25 de Oct de 2021

Internacional

Nueva postura de Obama sobre diálogo de paz entre Israel y pales

WASHINGTON - El presidente estadounidense, Barack Obama, pronunció un importante discurso sobre política exterior en el que presentó la...

WASHINGTON - El presidente estadounidense, Barack Obama, pronunció un importante discurso sobre política exterior en el que presentó la postura del país en la cuestión fronteriza y de seguridad entre Israel y los palestinos. Sin embargo, los analistas indicaron que no producirá consecuencias.

Obama hizo un llamado para que ambas partes negocien una solución de dos estados "con base en las fronteras de 1967, con intercambios mutuamente aceptados, a fin de que se establezcan fronteras seguras y definitivas para los dos estados". Se trata del primer presidente en funciones en indicar que las fronteras definitivas deben realizarse con base en los acuerdos de 1967.

Respecto a los acuerdos de seguridad, dijo que el futuro estado palestino no debe ser militarizado, así como que "el retiro integral y en fases" de las fuerzas de Israel dependerá de la capacidad de las fuerzas de seguridad palestinas y otros arreglos acordados para prevenir el "resurgimiento del terrorismo", detener la infiltración de armas y proveer una seguridad fronteriza efectiva.

Obama reconoció que esta postura no resolverá el conflicto por sí misma, ya que "los dos asuntos lastímeros y emocionales" continuarán, se trata del futuro de Jerusalén y los refugiados palestinos.

"Sin embargo, el avance en el aspecto territorial y en la seguridad otorga la base para resolver estos dos asuntos de una forma que sea justa, así como que respete los derechos y las aspiraciones de los israelíes y los palestinos", dijo el mandatario.

Elliot Abrams, un alto miembro de los Estudios de Medio Oriente en el grupo de expertos del Consejo sobre Relaciones Exteriores, está en desacuerdo.

Abrams señaló que la postura de Obama no será exitosa, ya que el asunto fronterizo en disputa está principalmente cerca de Jerusalén.

Los palestinos desean que Jerusalén Este, con mayoría árabe, sea en el futuro la capital de su estado, mientras que los israelíes indican que Jerusalén es integramente su capital indivisible.

Además, Obama no sugirió algún tipo de acción, encuentro, enviados, sesión del Cuarteto, ni alguna invitación a Washington, dijo el experto.

Mientras tanto, Robert Danin, un miembro de los Estudios de Medio Oriente y Africa en el grupo de expertos del Consejo de Relaciones Exteriores, estuvo de acuerdo en que la detallada articulación de los términos de un acuerdo entre Israel y los palestinos carece de una manera clara de llevarse a cabo.

Ted Galen Carpenter, viceprsidente del grupo de expertos del Instituto Cato, anotó que ha sido el patrón que se ha seguido la administración estadounidense desde finales de 1960, en el que da grandes esperanzas a alcanzar un gran logro en el conflicto entre el Estado hebreo y los palestinos. Sin embargo, en todas las ocasiones sólo se ha llegado a una gran decepción al final.

La administración de Obama reunió a los israelíes y a los palestinos para celebrar diálogos directos a inicios de septiembre pasado, pero las conversaciones finalizaron dos semanas después.

"Hay poco que Estados Unidos puede hacer para solucionar este conflicto hasta que tanto los israelíes y los palestinos tengan una actitud seria para alcanzar un acuerdo para resolverlo. Hay una pequeña señal de lo que está pasando", dijo Carpenter a Xinhua, y agregó que "en lugar de eso, ambas partes continúan con la misma postura. Incluso si el presidente Obama logra reunir a ambas partes para que celebren una nueva ronda de diálogo, es posible que esa ronda sea tan infructuosa y fútil como la anterior".

Micahel O'hanlon, director del grupo de expertos de la Investigación en Política Exterior en el Instituto Brookings, considera que Obama esencialmente reiteró "la política permanente".

"Unicamente reafirmó los principios que todos conocemos, y desde hace tiempo hemos sabido sobre la manera en la que debe ser el acuerdo de paz definitivo en Medio Oriente", dijo a Xinhua, y añadió que "es bueno que le diga al mundo que aún continúa pensando en ésto. No obstante, no veo qué puede ser logrado como resultado (del discurso). El discurso no trae ninguna nueva iniciativa ni impulso".

Más importante aún, debido a que Obama buscará la reelección en 2012, presionará menos a Israel para lograr las concesiones en cualquier acuerdo de paz con los palestinos, a fin de evitar enfadar la fuerte base de apoyo de Israel en Estados Unidos.