Temas Especiales

02 de Jun de 2020

Internacional

México y EEUU aprueban proyectos fronterizos ambientales por 180 millones

México y Estados Unidos aprobaron financiar unos programas ambientales por unos 180 millones de dólares en la frontera común de más de 3...

México y Estados Unidos aprobaron financiar unos programas ambientales por unos 180 millones de dólares en la frontera común de más de 3 mil kilómetros, que abarca algunas de las zonas más afectadas por la violencia del narcotráfico, informó el miércoles 18 de julio la secretaría de Hacienda mexicana.

La Comisión de Cooperación Ecológica Fronteriza y el Banco de Desarrollo de América del Norte aprobaron "la certificación de seis nuevos proyectos que recibirán créditos y recursos por más de 179 mil millones de dólares y beneficiarán al rededor de 10 mil millones de habitantes de la región fronteriza", según un comunicado de esa secretaría.

Los consejos directivos de ambos organismos se reunieron este miércoles en la ciudad mexicana de Chihuahua, capital del estado homónimo, uno de los más afectados por pugnas entre carteles de las drogas.

"Aparte de los beneficios ambientales que generen, estos proyectos de infraestructura contribuirán al crecimiento económico y a la creación de empleo en ambos lados de la frontera", añadió el comunicado.

Uno de los proyectos busca mejorar la calidad del aire y el tratamiento de aguas, con planes para mejorar la movilidad urbana en la fronteriza Ciudad Juárez (Chihuahua, norte) hasta hace poco considerada la más violenta de México mediante la pavimentación de casi 5 millones de metros cuadrados de vías.

En otra ciudad fronteriza, Nuevo Laredo (Tamaulipas, noreste) escenario en los últimos meses de sangrientas matanzas atribuidas al enfrentamiento del cartel de Los Zetas con la organización del Pacífico del capo Joaquín "El Chapo" Guzmán, se aprobaron obras "relacionadas con los sistemas de agua potable, alcantarillado y saneamiento, drenaje pluvial, pavimentación de calles y otras mejoras viales".

Además, se buscará mejorar el sistema de alcantarillado, "con lo cual se evitará la descarga de aguas negras sin tratamiento al río Bravo", que en algunos puntos funge como línea fronteriza.