Temas Especiales

27 de Jan de 2021

Internacional

Sin respaldo, propuesta de despenalización de drogas

La despenalización de las drogas en la región centroamericana propuesta por el presidente guatemalteco, Otto Pérez Molina, no ha encont...

La despenalización de las drogas en la región centroamericana propuesta por el presidente guatemalteco, Otto Pérez Molina, no ha encontrado respaldo entre los mandatarios de la zona, que prefieren analizar otras alternativas durante la cumbre que se realizará mañana sábado en Antigua, Guatemala.

En la reunión presidencial no se espera que sea aprobada la iniciativa de Pérez Molina, no obstante, el mandatario dijo confiar en que sus pares del istmo logren consenso sobre estrategias para combatir el flagelo.

En febrero pasado, Pérez Molina generó polémica cuando planteó abrir el debate sobre la despenalización del consumo y comercialización de la droga en los países latinoamericanos, una propuesta rechazada de inmediato por Estados Unidos.

En ese momento, el mandatario explicó que la lucha contra el narcotráfico genera elevados costos y sólo se neutraliza el problema sin erradicarlo.

Agregó que estos resultados insatisfactorios obligan a generar, proponer y acordar nuevos mecanismos para enfrentar el flagelo del narcotráfico y sus múltiples consecuencias en todos los aspectos políticos, económicos, sociales y culturales.

Al respecto, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y el canciller salvadoreño, Hugo Martínez, dejaron esta semana en claro la posición de sus países en torno al tema.

Ortega indicó que "no existe razón alguna" para considerar la despenalización de los estupefacientes "ni en términos de la lucha contra el narcotráfico internacional ni en términos culturales".

Por su parte, el canciller salvadoreño consideró que la propuesta podría "resultar contraproducente" y alentó a la comunidad internacional a apoyar de manera concreta y decidida los esfuerzos centroamericanos en la lucha contra el crimen organizado.

La posición del canciller Martínez fue la ratificación de la posición del presidente de El Salvador, Mauricio Funes, quien el pasado 27 de febrero, durante un encuentro con la secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Janet Napolitano, rechazó la propuesta guatemalteca.

"Aprovecho su presencia para aclarar que no estamos de acuerdo con despenalizar el tráfico y el consumo de droga como medida para frenar el narcotráfico", habría dicho Funes a Napolitano, según un comunicado de la Secretaría de Comunicaciones de la Casa Presidencial salvadoreña.

En Honduras, la posición flexible mostrada por el presidente, Porfirio Lobo, en torno a debatir la propuesta con mente abierta parece encontrar un muro de contención entre la opinión pública local, cuya gran mayoría parece inclinarse por un "no" rotundo a la iniciativa.

Una reciente encuesta realizada por la firma Cid Gallup y publicada por el diario "La Prensa" de ese país en el curso de la semana, indica que el 69 por ciento de los hondureños estiman que la despenalización de la droga aumentará la violencia que genera el narcotráfico y el 79 por ciento se mostró en desacuerdo con la propuesta de legalizar el consumo de estupefacientes.

Panamá tampoco apoya la iniciativa guatemalteca. Su canciller Roberto Henríquez, declaró a una televisora local, poco antes de la visita del presidente Otto Pérez Molina al país istmeño, que "la posición panameña en este momento es que no estamos de acuerdo con despenalizar la droga y si algún día esto llegase a ocurrir debe ser con base en el contexto de todos los países afectados e involucrados".

Costa Rica se ha pronunciado en términos parecidos a sus colegas de la región y su presidenta, Laura Chinchilla, consideró el 6 de marzo pasado, al arribar a Honduras para un encuentro con el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, que la región no puede seguir poniendo los muertos y se mostró a favor de debatir el tema y buscar nuevas opciones en la lucha frontal contra el crimen organizado.

Por su parte, el presidente del Parlamento Centroamericano, Mano Pichardo, se pronunció en favor de un debate sobre la propuesta de Pérez Molina y aclaró que hasta el momento, el órgano que representa no tiene una posición definida sobre el tema.

En ese panorama, la propuesta del presidente Pérez Molina parece no tener futuro. No obstante, el mandatario guatemalteco aseguró que no esperaba que su iniciativa pudiera ser aprobada "de la noche a la mañana".

Pérez Molina, en declaracionesque el diario "La Prensa" de Honduras publicó el jueves reciente, dijo que lo fundamental es que se rompió el mito, que se hizo saltar esquemas, y que el tema está puesto en debate, hecho impensable en el pasado.

"El primer paso sólido ya se dio, porque ya es un éxito que los seis presidentes centroamericanos nos sentemos a discutir otras propuestas para luchar contra el narcotráfico", indicó.