Temas Especiales

21 de Jan de 2021

Internacional

Reconocen insuficiencia de políticas sociales en América Latina

Las politicas sociales en América Latina resultan insuficientes para construir "sociedades más equitativas" y falta una promoción activa...

Las politicas sociales en América Latina resultan insuficientes para construir "sociedades más equitativas" y falta una promoción activa de la educación, la inversión en infraestructura y desarrollo productivo, concluye un estudio regional que se presenta hoy en la XXI Cumbre Iberoamericana en esta capital.

El presidente paraguayo, Fernando Lugo, encabezó este viernes el lanzamiento del informe denominado "Perspectivas Económicas de América Latina 2012", unas horas antes del inicio formal de la Cumbre Iberoamericana, a la que asistirán 12 jefes de Estado y de Gobierno.

La presentación del documento estuvo a cargo de la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena, y del secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Angel Gurría, ambos responsables de esta quinta versión del informe.

"El Estado tiene que fortalecer la calidad y efectividad de las políticas monetaria y fiscal, así como promover activamente la educación, la inversión en infraestructura e innovación y el desarrollo productivo", plantea el documento.

Añade que hasta ahora las políticas sociales han sido insuficientes para lograr "sociedades más equitativas".

La mexicana Bárcena expresó que "el gran ausente en América Latina en estas tres últimas décadas ha sido la inversión, que es la llave maestra que conecta el corto con el largo plazo", y que representa hoy día un 20 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), cuando debería colocarse en por lo menos el 27 por ciento.

Bárcena agregó que los países del área corren el riesgo de la "primarización" de sus principales producciones si no hay un salto a través de la tecnología y la innovación.

Gurría dijo a su vez que el crecimiento de las economías latinoamericanas este año y el próximo será bajo como consecuencia de la crisis mundial.

En conjunto la región alcanzará una expansión del 4,4 por ciento en 2011 y del 4 por ciento en 2012, estimó Gurría.

Así que "no basta con decir que estamos creciendo más. Queda mucho por hacer", destacó el secretario general de la OCDE, al señalar que los países latinoamericanos deben "aprovechar el momento para consolidar los logros de los últimos años".

El estudio también trata en seis capítulos la "Transformación del Estado y Desarrollo", tema central de la cumbre, y sostiene que aunque hay avances económicos aún persisten desafíos para la región.

Entre los retos, Gurría destacó el mejoramiento de la calidad de vida y la reducción de las desigualdades sociales.

Admitió aún así que el porcentaje de la población en pobreza cayó del 44 por ciento en 2002 al 33 por ciento en 2008.

Pero todavía "uno de cada tres latinoamericanos vive debajo de la línea de pobreza (180 millones de personas) y 10 economías de la región continúan estando entre las 15 más desiguales del mundo", apuntó Gurría.

"El Estado puede y debe jugar un papel fundamental" para el desarrollo pleno de los países latinoamericanos con políticas que ayuden a la creación de "empleos de calidad", así como a la consolidación de "sistemas fiscales sólidos, transparentes y justos", indica el estudio.

Agrega que "los gobiernos de la región deben aprovechar esta oportunidad para diseñar e implementar mejores políticas públicas que permitan transitar por senderos de desarrollo de largo plazo más inclusivos y sostenibles".

También explica que la situación de la economía internacional es aún la principal preocupación en América Latina, así como la fuerte entrada de capitales, estimulada por las altas tasas de interés en la región, más las presiones inflacionarias y cambiarias, lo que en conjunto crean peligros a las exportaciones de manufacturas.

La CEPAL y la OCDE advierten que los problemas fiscales en la zona euro "podrían causar serios problemas en el sistema financiero internacional, incluidos los mercados emergentes".

Esto, señalan, podría desembocar en una "reversión de los flujos de capitales" y generar fluctuaciones en los tipos de cambio que contaminarían a la economía real.

Ambos organismos también recomiendan a los gobiernos ser "coherentes con las necesidades de largo plazo" relacionadas con los "cambios económicos y demográficos en curso".

Destacan de igual forma que pese a que el objetivo de corto plazo sea "reconstruir el espacio fiscal disminuido por las respuestas de los gobiernos a la crisis", los Estados de América Latina también deben "resolver las restricciones y problemas macroeconómicos y estructurales que limitan su desarrollo".

Hacen ver que pese a la crisis financiera global, la situación de la región ha mejorado sustancialmente en los últimos años y los gobiernos deben aprovechar esta oportunidad para activar políticas públicas a favor del desarrollo sustentable.

En esa línea, recomiendan como objetivos más relevantes la reducción de la desigualdad en la distribución del ingreso, una mejoría de los servicios públicos, la generación de más oportunidades y un impulso mayor a la diversificación productiva.