03 de Oct de 2022

Internacional

Príncipe Enrique ganó un partido de polo de beneficiencia en Sao Paulo

El príncipe Enrique, tercero en la línea de sucesión del trono británico, participó el domingo en Campinas, a 94 km de Sao Paulo, en un ...

El príncipe Enrique, tercero en la línea de sucesión del trono británico, participó el domingo en Campinas, a 94 km de Sao Paulo, en un partido de polo para recaudar fondos para Sentabale, su asociación caritativa en Lesoto, creada en honor a su madre Diana.

Enrique llegó al Haras Larissa en un coche conducido por dos caballos blancos, según el sitio web de O Globo.El equipo del joven príncipe de 27 años ganó el partido por seis goles a tres.

El encuentro deportivo fue interrumpido durante quince minutos tras comenzar debido a que el jugador paquistaní Bash Kazi tuvo una caída y tuvo que abandonar el campo en ambulancia.

El príncipe Enrique, por su parte, tuvo algunos problemas con su caballo y su mazo, que tuvieron que ser cambiados, reportó el rotativo.

El jugador argentino Nacho Figueras y el paquistaní Bash Kazi formaban parte del equipo contrario, St. Regis, que pagó 50.000 dólares por enfrentar al príncipe.

"El príncipe es un buen jugador y me ha facilitado el objetivo", dijo a O Globo el brasileño Carlos Alberto Mansur, que anotó el sexto y último gol del partido, que fue seguido por un almuerzo para cientos de personas.

El domingo por la noche, una subasta de caridad también se llevará a cabo en el haras: una botella de whisky Royal Salute de 62 años, un traje de piloto brasileño de Ferrari Felipe Massa y una camiseta de la Seleção del brasileño y doble balón de oro Ronaldo son algunos de los artículos que serán vendidos.

El príncipe Enrique pasara la noche en el Haras Larissa.Harry llegó a Brasil el viernes por la mañana y por la noche subió a la cima del Pan de Azúcar, el punto de partida de la gran campaña para promover el Reino Unido, cuando el país celebra los 60 años de reinado de Isabel II y se apresta a acoger los Juegos Olímpicos de 2012, cuatro años antes que Rio de Janeiro.

El sábado por la mañana participó en varias actividades deportivas y por la tarde visitó una favela.

Poco antes de su llegada, los soldados que patrullaban la zona fueron atacados por gente tirando piedras, y aunque se llegaron a producir disparos no hubo heridos.

La policía sospecha que los ataques fueron orquestados por los narcotraficantes descontentos con su expulsión de la favela, pacificada finales de 2010, para perturbar la visita del Príncipe.