Temas Especiales

31 de Ene de 2023

Internacional

Polémica por ministro de Defensa francés conciliador con extrema derecha

El ministro francés de la Defensa provocó este lunes un airado clamor en su propio campo y en la izquierda, después de haber estimado qu...

El ministro francés de la Defensa provocó este lunes un airado clamor en su propio campo y en la izquierda, después de haber estimado que la jefa de extrema derecha Marine Le Pen podía ser un "interlocutor" contrariamente a su padre Jean Marie Le Pen.

"Hay una diferencia notable entre Marine Le Pen y su padre", declaró el ministro en una entrevista al semamanario de extrema derecha, Minute."En lo sucesivo sería posible hablar de temas difíciles con un interlocutor que no es condescendiente pero que, al menos, no está descalificado", agregó.

Gérard Longuet, veterano de la derecha, fue en los años 1960 uno de los fundadores del grupúsculo de extrema derecha, Occidente y luego, en 1972, el creador del primer programa económico del Frente Nacional de Jean Marie Le Pen.

La mayoría de los dirigentes de la derecha tomaron sus distancias frente a estas declaraciones, a cuatro días de la segunda vuelta de la elección presidencial el domingo próximo.

"Creo que Longuet sólo habla en nombre propio en sus declaraciones que de ninguna manera comparto. Para mí no hay acuerdo posible con el Frente Nacional y sus dirigentes y estoy muy contento que el presidente de la República (Nicolas Sarkozy) lo haya dicho en estos términos hace apenas unos días", declaró el ministro de Relaciones Exteriores Alain Juppé.

El ex primer ministro, Jean-Pierre Raffarin, estimó que esta declaración del ministro de la Defensa era "lamentable en el fondo e inoportuna en la forma".El jefe del partido presidencial UMP, Jean François Copé, había reafirmado antes que no habría "jamás alianza con la extrema derecha".

El resultado histórico (17,9%) de Marine Le Pen en la primera vuelta de la elección presidencial llevó al presidente-candidato a derechizar aún más su discurso, sobre las inmigración, el derecho a voto de los extranjeros, la seguridad y los fundamentos cristianos de Europa.

Las voces de los electores de Marine Le Pen son indispensables a Sarkozy para esperar ganar el domingo en la segunda vuelta, frente al socialista François Hollande, favorito desde hace meses. François Hollande estimó que el ministro de Defensa debería ser destituído después de tales declaraciones.