Temas Especiales

23 de Oct de 2020

Internacional

Miles de evacuados en R. Dominicana y Haití por las lluvias que dejó la tormenta

La tormenta tropical "Emily" se alejó de República Dominicana y Haití, en el centro del Caribe, donde las persistentes lluvias provocada...

La tormenta tropical "Emily" se alejó de República Dominicana y Haití, en el centro del Caribe, donde las persistentes lluvias provocadas por el fenómeno causaron algunos daños y obligaron a las autoridades a evacuar a miles de personas.

Pasadas las 18:00 hora local (2200 GMT) "Emily" surcaba el estrecho de Colón, entre Jamaica y Cuba, y avanzaba sobre este último país convertida en una baja presión, razón por la cual la Oficina Nacional de Meteorología (Onamet) descontinuó un aviso de tormenta.

En República Dominicana "Emily" dejó 7.534 desplazados según el Centro de Operaciones de Emergencias (COE), que mantenía la alerta roja para 26 provincias y amarilla para seis, "debido a que las secuelas de la tormenta seguirán produciendo precipitaciones que podrían ocasionar inundaciones repentinas o deslizamientos de tierra".

El organismo explicó que 47 comunidades quedaron incomunicadas, la mayoría en Azua, una localidad ubicada a 97 kilómetros al suroeste de Santo Domingo, donde fuertes aguaceros se sintieron la mayor parte de este jueves. Las calles de la capital quedaron inundadas pasado el mediodía y el tránsito local se redujo considerablemente.

El director del COE, Juan Méndez García, dijo en una rueda de prensa que "Emily" no produjo muertes en República Dominicana.

El miércoles, las autoridades cancelaron algunos vuelos al extranjero y adoptaron otras medidas como previsión al paso de la tormenta tropical.

El Gobierno había iniciado el pasado lunes la evacuación obligatoria de las personas que residen en las proximidades de los cauces de los ríos dependientes de presas, ante la potencial posibilidad de que la tormenta tropical tocara territorio dominicano.

Trece acueductos administrados por el Instituto Nacional de Agua Potable y Alcantarillados (Inapa) fueron hoy retirados de servicio como medida preventiva y otros vuelos fueron cancelados desde la principal terminal aérea de Santo Domingo.

Entre tanto, la Empresa Distribuidora de Electricidad del Este (EDE Este) informó en un comunicado de que doce de sus 144 circuitos resultaron afectados por las lluvias registradas en su área de concesión debido al paso de la tormenta tropical.

En Haití, país que comparte con República Dominicana la isla La Hispaniola, el paso de "Emily" provocó también fuertes lluvias que obligaron a las autoridades a realizar evacuaciones de emergencia. La alerta máxima se mantenía este jueves por la noche debido a que podían producirse nuevas inundaciones y deslizamientos de tierra.

"Las cadenas de montañas de Haití pararon la progresión de 'Emily' y causaron su desintegración", dijo hoy en una rueda de prensa el director del Centro Nacional de Meteorología, Ronald Semelfort.

El funcionario agregó que la población debía seguir vigilante debido a que las malas condiciones del tiempo continuarían por algunas horas.

Las personas más vulnerables son los 680.000 damnificados del sismo del 12 enero de 2010 que aún viven en casi medio millar de campamentos distribuidos sobre todo en varios sectores de la capital de Puerto Príncipe y el sur del país, y a los que las autoridades habían exhortado a protegerse y a abastecerse de provisiones.

Las autoridades haitianas dijeron que unas 300 familias resultaron afectadas en el norte del país, la región más castigada por el paso de "Emily".

En el municipio de Savanette, en la Meseta Central, varias cabezas de ganado se perdieron y algunas plantaciones quedaron destruidas debido a un deslizamiento de tierra, informó Radio Kiskeya en su sitio en internet.

La encargada de la Dirección de Protección Civil de Haití (DPC), Marie Alta Jean-Baptiste, explicó que algunas evacuaciones fueron realizadas en zonas de alto riesgo de Tabarre y Thomazeau, en la capital, en Léogâne (a 35 kilómetros al sur de Puerto Príncipe) y en el departamento del Nippes (suroeste).

"Las lluvias más fuertes se registraron en el norte del país donde algunas casas quedaron destruidas al igual que una posta médica contra el cólera", agregó.

Las autoridades haitianas movilizaron desde el miércoles a todos los organismos de socorro y advirtieron a la población sobre la posibilidad de que el país se vea enfrentado a un nuevo desastre natural.

El ministro del Interior, Paul-Antoine Aimé, informó hoy de que el tráfico aéreo nacional e internacional así como las operaciones marítimas que habían sido suspendidas, se reanudarán este viernes, al igual que las actividades en la administración pública.

Haití ya ha sido azotado por poderosas tempestades, que causaron millares de víctimas.

En 2004, cerca de 3.000 personas murieron en mayo y septiembre de ese año debido a las torrenciales lluvias de temporada y al paso del huracán "Jeanne", que además dejaron centenares de desaparecidos y 300.000 damnificados.

Al año siguiente, el ciclón "Dennis" devastó el suroeste de Haití provocando cerca de medio centenar de fallecidos. Y en 2008, entre agosto y septiembre, cuatro huracanes y tormentas tropicales provocaron casi un millar de muertos en Gonaives, ciudad ubicada a 180 kilómetros al norte de Puerto Príncipe.

Una década atrás, el huracán "Georges", en septiembre de 1998, y la tormenta "Gordon", en noviembre de 1994, provocaron la muerte de 200 y 800 personas respectivamente.

Desde que se inició la temporada ciclónica en junio pasado, al menos 23 personas han muerto en Haití debido a las fuertes lluvias registradas a principios de ese mes. En República Dominicana, cinco personas han muerto por esa misma causa.

Al menos nueve tormentas podrían alcanzar la categoría de ciclón este año, cuatro de estos de entre tres y cinco grados en la escala de huracanes Saffir-Simpson.

La escala, que clasifica los ciclones tropicales según la intensidad del viento, fue desarrollada en 1969 por el ingeniero civil Herbert Saffir y el director del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, Bob Simpson, de quienes proviene el nombre.

La intensidad de los huracanes se mide del uno al cinco y comprende vientos desde 119-153 kilómetros por hora, en la primera categoría, hasta los 249 kilómetros por hora, en la última y más poderosa.