en un autobús cerca de Dublín el lunes por la noche, pocas horas antes d...

Un artefacto explosivo "en estado de funcionar" fue desactivado en un autobús cerca de Dublín el lunes por la noche, pocas horas antes del inicio de una visita histórica de la reina Isabel II de Inglaterra a Irlanda, indicó el martes a la AFP la policía irlandesa.

Las autoridades irlandesas también llevaron a cabo una explosión controlada de un paquete sospechoso en un tren de Dublín el martes, que resultó ser una falsa alarma, igual que otro paquete sospechoso hallado el lunes en el centro de la capital, según fuentes oficiales.

"Un artefacto explosivo en estado de funcionar fue hallado a bordo de un autobús ayer (lunes) por la noche en Maynooth", cerca de Dublín, indicó un portavoz de la policía irlandesa, precisando que habían sido alertados por una "llamada anónima".

El artefacto fue desactivado por el ejército, precisó el portavoz.Un portavoz del ejército precisó por su parte que el artefacto era "casero pero viable". "No podemos dar ningún detalle sobre el artefacto pero estaba en estado de funcionar", dijo a la AFP.

El autobús cubre el trayecto entre Maynooth, en el área metropolitana de Dublín, y la capital. La ciudad está situada en el condado de Kildare, donde la reina debe ir el jueves a visitar las caballerizas nacionales.

El artefacto que se encontraba en el compartimento de equipajes, fue descubierto el lunes en torno a las 23H00 locales (22H00 GMT) antes de ser neutralizado poco antes de las 02H00 (01H00 GMT) de la madrugada del martes.

El anuncio del descubrimiento se produjo horas antes de la llegada a Irlanda de la reina Isabel II para una visita histórica de cuatro días, la primera de un monarca británico a la república irlandesa desde la independencia en 1922.

El viaje es aprobado por 81% de los irlandeses, según un reciente sondeo, pero disidentes republicanos opuestos al proceso de paz en Irlanda del Norte indicaron que la soberana británica no es bienvenida, lo que obligó a las autoridades a desplegar un dispositivo de seguridad sin precedentes.

Unos 10.000 efectivos de la policía y del ejército han sido movilizados para la visita de cuatro días, considerada como un paso más en la reconciliación y la normalización de las relaciones entre los dos países, once años después de los acuerdos de paz del Viernes Santo que en 1998 pusieron fin a 30 años de violencia entre protestantes unionistas y católicos republicanos en el Ulster.

Los mismos disidentes republicanos, aislados pero activos, habían amenazado el lunes con colocar una bomba el lunes en el centro de Londres en una llamada codificada a Scotland Yard.